Make your own free website on Tripod.com

                   

   "Cuando los Testigos de Jehová enseñan que las especies no fueron creadas sino que          

  descendieron de "géneros básicos" según la ubicación por Familia de la clasificación, ¿no     

   están enseñando lo mismo que los evolucionistas? El mismo Darwin como el resto de la         

  ciencia evolucionista enseñan que las especies se originaron a partir de ancestros comunes  

                                 según sus familias. ¿Dónde está la diferencia?"                                                

Además de los Adventistas y otros grupos evangélicos protestantes, los Testigos de Jehová forman una organización religiosa altamente defensora de la Biblia como palabra de verdad proveniente de Dios y creen constituirse en los mediadores modernos entre Dios y los hombres, esgrimiendo un criterio mesurado y en apariencia tan objetivo que parecen perfectamente creíbles. Cualquier persona que de alguna manera respete la Biblia como Palabra de Dios es probable que concluya de modo positivo acerca de la labor llevada a cabo por dicha organización. Sin embargo, no resulta sencillo defender muchos relatos de la Biblia a la luz del nuevo y mayor entendimiento general disponible que posee la humanidad, factor que hace incurrir a muchas corrientes religiosas en absurdas teorías y contradictorios conceptos. El caso del diluvio universal es uno de ellos. Y dentro de ese caso aparece entre otros díscolos el asunto de cuáles y cuántos animales fueron preservados por Noé.

El relato literario de la Biblia en la cual se halla basada la fe cristiana y el tema que nos concierne es el siguiente:

Génesis 6: 17-23: “Y yo, he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; y todo lo que hay en la tierra morirá. Más estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tu, y tus hijos y tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo. Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el arca, para que tengan vida contigo, macho y hembra serán. De las aves según su especie, y de las bestias según su especie, de todo reptil de la tierra según su especie, dos de cada especie entrarán contigo para que haya vida. Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así de aves como de ganados, y de bestias, y de todo reptil que anda arrastrando sobre la tierra, y todo hombre ...y quedó solamente Noé y los que con él estaban en el arca.” BJ

Otras versiones de la Biblia, en vez de traducir "especie" traducen "según su género". Para muchas personas, en especial los creyentes, esto les parece un asunto de ínfima importancia o sencillamente lo consideren un tema no apto para alcanzar alguna conclusión a nivel personal, dejando en manos de “los expertos” su resolución y confiando plenamente en ellos, sus líderes, la interpretación correcta del mismo. Pero éste es el punto débil. Muchos siquiera se dan cuenta que todas sus creencias y conceptos de cualquier religión que se precie de cristiana giran en torno de este tema tan importante. Muchos dicen: ¿qué tendrá que ver el concepto de género o especie en lo concerniente a la veracidad de la Biblia como la Palabra de Dios? Pues tanto como el interés demostrado por los líderes de distintas religiones protestantes por aclararlo, porque ellos saben perfectamente que detrás de estos conceptos cuelgan gran parte de sus interpretaciones y enseñanzas de la Biblia, libro al que consideran fundamental a diferencia de los Católicos, y del cual brotan los factores claves que reúnen a su feligreses en torno a una organización. No es necesario aclarar que uno de sus más arduos debates se centran contra la evolución, considerada por muchos como una doctrina desarrollada por el mismo Diablo.

Trataré de ser lo más conciso posible en este tema para evitar que personas sin muchos conocimientos en la materia no perciban el problema. Les voy a mostrar cómo los mismos Testigos enseñan la evolución al mismo tiempo que la niegan. ¿Porqué? Ya verán.

"según su género"

Para comprenderlo voy a comenzar por el tema "según su género". El asunto del "género" descrito en la Biblia nos es un problema nuevo. Ya viene arrastrando siglos de urticantes polémicas entre religiosos y científicos. Los religiosos actuales, especialmente los fundamentalistas, insisten que Dios creó a "todas las formas básicas de vida" según interpretan de la Biblia. No obstante, el significado de esa expresión ha variado a lo largo de los siglos, desde la clásica especie para pasar a género en la época de C.V. Linneo, famoso naturalista francés creyente que desarrolló el actual sistema clasificatorio binomial de los seres vivos, para pasar luego al de Familia según eran acorralados por los avances en los descubrimientos en biología y zoología. Otras corrientes religiosas han vuelto al de especie, pero los fundamentalistas insisten hasta el cansancio que están equivocados "según la Biblia" al traducir una tal palabra hebrea lemi·nóh. Pero no solo eso, sino que entran en un engorroso sistema pedagógico para explicar los términos que utilizan en un esfuerzo por querer demostrar que los relatos de la Biblia donde usan esa palabra se hallan de acuerdo plenamente con la realidad pudiendo ser atestiguados con los conocimientos científicos "comprobados". 

Por ejemplo, en ciertas traducciones de la Biblia de su autoría hasta incluyen comentarios en donde afirman que la expresión que traducen “género” no se corresponde a su significado actual sino a uno más antiguo, como si existiera una clasificación animal antigua a la cual tengamos que acudir para comprender mejor la naturaleza, y como si los científicos en la actualidad usan el término de manera diferente a como fue originalmente desarrollado nada menos que por un creyente en la Creación hace 250 años. En una nota aparecida al pié de la página para Génesis 1:11, 21 etc. de una Biblia publicada por ellos expresa lo siguiente en relación a dicho término traducido:

“Lit.: “según su género”. Heb.: lemi·nóh; gr.: gué·nos; lat.: gé·nus. Aquí el término “género” significa un género creado o familia genérica, su significado o definición más antigua, y no el que le atribuyen los evolucionistas de la actualidad.”

