Make your own free website on Tripod.com

Estimados lectores electrónicos:

Si cualquiera de ustedes con honestidad preguntara sobre un tópico espinoso a su maestro o a una persona calificada de la congregación religiosa, buscarán la manera de minimizar tu pregunta y dirigirte a un terreno inseguro para cautivar tu inteligencia. Las artimañas y argucias son tan viejas y tan bien pergeñadas, que muy pocos alcanzan a detectarlas. Los jóvenes son presa fáciles de tales ardides.

Cuando hablo de tópico "espinoso" me refiero a ciertos temas básicos o fundamentales, no necesariamente doctrinales, sino de índole más comprometedora. Es sabido que la mayoría de las religiones fundamentalistas cristianas toman como auténticos los relatos históricos del Génesis y los siguientes cuatro libros, lo que los lleva a desplegar distintos argumentos para tratar de armonizarlos con los descubrimientos científicos actuales, a fin de evitar que apareciera una discordancia entre el fundamento bíblico y la ciencia. Precisamente, tales argumentos adolecen de muchos defectos y son equivocados, diversas expresiones son claramente dichas a propósito sabiendo que son incorrectas, pero ellos insisten que todo lo que enseñan es correcto y está avalado por la ciencia, llegando hasta al extremo de señalar una "ciencia verdadera" y otra "falsa", como si fuera parte de un complot que busca desacreditarlos. Obviamente, que toda su razón de ser religiosa distintiva se desplomaría si tales tramos bíblicos se comprobaran ante la vista de los jóvenes y profanos como mitos y leyendas. De esa manera, doctrinas basadas en esos relatos, como el paraíso y la caída, el castigo divino, el diluvio y el éxodo, carecerían de credibilidad. Otros tópicos comprometedores tienen que ver con su elaborado tecnicismo sobre la sangre, o referido al nombre de Dios extensamente proclamado como Jehová, diferente a otras corrientes religiosas que usan Yahvé, Yahwa, u otro, y en especial en lo que tiene que ver con su relación con el cristianismo primitivo. También se hallan las repetidas fallas en la interpretación de pasajes bíblicos que aluden al "plan" o propósito de Dios, como es el notorio caso de la ahora conocida generación que pasó, proclamado como una verdad bíblica incuestionable por más de 50 años hasta 1995.

Debo destacar que para la mayoría de los devotos estos temas les resultan algo raros, porque en su vida no han dedicado su atención por leerlos y analizarlos. Solo atinan a abrir los ojos y luego hacer una mueca de ignorancia como diciendo: "y eso, ¿que cosa es?". Sus principales atenciones están concentradas en asuntos de la conducta, asuntos del culto, la lealtad y las actividades proselitistas. "Confía en Jehová y no te apoyes en tu propio entendimiento" dicen aludiendo textualmente a Prov. 3:5. "Las cosas sabias de los hombres es necedad para Dios", manifiestan de acuerdo a 1Cor. 1:17-25 . Con esos versos creen que están en la senda correcta y los demás están todos engañados por el diablo. Concluyen que el razonamiento humano no sirve para probar a dios, y con eso se tranquilizan sin darse cuenta que se trata no de una relación de persona a persona con ese dios, sino de enseñanzas y afirmaciones de una de miles de corrientes religiosas que se cuestionan unas a otras sin ponerse de acuerdo jamás. Otros aclaran diciendo que no se trata de una religión, sino de la Biblia, pero tampoco se percatan que nadie leyendo solo la Biblia llega a alguna parte. La sola traducción de la misma requiere de interpretación, y a su vez se necesita más de la misma para entender su significado. Si no lo crees, ¡mira cuantas religiones distintas hay basadas en tan solo el mismo libro! No les queda ni tiempo ni seso para investigar y comprobar si los fundamentos de su religión son válidos o no. Simplemente se dejan confiar en la actitud del resto, imaginando que si los más capaces e inteligentes que llevan la delantera lo aceptan, debe ser correcto. Lo que siquiera imaginan es que hasta los más inteligentes y capaces, aunque conocen algo de los temas, no los entienden. En su caso depositan una fe creyendo que lo entenderán más adelante, en especial al considerar la tremenda influencia que ejercen los hechos paranormales. Se quedan con la "sencillez" del mensaje de Jesús, "Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo", el cual canalizan de distintas maneras, como por ejemplo mediante la distribución de literatura y el proselitismo.

