Make your own free website on Tripod.com

Manipulando ingenuos

Resulta asombrosa la manera en que las religiones cautivan a las personas. Esa necesidad de faltar a la verdad, esquivar lo indeseable y comunicar ideas equivocadas, no solo es una característica del ser humano sino muy especialmente de religiones que pretenden ser honradas. Esta práctica socava cualquier buena intención que pudiera existir. 

Recientemente pude tener en mi poder la revista religiosa ¡Despertad! del 8 de Junio del 2002 que publican los Testigos de Jehová, una organización fundamentalista cristiana que pregona incesantemente por el mundo lo que ellos mismos autotitulan como la "única religión verdadera". Justamente debido a dicha posición me resulta más que molesto ver como recurren al sofismo con el pretexto de llevar conocimiento esclarecedor a las personas. Tratan de aparentar que la ciencia se halla en armonía con la Biblia y con lo que creen en su religión basados en ella, cuando en realidad mienten y manipulan en muchos pasajes bíblicos para evitar que la ciencia los descubra. Es deplorable observar como incluyen comentarios de científicos creyentes como si apoyaran sus creencias sobre la "religión verdadera".

Vean por ustedes mismos algunos sencillos ejemplos. En la página 11 de dicha revista dicen lo siguiente sobre la Fe.

"Fe, no credulidad. La Biblia nos brinda conocimiento de Dios y sus propósitos, el cual no se encuentra en ninguna otra parte. ¿Por qué debemos confiar en la Biblia? Ella misma nos invita a comprobar su exactitud. Piense en su utilidad, en su autenticidad histórica, en su honradez y en la franqueza de sus escritores. Al investigar la exactitud de las Escrituras, por ejemplo, las declaraciones de naturaleza científica que contienen o, aún mejor, los cientos de profecías que se han cumplido infaliblemente a lo largo de los siglos hasta nuestros días, es posible tener fe firme en ella como la Palabra de Dios. La fe en la Biblia no es credulidad, sino confianza en la exactitud de su contenido, una confianza basada en hechos."

Afirman que ella misma nos invita a comprobar su exactitud, hallando de ese modo los hechos que permitan depositar nuestra confianza y de ese manera tener fe y no credulidad. ¿Acaso es cierto que tal cosa se pueda efectuar? ¿Se puede verificar la exactitud de la Biblia?... Pues bien, si ellos lo dicen, preguntemos, ¿fue real el diluvio universal o es un cuento? ¿Han existido humanos hace más de 6.000 años o es una mentira científica? ¿Fue real el éxodo de Egipto o es un cuento literario? Cuando Josué detuvo el sol, ¿dejó de girar la tierra sobre sí misma y la luna se detuvo en su giro alrededor de nuestro planeta o fue un acto de magia divina o una leyenda para impresionar a los cautivados de entonces? Si tal como afirman que la exactitud de su contenido está basada en hechos comprobables, ¿cómo es que las evidencias señalan lo contrario? Por ejemplo, en uno de sus libros de estudio dirigido a los ya cautivos devotos, el titulado "Toda Escritura es Inspirada de Dios y provechosa" en la página 20 en relación al éxodo israelita, un registro bíblico de supuesta autenticidad histórica irrefutable, lee textualmente:

“la autenticidad del registro de Moisés no depende de que los arqueólogos corroboren los diversos lugares del camino que se siguió”

Esto que dicen se debe a que en realidad ninguno de los lugares mencionados por la Biblia han podido comprobarse no solo geograficamente sino arqueológicamente, al no hallarse ninguna evidencia de la vida y asentamientos de millones de personas que el registro afirma vagabundearon unos 40 años por la península del Sinaí. Ahora bien, ¿por qué motivo se ha buscado evidencias arqueológicas? ¿Son tan importantes? A juzgar por el relato, sí. En realidad nunca se encontrarán, porque el relato no es una narración histórica fidedigna, sino una exageración producto de la fe político religiosa del pueblo hebreo, mediante el cual compilaron mucho tiempo después en su historia sucesos de su pasado ocurridos en una época imprecisa, muy posiblemente ligada a la expulsión de los hicsos de Egipto. Por eso la narración no solo es discontinua y en tercera persona sino conjugada con ideas y conceptos religiosos claramente introducidos, similar a una novela, enriquecida a fin de cimentar y fortalecer la cohesión del pueblo israelita bajo la hegemonía y dominio teocrático. Eso explica el motivo del porque muchas vivencias relatadas no son coherentes con el comportamiento humano normal ni se corresponden a un desarrollo creíble ni posible. Por eso nadie ha podido hallar las evidencias para comprobar el relato, aunque la Biblia y los devotos lo enseñan como un suceso histórico real. De allí que señalen que su autenticidad no depende de comprobaciones arqueológicas. 

