Make your own free website on Tripod.com

No crea, sepa

El terreno religioso pertenece a una zona compleja, incómoda, a veces molesta, difícil de tratar, pantanosa y hasta peligrosa de transitar. ¿Porqué motivo muchos teniendo la posibilidad de saber prefieren creer? ¿Porqué insisten tantos en creer como correcto o real algo propio y diferente de los demás si no se puede saber?  

Es sabido que en ciertas esferas de la sociedad humana, el interés por las veleidades, fantasía y la ostentación sobrepasan el fondo de cualquier verdad religiosa. Las clases pudientes o renombradas no renunciarían a una lujosa ceremonia de boda en una histórica catedral a cambio de saber que el trasfondo de la religión representada es una farsa. Inclusive sabiéndolo poco les importa, pues su deseo de exhibición y conquista social es mayor a cualquier trasfondo religioso. No solo los involucrados directos se amoldan a tal situación, sino que el resto de los expectantes se hallan pendientes y se agolpan para observar el despliegue de tanta pompa y grandiosidad. En su búsqueda de una naturaleza superior a la humana de carne el ser humano parece no agotarse en alcanzar una gloria diferente, sin detenerse en reflexionar sobre su legitimidad. Y en semejante circuito ansioso no existe mejor manera de dominar a otros que mediante la persuasión. En vez de obligarlos bajo una autoridad severa se recurre a una clase de atracción en la que de buena gana y pleno convencimiento el candidato a esclavo se deja dominar. ¿Quien puede negar que la fe es el último recurso del hombre cuando no tiene más elementos de juicio para mantener aquello que no desea perder? Eso lo lleva a una suerte de convicción imposible de acreditar, producto del adoctrinamiento especializado brindado por un confuso mundo religioso en donde él presupone encontrarse en, o haber hallado, el lugar correcto.

El propósito de este sitio es exponer ante el público evidencias concretas y reflexiones con el fin de demostrar cómo las religiones occidentales les mienten a las personas para hacerles creer en la Biblia según sus enseñanzas o doctrinas. Ante semejante declaración que muchos pueden señalar de radical, deseo aclarar al mismo tiempo, y ésta es la paradoja más grande en el comportamiento humano, las religiones no son, en su mayoría, organizaciones embusteras. Sus comienzos y permanencia responden más a los deseos sinceros de millones de personas por establecerlas como auténticos refugios y nichos de esperanza. Después de muchos años de analizar distintas creencias y hasta haber participado activamente en una corriente religiosa que mereció mis respetos, he llegado a comprender y darme cuenta de aspectos realmente asombrosos en la naturaleza de la conducta humana. Pero mi mayor descubrimiento es la incertidumbre, la cual sigue vigente y supongo seguirá por todas las generaciones futuras que existan, porque la mentira es una consecuencia inevitable del ser humano debido a la ausencia de la información verídica que el propio intelecto anhela. Y en este campo las religiones son especialistas y víctimas.

Religiones tradicionales como la Católica y protestante, ya han permitido que el valor de la Biblia como Palabra de Dios quede relegada a un pasado. Les resulta sumamente difícil transmitir siquiera sus preceptos de conducta sobre la base de autoridad divina alguna, diluyendo y tergiversando hasta la propia naturaleza para mantener su influencia. A pesar que buscan sostener dichos preceptos, no pueden evitar la incomprensión del sentido de la gracia permisiva. Diversas religiones fundamentalistas en cambio siguen insistiendo en el valor actual de la misma, juzgando como falsas o condenadas al fracaso por su relajamiento y mundanalidad a las demás religiones tradicionales, y se esfuerzan por captar el interés de muchas personas sinceras que se hallan desilusionadas de las mismas.