Sin embargo, siempre aparecen personas que se dedican a investigar y preguntar. Desean asegurarse, y procuran hallar argumentos convincentes y perciben, por su educación, los equivocados y los falaces, sabiendo cómo hacer para distinguir entre ambos sin equivocarse. Es cierto, también existen escépticos, agnósticos y ateos; personas muy religiosas y temerosas de "dios", así como espiritistas y hechiceros. Mi intención no consiste en abarcar a todos, porque en cada caso debemos introducirnos en temas y razonamientos diferentes. Los católicos, por ejemplo, poseen fundamentos religiosos muy distintos a los cristianos fundamentalistas. Se destacan por ejemplo, en su alejamiento de la Biblia como la "Palabra de Dios", en cambio para los fundamentalistas, como los Adventistas, Evangelistas y Jehovistas, sabemos que es totalmente lo opuesto. Y con relación a estos últimos, los Testigos de Jehová de la Torre del Vigía conforman una de las corrientes religiosas más agresivas en su posición respecto a la Biblia y las enseñanzas que de ella extraen y que la proclaman insistentemente por todas partes.

Dada esta situación, no es raro que muchos han sido afectados por tal agresividad, generando multitud de debates teológicos y riñas religiosas. Otros, al percibir algunas verdades, se sienten atraídos y buscan una profundización religiosa. En medio de tantas situaciones, surgen personas que preguntan sobre temas que no comprenden o perciben errados. Y tú, quizás, puedes ser uno de ellos.

Algunos suelen cuestionar a tales personas como individuos que solo buscan una excusa para practicar el "pecado". Puede ser, de hecho sabemos que existen personas que tratarán de justificar sus malas acciones y tratos abusivos sobre la base de incertidumbres religiosas. Pero eso es "harina de otro costal". No sirve para aplanar el tema. Lo cierto es también que muchas personas resultan esclavizadas a cultos y tareas religiosas que les demandan enormes erogaciones de tiempo y dinero, y mi interés es tratar de evitarles una vida desperdiciada en esfuerzos inútiles y no precisamente convertirlos en malhechores. De allí la importancia en analizar ciertos temas a fin de aprovechar la existencia para procurar todas las cosas buenas posibles en un marco de convivencia responsable, justa y feliz ahora, y no dejarla para el cumplimiento de una esperanza que nunca se realizará. Que el futuro siga perteneciendo a dios, pero el presente al hombre. Es una muy buena razón para despejar trucos y engaños, y una manera es mediante indagaciones inteligentes.

En la relación religiosa entre personas de cierta localidad todo (tópico espinoso) quedará en el terreno del "más adelante te traigo la respuesta" mientras tanto enfocan sobre otros asuntos. Si insistes un poco más, en el caso de los T.J. buscarán alguna literatura que contenga información sobre el material que preguntas. Y en cuanto a ello, su biblioteca literaria es enorme, por lo que te demandará usar el coco. Lo fundamental en todo análisis es saber usar la duda, mediante la elaboración de preguntas específicas y sensatas que nos permitan relacionarlas con el aspecto fundamental del tema y no quedarnos simplemente con la conclusión que nos quieren hacer creer.

La regla básica invariable consiste en rechazar cualquier compromiso hasta tanto entiendas todo aquello que por el momento no pueden explicarte correctamente. Eso de tener fe en dios sobre la base de "señales" y de actuar rápido "antes que sea tarde" es un viejo truco. No obstante, ello no significa que darás la espalda a todo asunto espiritual y te enfrascarás de lleno en otros asuntos más placenteros. Si eres indagador podrás alcanzar la liberación, una existencia libre del temor y el deber, y si es posible podrás disfrutar de la vida como nunca lo habrías experimentado.

Uno de los medios para alcanzar conocimiento es la lectura, y cuando uno es joven necesita aprender, por lo que es normal dedicar muchas veces el tiempo a leer todo tipo de material. Parte de ese material pueden ser los escritos religiosos según tus inclinaciones. Ya vimos que es común que los fieles acerquen a las personas que indagan literatura específica. Si leyendo el material descubres que es erróneo o no responde directo al planteo, insistirán en que no pierdas la fe, que sigas confiando en Dios, que más adelante se aclarará. En otras palabras, tratarán de desalentarte haciéndote creer que sería como dudar de dios, algo obviamente estúpido. Pero si tu insistes que la respuesta es equivocada, no que no lo entiendas, entonces la cosa empieza a cambiar. Tratarán de amedrentarte diciendo cosas como: "¿acaso te crees más sabio que los demás?" "¿Pretendes decirnos que todos nos tragamos el anzuelo?" "Si la mayoría lo entiende, ¿no te parece que el problema eres tú y no la respuesta?" "Nos parece que tienes ideas preconcebidas." "Puedes creer lo que quieras, pero eso no te autoriza a señalar como defectuosa la manera de pensar de otros." "Pretendes que creamos lo que dices tú. ¡No!, preferimos creer lo que nos dice Jehová mediante su organización, que seguramente es más sabia que tú"; y cosas por el estilo.