Pero ¿cómo? ¿Ahora "no depende" la fe de la posibilidad de comprobación? ¿De qué depende "la autenticidad" de la supuesta exactitud del registro histórico de la Biblia? ¿Significa por ello que la fe ahora es credulidad, una confianza ciega imposible de comprobar? ¿Porqué los devotos tienen que creer en el registro como auténtico y no como una novela de gran profundidad de enseñanza religiosa? Entonces, lo que aseguran en un lado lo niegan en otro. ¡Claro! La revista "¡Despertad!" está dirgida al público en general, mientras que el libro a los ya convencidos, por lo que ahora ya no necesitan de comprobación alguna. En cambio, a los ingenuos que desconocen sobre la materia de fondo se les debe brindar una idea diferente, que incluso sirve para confundir a los mismos creyentes incondicionales que también leen esos artículos. ¿Le parece sensata esta manera de enseñar "la verdad de la Biblia"?  

¿De qué manera podemos comprobar las profecías cumplidas si solo forman parte de afirmaciones escritas en la propia Biblia? ¿Profecías actuales? Por favor, ya vienen errando sus pronósticos desde hace 120 años. Tal parece que resulta extremadamente difícil leer en la Biblia como se cumplirán las profecías. El papelón reciente sobre la famosa "generación que no pasará" es solo otro episodio más en sus reiterados chascos bíblicos proféticos anunciados por cinco décadas consecutivas.

Los Testigos de Jehová afirman rotundamente que el diluvio universal fue un hecho histórico real, que no existió ningún tipo de seres humanos más allá de los 6.000 años, que la vida animal en la tierra no tiene más de 13.000 años de existencia, y que el éxodo de Egipto es historia verdadera. Aclaro antes que nada, que este planteo no deriva en establecer si Dios existe o no existe, sino si lo que afirman los Testigos, según aseguran leerlo directamente de la Biblia, es correcto o falso, una conjetura o una realidad física aunténtica.

 

Cualquiera que desee investigar de manera honrada y libre de la tendenciosa enseñanza jehovista, puede hacerlo y comprobar por sí mismo las muchas mentiras en la que han incurrido para ocultar la verdad, aspecto que jamás habría sido necesario si fueran honrados en lo que enseñan. Por ejemplo, ¿conocen los devotos mas "maduros" e inteligentes de su grey su propio concepto de "género básico"? ¿Saben acaso que es una idea evolucionista la que utilizan para tratar de aparentar que el diluvio universal fue un hecho físico posible para asegurar que ocurrió? ¿Qué Testigo de Jehová conoce la diferencia entre una variedad y una especie, el significado de género y el concepto de Familia en la tabla clasificatoria? ¿Sabén siquiera dónde y cómo se hallan los fósiles en la tierra? Pasando a otro campo, el cual la revista siempre gusta tocar cuando menciona si los días creativos duraron 24 horas, ¿sabe algún devoto Testigo en qué se diferencian los creacionistas de las enseñanzas de su religión frente a la ciencia "comprobada"? Se los voy a decir, y no miento en ello: en una insignificancia tan mínima que los convierte practicamente en los mismos obtusos creacionistas a los cuales ellos mismos señalan como incompetentes y falsos. Los creacionistas han perdido juicios en E.U.A. por querer imponer en las escuelas públicas la enseñanza de la creación, debido, no a que no desean que crean en Dios, sino a su cerrada posición fuera de las evidencias comprobables de la ciencia. Los Testigos se pavonean diciendo que los creacionistas se hallan "desfasados" de la ciencia por su obstinada interpretación de "creación reciente" cuando en honor a la verdad los mismos Testigos también tienen la misma postura de "creación reciente" frente a la misma ciencia en la cual supuestamente se apoyan, con la diferencia que lo mencionan con cuidado y de manera lateral para evitar ser descubiertos. En realidad fe tienen muchos porque les falta conocimiento, por lo que no deja de ser credulidad cuando confían en las enseñanzas de los Testigos aún a pesar de ver por sí mismos estos entuertos. 

