Make your own free website on Tripod.com
Quiero plata

En el año 2000 Telenoche investiga sacó al aire una filmación con cámara oculta de una entrevista con un líder carismático católico, en donde se revela la cara oscura religiosa. Se trata del famoso padre Pedro. Simplemente dijo una verdad sobre la cual todos los religiosos involucrados dirán que es simplemente un punto de vista del sacerdote católico, supuestamente bajo el poder del Diablo. Pero no se trata de que tal hombre se volvió corrupto, sino sencillamente franco y sincero al tratar sobre un tema que a todas las religiones les interesa: conseguir dinero. En esa ocasión manifestó claramente "quiero plata", y la religión es un excelente medio para conseguirla. ¿Porque otros sacerdotes no dicen ni hacen lo mismo?, me dirán algunos críticos. Muy sencillo. Si el padre Pedro hubiera sabido que lo estaban filmando jamás habría dicho tal cosa. Algunos todavía no se han percatado, pero todos saben que las religiones, cualquiera sea, solo ofrecen aquello que las muchedumbres les piden, y ellas mantienen el sistema para que éste a su vez mantenga el orden y la paz social de las mismas para el beneficio de la entera sociedad. Aquellos que buscan más dinero ofrecen más cosas que el resto, y lo reciben de los fieles que apetecen tal cosa, retribuyendo con bienes y dinero bajo el velo del engaño, pues no se percatan que son esquilmadas. ¿En qué sentido? En el sentido de venderles una buena relación con Dios, Su protección de los males de este mundo y un futuro dichoso para los fieles. Eso mantiene relativamente tranquilas a las muchedumbres. Los demás líderes religiosos oficiales se contentan con sus sueldos y privilegios brindados por el presupuesto del gobierno (que dicho sea de paso viene de los contribuyentes vía fisco), y simplemente dicen otra cosa para despistar. Pero la verdad siempre fue y es: "Clink...caja y a colaborar en mantener el orden social". Es un trabajo (muy cómodo por cierto y sin necesidad de sudar) por el cual se cobra, un negocio en el pleno sentido de la palabra, pero si tal cosa se dijera y reconociera de manera franca obviamente lo que venden se convertiría en una farsa, con lo cual el encanto y la seducción se desplomaría.

No obstante, aunque muchos grupos religiosos no son explícitamente lucrativos, anteponiendo más bien intereses que tienen que ver con el desarrollo humano, existiendo incluso auténticos grupos abnegados, existen desgraciadamente muchas personas y agrupaciones que aprovechando la democracia se escudan detrás de la libre expresión y usufructúan la tolerancia para crear más confusión en su beneficio, ya sea para obtener poder, prestigio o reputación. Y algunos, por qué no decirlo, principalmente para ganar mucho dinero. En eso, el "padre" Pedro no se equivocó.

Foto documentada en revista Nueva n° 591, Noviembre 2002.-

02/02/05