Si tu manera de presentar un asunto esta libre de errores de concepto, va al grano, y no permite desvíos inútiles, tratarán por todos los medios de sacarse de encima el problema apelando a tu presunta deshonestidad, cuestionando tu supuesto "verdadero" propósito, que te estás complicando inútilmente la vida o que eres poco inteligente ("no podemos entender cómo es posible que no lo entiendas." "Para nosotros está muy claro", etc.), que ellos están muy ocupados atendiendo a personas sinceras, y cosas por el estilo. Si escribes a la sucursal planteando un asunto de manera bien clara y concisa, el trato es similar, pero por escrito. Normalmente primero recurren a la técnica de citar distintos pasajes alusivos presentes en su literatura. Tratarán de ubicarte a cuál congregación "perteneces" y hacer que las dudas las dirijas a los "ancianos" o "superintendentes", que ellos te van a "ayudar sinceramente y con amor", a comprender cabalmente la verdad, bla, bla, bla. No obstante, la técnica usada cuando el planteo es válido, es recurrir siempre al desvío informativo. En otras palabras, se trata de no contestar directamente el planteo, sino amontonar información relacionada al tema pero no a la cuestión planteada. Mientras tanto, es común que recurran a aspectos tales como el "error", la "imperfección" o bien a la táctica de citar a las fuentes como dignas de prestigio internacional cuando en el fondo se trata muchas veces de citas sacadas fuera de contexto o materiales propagandísticos de otras corrientes religiosas.

Por ejemplo, si tú les menciona que el libro "La vida...¿Cómo se presentó aquí? ¿Por evolución o por Creación?  " en la página 79 p. 21 se equivoca al afirmar que arqueópterix no tiene rasgos de reptil, que solo son "supuestos" (posiblemente por la "ciencia falsa") como lo dicen textualmente, y que están equivocados al decir que hubo otras aves antes de ese, ellos te abarrotarán de material en donde se explayan que arqueópterix no está científicamente probado que haya sido el eslabón entre las aves y los dinosaurios. Probablemente te envíen una lista de "doctores" y profesionales que avalan ese argumento, para impactarte culturalmente y al mismo tiempo "demostrarte" que no son ellos los responsables u originadores del material publicado sobre cuyo tópico tienes el atrevimiento de cuestionar. Claro, ese concepto que esgrimen del eslabón entre las aves de hoy y los dinosaurios del pasado puede ser perfectamente cierto, pero eso no quita que sus rasgos de reptil sean "supuestos" como afirman ni que existieron otras aves antes cuando en realidad se están refiriendo a los pterosaurios que no fueron aves, y eso sí corre por cuenta y orden exclusiva de ellos como redactores y publicadores. Claramente están desviando el tema y no contestan específicamente sobre su errónea afirmación publicada y cuestionada. Eso es astucia. Porque el asunto es que arqueoptérix tiene rasgos compartidos entre reptil y ave y hasta el momento es el ave más antigua conocida. Estos son los puntos cuestionados, no de si es o no es el eslabón. ¿Entiendes? El asunto sobre la evolución, aunque se halle de alguna manera relacionado, no es lo que se está discutiendo sino el hecho patente de éste fósil de compartir rasgos reptilianos con los de ave. Eso es ineludible e innegable. Negar ese hecho para combatir la evolución, es completamente torpe; aceptar ese hecho y cuestionar luego la evolución, puede tener algún mérito. 