Cuando ellos invitan a reconocer el valor de la religión, es, claro está, en la suya, no en la religión general, por lo cual eso hace que sus afirmaciones deben ser del todo honradas y verídicas. Si en algo se descubre que manipulan, ocultan y falsean respecto a partes de la Biblia y que forman parte de la estructura de su fe, todo es una burda mentira. Ellos dicen:

"Respetemos la ciencia; reconozcamos el valor de la religión. Los testigos de Jehová  invitan a las personas de mentalidad abierta, sea que tengan inclinaciones científicas o religiosas, a buscar sinceramente la verdad en ambos campos. En sus congregaciones, los Testigos fomentan un sano respeto por la ciencia y las conclusiones científicas que han sido probadas. Asimismo tienen el pleno convencimiento de que la verdad religiosa solo se halla en la Biblia, la cual, respaldada por abundantes pruebas, afirma francamente que es la Palabra de Dios. El apóstol Pablo señaló: "Cuando ustedes recibieron la palabra de Dios, que oyeron de parte de nosotros, la aceptaron, no como palabra de hombres, sino, como lo que verdaderamente es, como palabra de Dios". (1 Tesalonicenses 2:13)."

 

Soy una persona de mentalidad abierta y soy honrado en lo que digo, y conozco a esa organización religiosa desde hace muchos años. Por eso atestiguo que cuando afirman que en sus congregaciones "fomentan" un sano respeto por la ciencia es otra de sus tantas mentiras, pero tengan cuidado, ellos solo usan aquellas partes de la ciencia que "han sido probadas", según su juicio claro, muchas de las cuales siquiera tienen nada que ver con la ciencia actual. Retuercen los conceptos y desvían los enfoques, como por ejemplo cuando por el solo hecho de que algunos científicos crean en un Dios Creador hábilmente desvían la atención de los ingenuos lectores para que crean que todo lo que ellos digan sobre ese Dios y la Biblia también es científico. Esta condición en las manos de los pertinaces religiosos convierte a la ciencia en el cuco de su fe, porque no pueden engañar más de lo que han engañado para confundir a todos aquellos que han puesto fe en esa religión sin correr peligro de ser finalmente descubiertos por personas informadas e inteligentes. Si cualquiera les señala sus errores publicados, jamás lo reconocerán, más bien invirtien el planteo hacia quién se atreva a cuestionar algo de manera sincera e inteligente. Francamente no entiendo que todavía en el siglo XXI existan personas tan obstinadas y obtusas como en la Edad Media. Esto prueba fuera de toda duda que para nada son ellos de "mentalidad abierta" y tampoco les interesa demostrar verdad alguna, con lo cual se manifiesta que su invitación  a "buscar sinceramente la verdad" es completamente falsa. 

 

Para ellos hay una ciencia "verdadera" y otra "falsa", al igual que una religión "verdadera" y el resto "falsas". No se percatan, o mejor dicho no desean que otros se percaten, que la misma ciencia cambiará sus posturas si descubre nuevas evidencias, sin importar lo que fuera, y jamás se aferrarán a conceptos equivocados y contradictorios para aparentar que no estaban equivocados. Muy diferente a los fanáticos religiosos. Además de haber incurrido en engaños teológicos y predicciones falsas "basadas en la Biblia", también han añadido fraudes en el campo del conocimiento científico, el cual es cuidadosamente distribuido entre los seguidores de la Watchtower para mantenerlos calmados y dóciles en su fe. Esa en realidad seria la "ciencia falsa", mentirosa. Y todo sin la más mínima evidencia de reconocer sus fracasos y patinazos en sus contundentes definiciones. Basta ver como manipulan estas ideas cuando en un recuadro en la misma página aluden al reciente chasco de National Geographic con la clara intención de transmitir a los ingenuos lectores que en la ciencia también hay "engaños duraderos" motivados por toda clase de bajezas humanas cuando en realidad la misma ciencia se encargó de descubrirlo casi inmediatamente y corregirlo. La ciencia se halla abierta ante cualquier humano inteligente y lo suficientemente capaz para cuestionar, impugnar, incrementar y perfeccionar el conocimiento, algo totalmente diferente a las pertinaces posiciones de las religiones que no toleran que nadie les señale nada, en especial entre los T.J.