Algunas de estas se presentan como de lo más honradas y probas en semejante tarea de divulgación. Una muy sobresaliente por su agresividad proselitista es una organización que pude conocer por más de 30 años y sigo conociendo debido a los familiares que tengo en esa red. Se trata de los testigos de Jehová,  conocidos mundialmente por publicar toda clase de literatura explicativa sobre la Biblia, manifestando no solo ser sus más acérrimos defensores sino que han juzgado al mismo tiempo a consecuencia de ello a todas las demás confesiones cristianas como desaprobadas por Dios por enseñar falsedades y haber engañado a las personas, considerándose ella misma a consecuencia de semejante postura como el "único canal autorizado" en publicar "la verdad" de Dios usando la Biblia como fuente y respaldo total de su razón de ser. 

Todos saben que las mentiras, al igual que los errores, tarde o temprano se descubren. Si alguien miente en un asunto, y con el tiempo otra persona indaga de manera inteligente para cerciorarse de la declaración primera, el mentiroso deberá cubrirla inventando otra mentira si no desea que el engaño se descubra. Si se es humilde y honesto, se evitará este proceder admitiendo el error. Pero si el error es muy grande, la tentación de caer en la hipocresía también. Se requiere de una enorme grandeza un reconocimiento público de este tipo en tiempo y forma. Por lo general, la tendencia es hacerse el distraído. De esa manera proceden las religiones. 

Las mentiras suelen ser desarrollos filosóficos profundos o declaraciones complicadas, de tal modo que a la mayoría les resulte casi imposible reconocerlas. Por lo general se recurre casi siempre al ocultamiento de ciertas informaciones mediante la censura y luego llenando el vacío con abundante propaganda. 

¿Miente la Biblia? Pues bien, si dice la verdad, ¿porqué motivo no es clara, transparente y definida, necesitando de tanta filosofía adicional incomprensible y complicada para explicarla? Lo único que han logrado los penetrantes teólogos es maquillarla a tal extremo que terminaron por quitarle el supuesto sentido de autoridad indiscutible y actualidad por ellos mismos pregonada. La conducta más que patente de las religiones tradicionales en su hipocresía creo que no merece un análisis detallado para darse cuenta de sus mentiras. 

Por otra parte, si la Biblia no miente, como aseguran muchos de sus más fervientes defensores, ¿porqué necesitan desarrollar argumentos engañosos para cubrir diversas declaraciones fundamentales de la misma? 

Si usted piensa que es imposible o falso lo que planteo, en especial este segundo aspecto, analice este sitio en documentos donde se muestran dichos embustes, tales como los referidos al creacionismo, el éxodo, el pecado original, el diluvio universal, cuestiones sobre profecías incumplidas, el asunto de las tan mentadas cuatro letras YHVH y preceptos religiosos contradictorios.

Invito a cualquier persona interesada a descubrir el engaño religioso, si es que es capaz de enfrentarse a la verdad. Si tiene miedo, mejor no ingrese, siga creyendo.

Con el pasar del tiempo, algunos lectores quizás deseen enviar sus opiniones o experiencias así como sus contribuciones. Sería interesante en un marco de respeto y probidad participar en develar el misticismo religioso que controla a la humanidad y donde a su vez los hombres van en busca del mismo para someterse a su control. Pienso que ha llegado la hora de descorrer el velo religioso y de despertar a la sobriedad y a la actitud responsable sin necesidad de creer en autoridades externas a nuestro propio juicio facultado por el conocimiento honrado y objetivo. Considero que no hay mejor manera de progresar que mediante el esfuerzo por brindar información fidedigna, debatir argumentos y exponer con la mayor claridad posible todas las evidencias disponibles para que personas sencillas puedan comprenderlas.

 

Detesto asimismo "usar" la religión para beneficios indirectos, aunque reconozco que para ello sería necesario un profundo cambio en la estructura del comportamiento humano signado por la cultura adquirida y el ambiente social en que se desarrolla y vive. Personalmente, en función del interés y del tiempo que disponga, iré agregando los distintos temas a la página, tanto propios como ajenos, para enriquecerla y refinarla.

 

02/02/05

Cualquier investigación, comentario u opinión pueden enviarlo también a edgardokomar@yahoo.com.ar