Traducción de la Biblia del Nuevo Mundo con Referencias, en la nota para Génesis 1:11, año 1987, sociedad “Watchtower”.  

¿A que se debe tanto revuelo? ¿Algún "problemita" con la evolución? ¿Qué les molesta de los evolucionistas? Enfocando el asunto de entrada me remitiré a un pasaje que aparece en un libro de los Testigos de Jehová que ocasiona esta exposición. Se trata del libro "Perspicacia para comprender las Escrituras", página 178, editado en el año 1991. Allí lee:

“Algunos especialistas han calculado que los centenares de miles de especies animales existentes hoy se podrían reducir a comparativamente unas pocas familias genéricas o “géneros”, como la equina y la bovina, por mencionar tan solo dos de ellas. Los límites que Jehová puso, dentro de los cuales los animales se reproducían según su “género”, eran totalmente infranqueables. Teniendo esto presente, algunos investigadores han afirmado que con que hubiese en el arca tan solo 43 “géneros” de mamíferos, 74 “géneros” de aves y 10 “géneros” de reptiles, se podrían haber producido la variedad de especies conocidas en la actualidad. Otros estiman que tan solo se precisaban 72 “géneros” de cuadrúpedos y menos de 200 “géneros” de aves.” 

¿Porqué aparece esta definición? ¿Qué interés pueden tener los Testigos de Jehová para tratar un tema de este tipo en asuntos de fe? ¿A que viene la cuenta de animales? ¿Quiénes son esos "algunos especialistas" o "algunos investigadores"? 

El asunto se debe a que resultaría imposible que Noé hubiera podido conservar con vida a todas la especies según la terminología científica, porque entre los mamíferos, aves y reptiles habría por lo menos unas 15.000 especies. Tan solo de mamíferos, se hallan agrupados en la tabla taxonómica alrededor de unas 4.000 especies en unos 600 géneros, los que a su vez se distribuyen en unas 69 familias agrupadas en 17 órdenes. Y para la ciencia siempre las especies son las formas básicas de vida, sobre las cuales se ha desarrollado la tabla clasificatoria, consideradas como aquellas que se reproducen "según su especie" o "género", es decir genética, manteniendo de esa manera su forma durante muchas generaciones sin alterarse, gracias al aislamiento reproductivo e incapacidad de mezclarse. Los "algunos" especialistas o investigadores sin duda debe ser ciertos académicos creacionistas que quieren insistir con sus contradictorias maneras de ver las cosas para que se apeguen al relato de la Biblia y no con lo efectivamente descubierto por la ciencia en general. En vista de este problema, para hacer creíble el diluvio universal según el relato bíblico necesitan "achicar" todo lo que pueden la cantidad de animales, no tanto por el tamaño del arca, sino por lo inmanejable que hubiera sido para unas ocho personas atender tan elevada cantidad de animales de todo tipo. Esto obliga luego a tratar de inducir a creer que todas las especies que se hallan distribuidas por el mundo, muchas de las cuales son exclusivamente endémicas, son el resultado de simples variedades descendientes de unos pocos "representantes" según sus familias. Es por eso que los Testigos publican expresiones como las siguientes, en donde dejan en claro ahora que las especies actuales no fueron creadas, pues afirman que descendieron de ancestros comunes según el término Familia de acuerdo a la clasificación científica, pero con la variante evidentemente confusa de llamar al taxón Familia con el término religioso propio de "género bíblico", con lo cual se confunde, casi de manera deliberada, con el género científico, que era paradójicamente en la época de Linneo la escala considerada creada por Dios. Por eso afirman:

“...lo que fue creado fueron los géneros, no toda especie individual.” *

* Revista “¡Despertad! del  8/12/88 bajo el tema “¿Qué dice en realidad el libro bíblico de Génesis?”,  página 25.  

Esta postura expresada con tanta firmeza y autoridad no es nueva, de hecho tan temprano como en el año 1950, en un folleto publicado por los Testigos de Jehová con el título “La Evolución contra el Nuevo Mundo” en sus página 12 y 13 exponían su punto de vista sobre como debe interpretarse la palabra “género” de la Biblia, traducida de la palabra hebrea lemi-noh que distintas traducciones vierten como “especie”. Dice textualmente:

“Antes de seguir adelante, es esencial aclarar algunas expresiones clave. El primer libro de la Biblia declara que las plantas y los animales creados se reproducen “según su género". (Génesis 1:11, 21, 25) El término "género" en la Biblia no se refiere a las especies, sino que compara más bien con el término moderno familia, tal como la familia del perro, la familia del gato, la familia humana. Gran posibilidad de variación dentro del género bíblico permite que muchas razas y especies se originen de un par del género originalmente creado, las cuales varias formas comprendidas dentro del género bíblico o familia pueden ser fecundadas por otras formas del mismo género. Pero ninguna variación ultrapasa los límites o confines del género del Génesis, y los individuos de diferentes géneros o familias no pueden reproducirse entre sí. Incidentalmente, a causa de la amplia variación dentro del género, los relativamente pocos pares representativos de los géneros del Génesis llevados a través del Diluvio en el arca de Noé podrían después dar origen a los cientos de miles de diferentes especies que existen hoy día. (Evolución, creación y ciencia, por el profesor F. L. Marsh, edición de 1947) Pero el punto a recordar aquí es que cuando este folleto habla de una familia se refiere a un género del Génesis, y no a una especie."