 

Es imprescindible saber separar en la ciencia las conjeturas, especulaciones e hipótesis de las teorías, datos comprobados, descubrimientos, resultado de estudios serios y así por el estilo. No tiene sentido discutir y querer probar o descalificar algo que solo se halla en el plano conjetural. En realidad, las discusiones religiosas se sitúan en el terreno de las comprobaciones que afectan sus creencias, pero hábilmente las suelen arrastrar al plano de la conjeturas e hipótesis para dejar una idea diferente a la realidad del asunto, y paradojicamente se sirven de aspectos científicos no comprobados o conjeturales para crear el clima favorable a aquello que les agrada creer, justificar o pretenden convencer. De hecho hasta usan seudo ciencia para esos fines. Los razonamientos en el plano filosófico no son concluyentes, y cuando puntos de vista personales de científicos parecen apoyar ciertos aspectos especulativos, nadie debe adoptarlos crédulamente como algo incuestionable o como el referente de toda la ciencia, a menos que el individuo desee hacer suya tal hipótesis por razones personales. Cuando algo se plantea como una posibilidad debe quedar claro en no tomarlo como un hecho indiscutible. 

 

En cambio, contrario al proceder en la ciencia, los T.J. como expertos investigadores de la Biblia, afirmando haber sido nombrados por Jesucristo para llevar luz a las naciones, han hecho tantas afirmaciones contundentes a partir de sus lecturas de la Biblia en tiempos pasados que luego cuando tuvieron que modificarlos por haber fracasado no pudieron bajarse del pedestal de su glorificada posición profética sin recurrir al manipuleo y al fraude, para lograr que sus "indudables evidencias" aparentaran un sano progreso cuando en su momento era parte de la última verdad revelada incuestionable, a veces volviendo a las anteriores interpretaciones revelando una inestabilidad extraordinaria, aduciendo que todo fue parte del "conocimiento progresivo" producto de su sincero interés por comprender la Biblia. Si al menos ésto último fuera cierto, entonces, tienen que reconocer sus posturas equivocadas actuales cuando otros que son más inteligentes que ellos se los señalan claramente. Pero no están dispuestos en absoluto.

 

Creen tener el monopolio del conocimiento y se erigen como jueces del resto del mundo, nombrándose a sí mismos capaces para definir si algo es correcto o está equivocado. Sobre este particular ya tenemos un abundante registro histórico del fracaso religioso en siglos pasados. Y los T.J. no escapan de este problema, existiendo abundantes evidencias que demuestran los errores de juicio cometidos en el pasado y el presente. Pero no solo eso. Cometen manipulación  al desviar y alterar el significado de muchos aspectos claves del conocimiento científico a fin de confundir y establecer en la mente de personas confiadas enseñanzas erróneas fuera de la ciencia a la que llaman "comprobada" para atraerlos a su mensaje de "salvación". En ocasiones suelen usar cuando les conviene evidencias científicas para desmerecer a bandos religiosos opuestos a fin de declararlos incopententes para representar y enseñar la Biblia en nombre de Dios, las que luego deben rebajar y diluir para evitar se contradigan con sus posturas teológicas establecidas en base a sus propias interpretaciones de la Biblia a fin de imponerlas como palabras de autoridad.

 

Así como para ellos hay una "ciencia falsa" también hay religiones "falsas".  ¿A que no adivinan cuál es la religión verdadera? Vean los que escriben para atrapar a los ingenuos:

"Claro está, al igual que ha sucedido con la ciencia, también se han infiltrado en la religión mentiras y prácticas perjudiciales, de modo que existen la religión verdadera y la falsa. Por esta razón, muchas personas han dejado las religiones tradicionales y se han convertido en miembros de la congregación cristiana de los testigos de Jehová.  Dichas personas se han desilusionado con sus anteriores religiones, ya que estas se aferran a tradiciones y mitos humanos en vez de aceptar la verdad revelada."

Solo tienen razón en una sola cosa. Todas las religiones son falsas aunque su poder es real y verdadero, y a ello le agrego: incluida la de los testigos de Jehová. La desilusión les vendrá a todos aquellos que crean en sus charlatanerías llamada "verdad revelada". A menos que la religión "verdadera" sea un narcotizante para desvíar la atención de la enorme 'indiferencia universal' a personas sensibles y delicadas para evitar que sufran más de lo que sufren, es un embuste peor que la realidad. Es cierto que muchas personas se hallan como en un refugio en esa fe, pero se debe a la maestría con la cual les llenan de convicción religiosa a personas predispuestas a lo religioso y no porque esas personas hayan comprobado con una "mente abierta" de manera fehaciente por su cuenta con el uso de todo el conocimiento pleno disponible en la actualidad las supuestas verdades aludidas. Su desprecio por la individualidad y desarrollo intelectual de sus miembros es vergonzoso y perverso. La revista sigue diciendo:

"Sin embargo, los cristianos verdaderos le encuentran auténtico significado a la vida; significado basado en un conocimiento profundo del Creadortal como se le revela en la Biblia y de su propósito expreso respecto a nosotros, los seres humanos, y el planeta en el que vivimos. Los testigos de Jehová hallan satisfactorias las respuestas razonables que da la Biblia a preguntas como por qué estamos aquí y adonde nos dirigimos. Con mucho gusto compartirán con usted dicha información."

