Make your own free website on Tripod.com

   

                       Las rayas de las cebras

En esta ocasión voy a presentar un argumento capcioso presentado de manera inocente pero cuya finalidad persigue propósitos definidos.

Las argumentaciones que escriben los Testigos de Jehová son tan absurdas que me cuesta creer cómo es posible que halla personas inteligentes leyendo y aceptando esas ideas. Por ejemplo, hace poco tiempo en una pulseada contra la evolución en una de sus publicaciones se ufanan que la ciencia no puede explicar satisfactoriamente el porqué de las rayas de las cebras, como adelantando a sus lectores que ellos sí la tienen. ¿Acaso lo saben los Testigos de Jehová? 

¡Claro!, su respuesta es: "Jehová hizo a las cebras y les puso rayas". 

¡Qué fantástico!...  ¿Cómo nadie se había dado cuenta de ello?...

Ahora bien, ¿ningún inteligente puede darse cuenta que tampoco esa respuesta es muy diferente de los evolucionistas que dicen: "la evolución produjo las rayas en las cebras"?.. Además, ¿no pudo ser que tales animales adquirieran esas rayas como producto de leyes biológicas existentes mucho tiempo después de haber sido creadas? A juzgar por lo que afirman estos religiosos, dado que las cebras pertenecen a la familia de los Equidos, todas las especies de equinos de la actualidad (caballo, asno, cebra y hemión) descendieron de una pareja o "género básico" preservado por Noé del diluvio universal hace apenas unos 4.300 años. ¿Cómo es entonces que Dios les puso rayas? (Ver: según su género )

El propio material en el que manifiestan su gran hallazgo ingenuamente llegan a manifestar que tampoco ellos saben la razón por la cual supuestamente el Creador les puso rayas. 'Los caminos de Dios son superiores al hombre', es en esencia la respuesta. A lo sumo manifiestan que lo hizo para que se vieran más bellas. Esto demuestra sin dudas que al hombre se le hace imposible develar muchos misterios de manera concluyente, y las rayas de la cebra es uno. De modo que al final estamos en el mismo sitio que al principio pero para el lector ingenuo y falto de inteligencia, por la manera de manejar los argumentos y las conclusiones por parte de sus adoctrinadores, se insufla con un mensaje de superioridad en conocimiento debido a creer en la Biblia al suponer la posibilidad de alcanzar una respuesta satisfactoria mientras que a los no creyentes o evolucionistas parecen quedarse en la ignorancia y la confusión. Pero, obviamente, nada de ello es cierto, es solo un armado ideológico, una fantasía, porque tampoco el creyente sabe nada, solo cree.

Parece muy obvio que la intención de fondo del material es influir en la mente de sus lectores con la idea de que Dios creó a cada especie con sus características distintivas, concepto estrechamente ligado al diseño (factor psicológico que induce a pensar en un Diseñador), pero luego, si necesitan diluir la imposibilidad física de su preservación en armonía al relato bíblico de Noé, aseguran que todas las especies no son otra cosa que variedades descendientes de unos pocos "géneros básicos". De serlo, obviamente que las rayas de las cebras fueron un producto posterior y no parte de algún diseño original. Nuevamente, para evitar se puedan concentrar en semejante enseñanza, materiales como estos siguen manteniendo como "encantadas" a las personas devotas en la fe adquirida para poder seguir manteniéndolas cautivas. Deben seguir pensando en el "maravilloso Diseñador".

No cabe duda, la gente debe ser dominada de todas las maneras posibles, y parece que solo los dominados creen que por tener dueño su vida tiene propósito. Nadie puede ser verdaderamente libre del error y la mentira. Si no estamos esclavizados a alguna religión lo estamos a cualquier otra autoridad o a nuestras desgracias. Paradójicamente la gente cree que esclavizándose a una creencia se liberará de las demás esclavitudes humanas. ¿Cuándo será el día, si es de alguna manera podemos pensar en ello, en que desaparezcan los mentirosos y charlatanes?