Para entender mejor toda esta confusión originada por los creyentes debemos primero saber y entender bien de cuál es el concepto científico que estamos tratando, algo que ningún Testigo se ha tomado el tiempo de comprenderlo. El concepto biológico clásico de especie actual ha existido por siglos y está claramente diferenciado de las variedades que ciertas especies pueden contener y que encajan dentro del concepto de diversificación de una misma especie. Para la ciencia el término especie es la unidad taxonómica fundamental. Es redundante o malintencionado agregar al término especie la palabra "individual", porque el significado implícito del término especie ya lo contiene. Sobre ella está edificada toda la estructura de la clasificación de los seres vivos. Tanto hacia adelante como hacia atrás se han establecido conexiones mediante las cuales se agrupan a todos los seres vivos de una determinada manera. Cuanto menores similitudes fundamentales más hacia arriba de la tabla se ubican en sus grupos respectivos el conjunto al que pertenecen a partir del de especie en una línea considerada filogenética o natural. Cuando las similitudes son variaciones de poca importancia, manteniendo las características fundamentales, y que pueden cruzarse entre sí, descienden a posiciones de variedades. De ese modo tenemos distintas divisiones, tales como: 

                                        Reino, filo, subfilo, superclase, clase, subclase, cohorte,  

        Arriba                              superorden, orden suborden, superfamilia,                

                                             familia, subfamilia, tribu, género, subgénero,              

     Base                                                        especie,                                               

        Debajo                               subespecie, variedad y subvariedad.                       

Todo depende de la especie y la misma tiene un claro concepto científico que la diferencia de cualquier otro término de la clasificación. Por ejemplo, una enciclopedia (Encarta 2000) dice:

“En términos sencillos, una especie es un grupo de organismos que se caracterizan por tener una forma, un tamaño, una conducta y un hábitat similares y porque estos rasgos comunes permanecen constantes a lo largo del tiempo. Una especie biológica se define como un grupo de poblaciones naturales cuyos individuos son capaces de aparearse entre sí y producir una descendencia viable.”

Obviamente, para mantenerse viva de manera natural una especie de acuerdo al conocimiento científico debe existir al menos una pareja compuesta por individuos de cualquiera de sus variedades y subvariedades existentes. En cambio, si ascendemos en la escala clasificatoria, si solo quedara un individuo de una especie y otro de otra, aún en muchos casos perteneciendo al mismo género científico, la posibilidad de permanecer constantes a lo largo del tiempo se complica, pudiendo fracasar y perderse ambas especies para siempre si no pueden hibridar entre sí y producir al menos crías que no mueran y no sean estériles. Dejados libres en la naturaleza, en función del grado existente de diferenciación genética, la posibilidad de extinción normalmente es muy elevada, pudiendo disminuirla hasta cierto grado si participan biólogos y zoólogos experimentados. Este párrafo es muy importante que se comprenda bien porque permite desenredar toda la galleta que los pertinaces religiosos construyeron para aparentar que la Biblia concuerda con la ciencia.

Otra definición aparecida en El gran libro de la naturaleza cuando habla sobre la especie lee:

“Si se considera a un animal cualquiera, se comprueba que es físicamente similar a otros que habitan un determinado territorio y que esos animales son capaces de relacionarse sexualmente y generar crías semejantes a ellos; se dice entonces que son una especie...distinta de cualquier otra especie”.

Es muy clara la definición que se da para especie en los libros que tratan estos temas, menos por supuesto en la literatura religiosa. Suelen transcribir citas de diccionarios, en los cuales se dice generalmente lo siguiente:

"Cada uno de los grupos en que se dividen los géneros y que se componen de individuos con caracteres comunes" (Durvan)

Ante tan pocas palabras, éstas se las puede acomodar de cualquier manera menos, por supuesto, de la manera en que básicamente significan realmente en sentido biológico. No obstante, en cualquier fuente de información seria y más amplia que un diccionario condensado podemos encontrar con claridad la definición correcta en la cual se halla relacionada invariablemente la capacidad sexual para la producción natural de la descendencia o continuación de la existencia de dicha forma característica de vida. Por ejemplo, en otro caso, un libro titulado The Nature Company Guides. Rocks & Fossils  escrito y compilado por varios especialistas y profesionales presenta la siguiente definición para especie:

“Se define una especie como un grupo capaz de reproducirse con otros miembros del mismo grupo, pero incapaz de hacerlo con individuos de otros grupos. Este es el principio de aislamiento reproductivo.”  

El principio de aislamiento reproductivo-no tanto la posibilidad de fertilización o la producción o no de híbridos-es el instrumento que determina el carácter definitorio de especie. Pero las publicaciones de los Testigos de Jehová cambian la palabra “especie” por “género” en las definiciones cuando les conviene. Por ejemplo, en un libro enseñan:

Cada “género” tiene el potencial genético de alcanzar gran variedad. Así, pues, se informa que hay más de 400 diferentes razas de perros y más de 250 razas y variedades de caballos. Todas las variedades de cualquier animal que sean fértiles entre sí son un solo “género” de Génesis.” 

Libro “Razonamiento...” pág. 89 y 90, publicado año 1980, bajo el título Creación.  