Cuando dicen que le encuentran auténtico significado a la vida es solo una afirmación, porque las explicaciones que brindan como respuesta a preguntas tales como porqué existe el sufrimiento y la maldad, son tan absurdos y contradictorios, incluso contrarios a la misma Biblia, que aún aquellos que los creen no pueden explicarlo cuando le son planteados de manera racional sus propias afirmaciones. Creen saber porqué estamos aquí, pero nadie realmente lo puede explicar de manera satisfactoria, enredándose en complicados laberintos teológicos. Si no han podido siquiera entender correctamente la lectura de la Biblia para el tiempo presente, mucho menos supondrá que podamos creerles sobre el futuro.

Puedo tolerar la arrogancia de un grupo si al menos no hubiera nada falto a la virtud que objetarle. Pero si a la arrogancia tenemos que soportar la tergiversación, confusión, manipuleo y fraude para poder atraer y mantener reunidos a los elegidos para "salvación", simplemente colman la medida de lo inadmisible. Necesitamos personas capaces que puedan enseñar con la verdad y la honestidad, que sepan difundir buena conducta sin necesidad de tener que recurrir a la ingenuidad y sometimiento mental.

Los miembros de las congregaciones de los T.J. leen y "estudian" de "La Atalaya" y "¡Despertad!" así como del resto de toda su literatura privando a su raciocinio-a consecuencia de una experta maniobra psicológica-de la crítica y el análisis objetivo. Estarían cuestionando al mismo "Jehová" deslizándose a cometer un posible gran pecado si se atrevieran a dudar de los argumentos escritos por su organización. Si esa clase de fe no es credulidad, peor aún: imposición por la fuerza psicológica, entonces será necesario reunir a los expertos lingüistas para que vuelvan a reinterpretar el significado de las palabras, porque a lo mejor cuando decimos "soy veraz" queremos decir "te engaño", o cuando decimos "esto es un fraude" a lo mejor quiere decir "esto es correcto".

Su mensaje no es universal. Está dirigido a los que están "favorablemente dispuestos". En otras palabras, a los ingenuos o hambrientos que se tragan el anzuelo. Está por demás demostrado que nadie ha ingresado a una religión, cualquiera sea, como producto de un análisis racional y objetivo. Eso es solo "barrullo de fondo" para aparentar, porque las personas que se incorporan de adultos a una religión, como es el caso de los jehovístas, se deben principalmente a factores emocionales producto de situaciones conflictivas a partir de las cuales se desarrollan argumentos intelectuales de muy corta visión. Esta situación demuestra por sí misma que en el fondo de la trama la posición es depredadora, perversa. No puedo señalar o exponer los motivos que los llevan a ello, pero sin importar cuales fueran, lo que difunden es indefectiblemente ilusorio.

Por eso, detesto a cualquier religión que se precie de honrada y verdadera por sobre el resto y al final sean tan mentirosos y falsos como cualquiera. No estoy en contra de la buena conducta y las altas normas morales, pero si estoy en contra que pretendan esconderse detrás de esas virtudes para engañar y mentir a la alta escuela a los jóvenes y personas cándidas atrapándolas en su telaraña "teocrática" de tal manera que los conviertan en unos incapaces de razonar y analizar de manera crítica y con buen juicio la realidad de la vida. Negarles que no puedan obtener información fuera de sus publicaciones religiosas mediante rechazar todas aquellas que no estén de acuerdo con sus ideas es un claro y evidente control mental cautivo que ejercen sobre sus miembros para poder hacerles tragar sus mentiras sobre la Biblia. Lamento con mis palabras herir los sentimientos de muchas personas buenas que no pueden detectar tales artimañas, pero yo les aseguro que si los Testigos de Jehová representan al Dios de amor y verdad, por favor, ni por la fuerza quisiera vivir, de hecho, prefiero estar muerto antes que vivir bajo tal clase de señorío divino. Soy amante de la verdad, la honradez y probidad. ¡A la basura con los charlatanes!

Para emitir su opinión o disconformidad puede hacerlo a:

egardokomar@yahoo.com.ar

 

02/02/05