Lo mismo pasa con cualquier otro tópico espinoso. Si les presentas la incongruencia del concepto de los "géneros básicos" y su peculiar manera de explicar el "género" de Génesis inventado para hacer creíble el diluvio universal con la invariabilidad de las especies usada para señalar el factor del diseño creativo de dios en cada especie según interpretan los actos creativos, ellos evitarán tratar el asunto desplegándose en la evolución de la célula, el azar o la imposibilidad de cruzar un perro con un gato, tópicos que no vienen al caso específico. Si señalas que la ciencia ha demostrado la existencia de humanos más allá de los 6.000 años, ellos tratarán sobre el recontra trillado engaño del hombre de Piltdow, los supuestos serios errores del radiocarbono, que el diluvio alteró enormemente los estratos geológicos confundiendo a los científicos, la ausencia de registros escritos, que los esqueletos del neandertal y erectus son restos de personas enfermas, que no son nada diferentes o simplemente una raza desaparecida (sin imágenes por cierto), y por supuesto, que la evolución es un fraude, que no hubo monos que caminaban erguidos y usaban herramientas, que solo tienen cuatro huesos insignificantes y así por el estilo, cuando sin darse cuenta ellos mismos admiten indirectamente que las dataciones radiométricas son suficientemente creíbles, los conocimientos geológicos están razonablemente bien fundados y los aportes paleontológicos son abrumadores. 

Si existe dios o no existe, si existe o no el infierno de fuego, si los muertos siguen vivos o están inconscientes, si la vida eterna es posible, si Jesucristo nació o no nació un 24 de Diciembre, si hizo o no milagros, si las imágenes son válidas o no, si María dejó o no dejó de ser virgen, si el diablo existe y se hizo malo y porqué, si los testigos de Jehová son o no son la religión verdadera por su "buena conducta", no son cuestiones serias del fondo religioso. Esas son meras pajas que flotan en la superficie, distrayendo la atención. Lo neurálgico se halla en el fundamento del entramado religioso. Por ejemplo, si Jesús no pronunció el nombre de dios conocido como el tetragrámatom y los primeros cristianos no lo transliteraron es más fulminante en señalar su auténtica identidad como el hijo de ese dios hebreo que en fijarse en sus buenos consejos para la sana convivencia y su muerte en el palo y su resurrección como la prueba para ello. 

Ellos están muy acostumbrados a cuestionar a los demás, hablando mal de otras creencias, que todos son engañados por el diablo, que los únicos que defienden la verdad son ellos, pero, paradójicamente, se sienten muy molestos si alguien los cuestiona a ellos en algún asunto, algo que no debiera ser si realmente lo que señalaran fuera correcto. De hecho, no están dispuestos a debatir sus acusaciones en público ni en demostrar sus afirmaciones. Desde todo ángulo pretenden dar la idea que su fe no es credulidad, que se halla basada en conocimiento racional y argumentos convincentes cuando la realidad no es tal cosa. Rechazan a cualquiera que de alguna manera trate de llegar a la verdad de cualquier asunto por ellos propagado que saben no está claro. Si directamente se les pide que respondan "cierto" o "falso" a un cuestionario que planteara ciertas afirmaciones comprometidas de su enseñanza, nunca lo harán, demostrando con ello que su interés no estriba en "ayudar" a nadie a obtener conocimiento honrado alguno.

Por consiguiente, considero que más importante que los "supuestos" buenos resultados obtenidos en el mejoramiento de la conductas humanas (por cierto no mencionan para nada los aspectos negativos de tales conductas adoptadas) como fines que justifican los medios, los medios usados determinarán que los fines nunca los superarán. Si los medios son corruptos, los fines también lo serán, sea temprano o tarde. Si la mentira prevalece el futuro es falso, si la honestidad y la probidad son esenciales el futuro se ajustará a ello. ¿Te parece poca cosa?

Honestamente, prefiero ver por donde camino que atarme una venda a los ojos y dejar que me lleven adónde no veo. Cuando el engaño es tan grande, confiar es de ingenuos. Con ello no pretendo guiar a la humanidad a algún sendero nuevo de revelación, porque es muy sabido que la existencia humana refleja los principios de la naturaleza, y ésta es desgraciadamente contraria a los preceptos cristianos del amor y la rectitud. Lamentablemente, por mejor buena voluntad que existiera de parte de algunos, en el conjunto de las actitudes humanas existen enormes conflictos existenciales que brotan a la superficie desencadenando amargas y repetitivas historias. La vida en donde todos los humanos fueran responsables, honestos, de criterio recto y ubicados, parece más una utopía imposible que una esperanza válida. Al menos, hasta el presente, aunque se jueguen la vida, solo los ingenuos han demostrado que puede ser medianamente posible, pero nadie puede edificar sobre la sin razón y la imaginación. Es un camino corto que finaliza en la desilusión a poco de emprenderlo. Definitivamente no puede ser la salida.

Parecemos no pertenecer a este mundo, ¿o sí?...

Solo los invito a que traten de saber todo cuanto es posible y no se queden tranquilamente en el creer.

¡Saludos a todos!