Sin embargo, correctamente en vez de “género” debería leer “especie”, pues esa es la definición correcta para especie, con lo cual sencillamente estarían afirmando que el término hebreo lemi·nóh del Génesis corresponde con el de especie científica. La variedades de una especie no son especies. Por ejemplo, a título de ilustración, tan solo entre las especies de oveja, caballo, vacuno, can y gato domésticos el número de variedad trepa a 1.000 en apenas unas 7 especies. Tan solo de unas pocas especies del ganado vacuno perteneciente al género Bos se han desarrollado más de 270 razas sin contar a otras tantas variedades y tipos. Por eso, en la cita mencionada apenas hablan de dos (2) especies. De modo que en realidad, de acuerdo a su misma definición, el “género” del Génesis es efectivamente la especie científica actual, y allí habría terminado nuestra investigación. Es como vierten otras traducciones de la Biblia, conforme al concepto que se tenía sobre el tema bíblico en siglos pasados. Fue en ese tiempo cuando primero apareció Linneo y construyó la tabla y luego vino Darwin diciendo que no podía ser tal como las religiones pretendían enseñar con cierto aire de suficiencia científica de que las especies y géneros fueran creaciones individuales de Dios. Para Darwin tuvieron antepasados comunes, evolucionaron. Y lo hicieron, vaya paradoja, de acuerdo a cómo se hallan clasificados en la tabla de Linneo, proviniendo de ancestros según sus géneros de cada familia. Esto obviamente no puede ser aceptado por los creacionistas, y por tal causa inventan toda serie de complicados artilugios para despistar. El principal es enmarañar deliberadamente el significado de especie. Para seguir confundiendo consideran a los seres que pueden producir híbridos como “fértiles entre sí”, pero en el contexto donde aparece tal expresión, claramente entre las razas y variedades de perros o caballos mencionados nadie piensa en híbridos, porque los híbridos corresponden a mezclas entre especies distintas, preferentemente de un mismo género científico, en cambio tanto los caballos pertenecen a una misma especie como los perros, sin importar cuántas variedades contengan cada una de dichas especies. Tampoco importa lo distintos que puedan parecer entre sí las razas y variedades de una misma especie, como es el caso de los perros o los gatos domésticos. Debido al hecho de que todos o casi todos pueden mezclarse entre sí para procrear sin mayores problemas, todos son parte de una misma especie. Mezclar variedades de una misma especie no es hibridación sino mestizaje. De allí que, como sugiere claramente el contexto, no existen hibridaciones sino mestizajes, por lo que nunca dejan de ser, en estricto sentido biológico, relaciones dentro de una misma especie. Pero, como si fuera poco, para aumentar la confusión luego introducen “variedad” por “especie” en declaraciones que necesariamente deben decir tal cosa para tratar de armonizar con su rara explicación biológica. Esto lo podemos leer como sigue en un argumento explicativo al respecto sobre dicho tema donde equiparan el término “especie” con “variedad” al decir:

“podría haber muchas especies o variedades dentro de cada uno de los “géneros” de Génesis.”

Libro “Perspicacia...”,  pág. 1012,  tomo I, año 1991.

Y en su explicación sobre el término "género" usado por ellos, una obra de consulta de los Testigos de Jehová aclara que son: 

“...divisiones de forma de vida, en las cuales pueden producirse cruces fértiles. En tal caso el límite que separa unos “géneros” de otros tiene que trazarse en el punto donde ya es imposible la fertilización.”

Libro “perspicacia...”, tomo I, página 1012, año 1991, sociedad “Watchtower...”

Con esta definición quieren dar la idea de que todos las especies que pueden hibridar pertenecen al mismo "género" de Génesis. Sin embargo, científicamente tales especies ya están agrupadas como parte de un mismo género, esfuerzo ya desarrollado hace tiempo por C.V Linneo con su sistema binomial, mientras que los creyentes fundamentalistas del siglo XX los trasladan al concepto de Familia. Pero en esto se contradicen ampliamente. La razón es muy simple de ver con la siguiente pregunta: ¿porqué manifiestan que el término “género” debe corresponder a lo que científicamente se conoce con el concepto de “familia” cuando en realidad la mayoría de todas las distintas especies que se hallan agrupadas por la ciencia en dicho grupo, en especial aquellos agrupados en varios géneros, no pueden siquiera relacionarse para producir híbridos? Si no cumplen con su premisa, ¿porqué señalan que su interpretación del 'género bíblico' se " compara más bien con el término moderno familia"-referido al científico- cuando en realidad no tiene nada que ver?

¿Cuál es el fin perseguido en todo esto? Crear la idea a fuerza de manipulación considerando la poca información correcta de la que disponen la mayoría de las personas en tales temas de que todas las especies agrupadas en una misma Familia científica son variedades descendientes de una pareja representativa sobreviviente del diluvio universal. Con eso su objetivo final es demostrar de manera "académica" que el diluvio universal pudo ocurrir perfectamente como la Biblia lo narra. Como tiene un parecido a lo que se enseña en las escuelas, pasa desapercibido. ¿Nadie se percata que eso es evolución elevada al cuadrado? ¿A ver, por favor, algún Testigo analítico que afirma que su fe no es credulidad y que afirma que la evolución es un fraude del Diablo puede darse cuenta que su confianza en estos charlatanes ha sido burlada? Esto es lo que a su vez los lleva a decir lo siguiente en una publicación para el estudio avanzado de la Biblia:

“Según la investigación moderna, en una misma familia botánica puede haber hasta centenares de miles de plantas diferentes. Algo parecido sucede en el reino animal; por ejemplo, en el “género” de los félidos puede haber  una gran variedad de gatos, al igual que hay variedad entre los bóvidos, los cánidos y hasta en la especie humana, lo que ha producido una gran diversidad dentro de cada “género”.”  

  Libro “Perspicacia...  año 1991, página 1012, publicado por sociedad “Watchtower...”  

A continuación presento unos cuadros para que puedan visualizar la concepción científica del origen de las especies y la elaboración religiosa armada para despistar el entrevero bíblico.

 

Estimado lector. Si usted tiene la suficiente capacidad para comprender, véalo por usted mismo. Y si no, ¿porqué no le pregunta a cualquier testigo "capacitado" a ver si le confirma si todas las especies de felinos actuales-león, tigre, leopardo, guepardo, lince, puma, gato montés, gato doméstico, etc.-provinieron de una sola pareja de un tipo de especie que representó a dicha “familia genérica” actual como sobrevivientes del Arca al diversificarse mediante la reproducción después del diluvio universal? No se deje desviar a la especie humana, sino insista que la respuesta abarque a la familia de los Félidos. Sáquese la venda de los ojos y pregunte a cualquiera que se precie de capaz, o escriba a la Watchtower, para que le confirme si todas las especies que se hallan agrupadas en la familia de los bóvidos-buey, bisonte, vacunos, cabra, oveja, gacela, impala, antílopes, ñu, y otros-descendieron de una "pareja representante" protegida por Noé para la entera familia actual. Es interesante que cuando se les señala que la especie caballo es distinta de la especie asno, ellos ligeramente atinan solo a decir que "pertenecen al mismo género", como si todo estuviera bien por corresponder al científico. Pero entonces, ¿significa ello que todas las especies de la Familia de los Equidos-caballo, asno, cebra, hemión-provinieron de una sola pareja considerada el ancestro o "género básico" de la entera familia actual después del diluvio? Pregúnteles y que le contesten, si es posible con pruebas. Si le dicen que sí, ¡bravo! Entonces solo demostrarán que están de acuerdo con todas sus argumentaciones. Pero nunca lo harán, porque ello significaría lo mismo que enseña la evolución, salvo por un pequeño gran problema, y que también es la otra razón poderosa por la que jamás lo reconocerán. ¿Cuál? El tiempo. ¿Cómo? Ya verá.

Primero, para confundir más a las personas que buscan tener fe, les aseguran que su postura no tiene nada que ver con la evolución. ¿Porqué? Una revista, la ¡Despertad! del 08/12/88 en la pág. 25 afirma:

"...los factores genéticos que el Creador puso en ellos mantendría a estos “géneros” siempre separados. Esta es la razón por la que un gato y un perro no pueden aparearse y dar comienzo a otra forma de vida."

En otras palabras, NO PUEDE haber evolución porque la evolución enseña que todas las familias vinieron de un solo tipo de vida por mezclas entre distintas familias. ¿Es cierto ello? No soy un defensor de la evolución, pero puedo asegurar que no es así, y cualquiera que desee lo puede verificar con solo consultar qué enseña la evolución. Se podrá dar cuenta que es una tergiversación. Es interesante que la clasificación taxonómica actual en la que separa a las especies por su distinción reproductiva natural está siendo atacada precisamente por los evolucionistas para desarrollar un sistema taxonómico enteramente nuevo, adaptado a la evolución y no como el vigente. Paradójicamente fue este mismo sistema antiguo el que le sirvió de inspiración a Darwin. Un fragmento de su libro, El origen de las especies, (notar que no se llamó “El origen de las variedades” o de los “géneros básicos”, sino de las “especies”) dijo lo siguiente al respecto:

“Es un hecho realmente maravilloso (pero tendemos a no considerarlo maravilloso, porque estamos familiarizados con el mismo) el de que todos los animales y todas las plantas a través de todo el tiempo y de todo el espacio se relacionen unos con otros formando grupos, subordinados a grupos, tal como observamos en todas partes, a saber, variedades de la misma especie estrechamente relacionadas, formando secciones y subgéneros, especies de distintos géneros mucho menos estrechamente relacionados, y géneros relacionados en diferentes grados, formando subfamilias, familias, órdenes, subclases y clases. Los varios grupos subordinados dentro de cualquier clase no pueden clasificarse en una sola fila, sino que parecen estar arracimados alrededor de puntos, y éstos alrededor de otros puntos, y así sucesivamente en ciclos casi interminables. Si las especies hubiesen sido creadas independientemente, no habría sido posible explicar esta clase de clasificación...”

Sus observaciones precisamente se basaban en algo que indiscutiblemente permanece hasta el día de hoy con un conocimiento muy ampliado y exhaustivamente verificado. No hay líneas que arrancan desde un ancestro común a las distintas especies, sino especies que rodean a antepasados comunes cercanos, pero todos ellos a su vez rodean a otros antepasados comunes cercanos a ellos y así sucesivamente. En otro párrafo dijo:

“Ya hemos visto que la especie que más varía es la especie común, muy difundida y muy distribuida, perteneciente a los géneros más numerosos dentro de cada clase;..."*

*"La selección natural," Enciclopedia Microsoft® Encarta® 2000. © 1993-1999 Microsoft Corporation. Reservados

  todos los derechos.  

 

Correctamente las variedades de cualquier especie-a las que Darwin llama "especie común"-son las que forman mayores grupos de individuos de una misma especie, y existen mayor cantidad de variedades donde hay mayor cantidad de especies de un mismo género y mayor cantidad de géneros de una misma familia. A medida que se sube "la escalera de la creación de Linneo" las especies presentan mayores diferencias comparadas en el mismo nivel, donde además de aparecer en un número más reducido ya se presentan especializadas, es decir, más alejadas biológicamente unas de otras. De modo que las distinciones entre los géneros que puedan agruparse dentro de una familia son mayores que entre las especies que compongan un género. Pero no todo termina allí. Las familias a su vez se agrupan en órdenes, según sus grados de parentesco, y las órdenes en clases. Esta ramificación observada por Darwin le sugería claramente que las especies tuvieron antepasados comunes y no que fueran creadas separadamente.

 

Pregunto: ¿acaso no enseñan categóricamente lo mismo los Testigos de Jehová? ¿No afirman que las especies no fueron creadas, sino que descendieron de antepasados comunes según sus familias? ¡Claro que sí! Con la diferencia que ellos llaman "variedades" a las especies y a los géneros agrupados por la ciencia, y "género" al grupo taxonómico de Familia. Lo que confunde es el uso de los términos pero el fondo del asunto es el mismo. No obstante, debo aclarar, que la principal diferencia con la evolución es que el concepto de la Watchtower solo llega teóricamente al nivel de Familia, creando la ilusión que Dios solo creó o Noé preservó a los representantes genéricos de cada una. Digo claramente "ilusión", porque los de la Watchtower tienen la costumbre de asegurar con gran autoridad sobre temas que no tienen la más mínima idea ni investigación académica o profesional, surgiendo sus desarrollos argumentativos en largas sesiones de cavilaciones oficinistas después de haber leído de los libros "mundanos" y de las ideas de otras religiones. 

 

Hay cosas que no pueden o no quieren comprender. Es cierto que pasando el nivel de Familia en la mente de muchas personas que no pueden discernir la dinámica de este concepto aparecería la idea de que un "género" o forma de vida con características de esa Familia haya provenido de otra especie que en la actualidad se hallaría agrupada en otra Familia o "género", es decir el religioso. Pero ello no significa en rigor una formación nueva producto de la cruza entre dos "géneros" distintos. Si pudiéramos transportarnos al pasado cuando existían esas especies y fuera posible conocerlas, con seguridad cualquier biólogo instruido con la clasificación taxonómica actual las ubicaría como de la misma especie. Probablemente fueran variedades de una misma especie. Incluso podrían ser especies distintas de un mismo género. Es solo la proyección hacia el futuro lo que divide a ambas. Por eso, es ilógico en función del concepto de la teoría de la evolución, trasladar la actual división al pasado sin tener en cuenta los cambios ocurridos durante el tiempo transcurrido.

 

No obstante, lo que deseo dejar en claro es que los creyentes fundamentalistas enseñan enfáticamente que los organismos vivientes pueden en poco tiempo diversificarse en miles de especies a partir de un "representante" o "género básico" por cada una de las familias. ¿Recuerda lo del factor tiempo que mencioné antes? Pues bien, ellos afirman que de acuerdo a la cronología de la Biblia el diluvio ocurrió hace 4.300 años. Hace miles de años que se conocen históricamente muchas de las especies conocidas actualmente, algunas casi la familia completa. Mediante la paleontología se sabe que todas las especies actuales ya existían hace 4.000 años atrás. Esto obliga a pensar que la diversificación a la que aluden debió ocurrir durante el primer milenio después del diluvio, en no más de unos cuantos siglos. Francamente ¡explosiva! Si realmente ellos descubrieron tal cosa leyendo la Biblia, ¡por favor!, que no se enteren los evolucionistas, porque sería el descubrimiento más trascendental de la historia a favor de la evolución de las especies. Pero, por supuesto, todo es una mentira.

 

Sin entrar a discutir la veracidad de la tesis evolutiva de las especies en todo su conjunto, lo que queda claro es que el origen de las especies desde la explicación científica se basa en el concepto de “antepasados comunes” según sus familias. Cualquiera que consulte cualquier libro sobre biología y paleozoología podrá hallar los clásicos "árboles" de diversificación de las especies en sus respectivas escalas. Contrariamente a lo expresado por los creyentes, la evolución no se refiere a saltos de ratones a caballos o peces a serpientes. Ese solo es un concepto generalizado muy abarcador. Los cambios referidos a la evolución siempre ocurren a partir de una misma especie que conforma con el tiempo grupos afines que se diversifican, es decir, apareciendo primero variedades y razas hasta constituirse en especies independientes de un mismo género, luego se diversifican hasta componer varios géneros de una misma familia, los que con el tiempo pueden llegar a formar distintas familias agrupadas en un orden común y éstos a su vez a una clase y así por el estilo. Los saltos entre familias, órdenes y clases solo es teórico, no real. Lo real es la diversificación que dio lugar a las especies actuales a partir de ancestros comunes. Sin embargo, en vez de reconocer la similitud de este hecho tan común en los ambientes científicos evolucionistas con su tesis de los “géneros básicos”, donde aparece muy a menudo la expresión “antepasado común” para todas las distintas especies de la actualidad según sus respectivos géneros y familias de manera idéntica a su expresión “pareja representativa” para cada especie de cada familia de la clasificación, los Testigos de Jehová no solo malinterpretan estas nociones como lo hacen otras corrientes religiosas, sino que se enfrascan en insistir hasta el cansancio que no puede haber procreación entre miembros de distintas familias como si ese fuera el eje central del tema de la evolución. Claro, tienen una gran necesidad de desviar el tema desvirtuando el análisis objetivo. Siguiendo con tal artificio envuelven a muchos al decirles que existen relaciones entre distintas especies siempre y cuando pertenezcan a una misma familia. De esa manera, según ellos, al mezclarse distintas especies de una misma familia se generan nuevas especies, es decir, más variedades para ellos, tal como las razas humanas, de perros, gatos domésticos, caballos, etc. Una afirmación idealista y completamente equivocada de la realidad comprobada. Es totalmente insostenible y deliberada.  

 

Pero sea como sea, si debemos aceptar que todas las especies en el sentido correcto de la palabra provinieron de ancestros comunes en unos pocos siglos, no cabe duda que hablando con propiedad todas esas especies que aparecieron y conocemos en la actualidad antes, no existían. Solo habría parejas de especies básicas o, como prefieran escucharlo los Testigos, “géneros básicos”. Esto implica necesariamente la aparición de cambios al establecerse las miles de formas de vida sexualmente separadas que conocemos hoy, correspondiendo a los que ellos llaman “variedades” dentro de cada Familia. De allí que lo más insólito ocurre cuando desean probar que no hubo evolución alguna al introducir definiciones científicas que demuestran que las especies actuales han permanecido sin cambios durante mucho tiempo y de que no se han formado nuevas especies durante los pasados miles de años. La idea es transmitir, paradójicamente, que Darwin enseña una falsedad al decir en su libro “El origen de las especies” que las mismas se originaron de ancestros comunes. Este aspecto es clave, pues a la luz de su entendimiento de especie ellos afirman que son las razas y variedades que se producen a partir de un tipo determinado de forma de vida. Si los que fueron creados fueron los “géneros básicos” y no las especies como aseguran, entonces las especies debieron aparecer después. Pero al transcribir citas de libros científicos no pueden cambiar los términos, apostando a que sus lectores no se percatarán de la incoherencia. Esto aparece en el libro “Creación...” publicado en 1985 en la página 65 párrafo 29 donde se citan como evidencias de tipo científico contra la evolución o desarrollo de especies a partir de ancestros comunes unas palabras extraídas del The New Evolutionary Timetable en donde dice: 

“...el registro fósil no documenta convincentemente ni siquiera una transición de una especie a otra. Además las especies duraron por espacios de tiempo asombrosamente largos”.

Note el comentario que incluyen. "las especies duraron por espacios de tiempo asombrosamente largos" No afirma que no cambiaran, sino que permanecieron sin cambios importantes por mucho tiempo, de hecho por decenas de miles de años. ¿Se dan cuenta? Hasta las propias citas que manipulan los destrozan. También para demostrar la imposibilidad de la formación de especies se cita textualmente del Scientific American en la página 109 párrafo 26 donde dice que :

Los organismos vivos manifiestan enorme diversidad de forma, pero la forma es notablemente constante dentro de cualquier línea dada de descendencia”.

Otra vez, "notablemente constante". No dice "totalmente inamovible". ¿Entienden? La “forma” constante tiene que ver con la “línea de descendencia”, y ésta, al ser individual, aplica obviamente a cada especie en particular que se mantiene en el tiempo a través de la procreación sucesiva. Y otra vez, noten por favor, dicha constancia revela que no presenta variaciones recientes. La estabilidad de las especies, ya vista en el registro fósil como en la experimentación biológica actual, manifiesta una poderosa oposición al cambio. En el mismo capítulo de este libro dedicado al tema de las mutaciones, sin darse cuenta colocan un énfasis tan excesivo en la estabilidad de cada especie, por no decir obsesivo, que no hacen otra cosa que sostener la otrora antigua teoría creacionista de la inmutabilidad de las mismas. Por ejemplo, en el párrafo 25 de la página 109 textualmente transcriben de la revista Science lo siguiente:

""Las especies sí tienen la capacidad de experimentar modificaciones menores en sus características físicas y de otras índoles, pero esto es limitado, y si se trabaja con una perspectiva de más tiempo, este hecho se refleja en una oscilación alrededor de un medio (o promedio)"."

Como podrán notar, las alusiones o citas se refieren claramente a especies y no ha otra cosa, como si hablaran de un ancestro común, un "género básico" de la familia de los bóvidos, equinos, etc. No, el énfasis se concentra en querer probar la inmutabilidad de las especies actuales así como de las desaparecidas del pasado. Esto se confirma en otra cita que incluyen de el On Call  en el mismo libro en la página 108 párrafo 24 donde dice que:

“...no se han formado nuevas especies”.

Esto es con respecto a los procedimientos de cría de animales y plantas. Sin embargo, dado que mediante tales experimentos y citas se pretende negar la posibilidad de la descendencia con modificación hasta la formación de una especie independiente de sus progenitores, aplicando la misma tesis a su teoría teológica del "género básico" ello significa ni más ni menos que tampoco podemos esperar de ninguna manera que todas estas mismas especies actuales que mantienen su individualidad sexual fueran el resultado de una diversificación explosiva hace apenas unos miles de años atrás a partir de unas pocas parejas comunes.

 Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Provinieron las especies (variedades para los Testigos) de los 'géneros creados' o ancestros comunes o no se formó al final ninguna especie (variedad) después del diluvio, sino que todas fueron preservadas como también creadas? Si tal como aseguran (¡Despertad! 8/12/88) que las especies no fueron creadas, sino solamente una pareja de ancestros comunes más o menos por cada familia de la clasificación, entonces es inevitable que las especies aparecieron después. Pero si a las especies les resulta imposible cambiar entonces nunca pudieron formarse a partir de formas básicas, más bien han tenido que permanecer sin cambios desde hace mucho tiempo, por lo cual han existido desde antes del diluvio y fueron creadas. Como podrán notar la contradicción de estos "santos del Altísimo" es enorme. O son estúpidos o engañadores profesionales.

Cuando en el campo académico se hablan de especies no se están refiriendo a otra cosa. Claramente los extractos revelan que las variedades actuales que cada especie pueda tener no han adquirido todavía después de miles de años el carácter de especie, es decir, no han desarrollado formas de vida independientes de sus variedades, o al menos se desconoce de manera fehaciente. Es importante aclarar que para la ciencia, según hasta dónde ha podido corroborar, las especies actuales han permanecido en su mayoría sin manifestar cambios de importancia por decenas de miles años, y sin nuevas apariciones durante centenas de miles de años. Pero eso no significa que no creen que no los hayan experimentado. No se trata de saltos de perro a gato, porque eso es ridículo, sino de transiciones entre especies emparentadas. Obviamente es imposible demostrar toda la cadena de variaciones de cada forma de vida distintiva con fotografías o en película, como algunos pretendieran, pero queda claro científicamente que las especies provinieron de ancestros comunes pero han permanecido sin cambios por muchas decenas de miles de años y no pueden ser el resultado de una diversificación explosiva de hace apenas unos pocos siglos. Es imposible considerar, como algunos imaginan, que después de las desapariciones en el mencionado Diluvio las especies volvieran a aparecer como parte de un cronograma genético “ya incorporado”. Las especies endémicas revelan una estrecha asociación con el ambiente donde viven, y los creyentes afirman que antes del Diluvio el clima de la tierra era diferente, por lo que resultaría imposible que se encuentren fósiles mucho más antiguos a la fecha del diluvio idénticos a dichas especies endémicas actuales. 

Sin duda, en relación a dichas citas, en vez de “especie”debería decir o leer el término “familia” para referirse a su favorito “género básico" según ellos interpretan. Esto es así porque claramente para los Testigos lo que no se formaron fueron nuevos "géneros básicos". ¿Entienden? Pero no se animaron a modificar las citas tomadas de publicaciones que usan dichos términos correctamente, esperando que nadie se percate. Ante cualquier pregunta aclaratoria un bien entrenado creyente debe responder que por “especie” el libro se refiere a la familia o género primigenio, es decir al "representante" o "género creado" y no a otra cosa, pero claro, no por escrito en una publicación, solo de palabra.

Los Testigos suelen remitirse a algunas "evidencias" que parecen probar la existencia del diluvio universal, como las mostradas por sus defensores en otro apartado de esta página de Internet, y con ello pretenden detener a los que ellos llaman "incrédulos" y "burlones". Sin embargo, algo que pocos se preguntan y que invito a que lo hagan es: ¿porqué se ven necesitados de manipular y mentir sobre el mismo tema si ya tienen evidencias? Ser deshonesto sería estúpido si no fuera necesario. Es claro que esas "evidencias" son indirectas, pudiendo interpretarse de otro modo. Y ellos lo saben, por eso cometen fraude intencional en otros temas relacionados al mismo caso para que de alguna manera parecieran darles una razón más segura, pues la necesitan desesperadamente. No cabe duda que su lucha por defender la Biblia es obstinada y pertinaz.  

 

¿Querrá Dios que creamos lo que no ocurrió? ¿Oculta Dios la realidad histórica a través de cuentos pedagógicos para fomentar otro tipo de conducta humana? Si los Testigos de Jehová realmente representan al Dios creador y enseñan según Su voluntad, entonces no cabe otra posibilidad que responder afirmativamente a la pregunta levantada. En vista de ello, ¿podemos confiar que las esperanzas religiosas del futuro se cumplirán si se ha mentido respecto a nuestro pasado, donde se sustentan las promesas?...

Lo que queda perfectamente claro es la enorme "laguna" que tienen los devotos creyentes. Si una organización dedicada a investigar y representar a Dios por tantos años todavía no se ha dado cuenta de las obtusas posiciones y contradicciones incurridas como las presentadas, es porque no tiene ninguna intención de ser honesta, responsable ni veraz. Para aparentar hallarse de acuerdo a la ciencia adopta el punto de vista de la evolución de las especies a partir de ancestros comunes, pero en una forma increíble por el corto espacio de tiempo fijado. Luego, para oponerse a la evolución niegan que halla ocurrido tal cosa, nunca. ¿Es razonable esta postura, o es estúpida, o claramente engañadora? Esta exposición donde revelo una enorme falencia instructiva y una contradicción tan obvia y un sofismo a casi toda prueba de los argumentos considerados "honrados" y "sinceros" provenientes de la cúpula de los Testigos de Jehová-excluyo a los fieles, pues en su mayoría ni siquiera tienen idea del asunto y hasta los más inteligentes no se percatan en absoluto-pone de manifiesto que son acciones deliberadas llevadas a cabo para generar tranquilidad a los depositantes de la fe religiosa. Sus "evidencias" son fraudulentas, manipulaciones claramente dirigidas para seducir a los incautos e ingenuos. Lamentablemente, las personas inocentes son proclives a aceptar tales argumentos como valederos, porque les aseguran con autoridad que provienen de Dios, y si dudaran equivaldría a cuestionar la veracidad del mismo Dios al que adoran, algo que obviamente no pueden aceptar por el temor que les infunden. De esa manera, sin percatarse, se constituyen además de testigos de un tal Jehová también de Darwin, una contradicción absolutamente ridícula.

Estas pocas muestras que he intentado develar prueban fuera de toda duda el accionar engañoso de las religiones fundamentalistas. Por eso les digo a los creyentes. Dejen de repetir las tonterías de otros. Comprueben por sí mismos la probidad de lo que afirman. Hay muchos engañadores. No se dejen seducir por el encanto de los ideales de la fe. Vean la realidad.

Deseo aclarar que no pretendo destruir la fe ni atacar a los creyentes, solo desenmascarar a los mentirosos. Si ello resulta en la ofensa o debilidad de otros, no es mi problema sino de los que mintieron primero. A ellos deben ir dirigidas todas las recriminaciones.

 

Estimado lector. Saque sus conclusiones, no crea, sepa

2003

 

Para cualquier consulta o crítica pueden dirigir su correspondencia a:

edgardokomar@Yahoo.com.ar

 

Volver a página principal.