Make your own free website on Tripod.com

DEBATE

La especie o el tipo creado

Fuente: SEDIN

En defensa del creacionismo Nancy Pearcey

Interpelación Edgardo Komar

¿Porque motivo ustedes, los creyentes, tienen tantos problemas para definir la especie creada? Hablan de la especie "evolucionista", como si existiera una "creacionista". ¿Cuál es la diferencia y sobre qué se fundamenta?

"En este contexto no significamos el taxón, en contraste con el género, la familia, el orden, etc. Más bien, el problema de la especie es la cuestión de si existen unidades naturales, reales y discretas de seres vivientes en el mundo que debamos reflejar en nuestras taxonomías, o si nuestras categorías taxonómicas son puramente arbitrarias e impuestas sobre la naturaleza."

Todo depende sobre que se fundamente la distinción, máxime teniendo en cuenta que la clasificación se estableció por naturalistas creyentes. Ahora bien, los creacionistas ¿ya la tienen o todavía siguen señalando una difusa imagen imposible de distinguir?

"Aristóteles, el biólogo de la antigua Grecia, consiguió en su sistema filosófico un equilibrio bastante bueno entre cambio y estabilidad, lo que pudiera ser una razón de que perviviera por casi dos mil años."

¿Acaso, el que una idea persista por miles de años la convierte en correcta? ¿Debemos retrotraernos a las ideas antiguas?

"Aristóteles enseñaba que cada especie incorpora un eterno e inmutable Ideal o Arquetipo, o Esencia. .... para Aristóteles el mundo físico, material, nunca alcanza a esos Arquetipos. El mundo material es un ámbito de aproximaciones, de imprecisiones, de una constante desviación y apartamiento de lo Ideal."

En el aspecto filosófico no parece caber duda que existe una notable similitud con la filosofía cristiana.

"El punto de vista de los antiguos griegos recibe el nombre de esencialismo. Lo que hace que las cosas sean la clase de cosas que son, según se enseña desde esta perspectiva, es una Esencia eterna. La variación es el resultado de las siempre imperfectas manifestaciones de esta Esencia."

Insisto, ¿que tiene que ver Aristóteles o "el punto de vista de los antiguos griegos" con el cristianismo, de origen judío y hebreo, frente a la ciencia?... Aparentan decir que el conocimiento actual fundamentado en la metodología científica se halla equivocado. De todos modos, evitando entrar en discusiones estériles y ateniéndonos al concepto expresado, ¿que tipo de regla o patrón usan ustedes para distinguir una Esencia de otra y en consecuencia cuales son pues todas las variedades de cada Esencia? 

"El problema con el esencialismo era que presuponía una sola forma, una sola pauta, como el Ideal. Hoy, en contraste, definimos las especies por una agrupación de características -cada miembro de la especie tiene algunos, pero no todos los rasgos característicos. La cuestión que surgió para el esencialismo era qué rasgos en un grupo de organismos representa el Ideal, y cuáles representan una desviación. No hay manera de distinguir, comparando las similitudes y las diferencias, cuáles son las esenciales. De modo que no hay forma de detectar esta Esencia, y emplearla como un patrón para decidir los límites de la especie."

¿Como es posible ello si estamos hablando de unidades discretas creadas? Afirmar que existe una esencia corpórea inmutable, es decir visible e invariable, pero no poder reconocerla es un dilema contradictorio. El caso es que la dificultad por definir de manera indiscutible una forma creada de otra fue y sigue siendo la base o fundamento de la teoría de Darwin. Porque, ¿cual ha sido desde siempre el criterio seguido por naturalistas creyentes, como Linneo, Cuvier y otros, para distinguir las especies como unidades discretas en la creación? ¿No ha sido siempre su capacidad reproductiva? ¿No fue "la esterilidad" considerada como "un don y un signo especial de creación"1 el criterio fundamental utilizado para poder señalar el Ideal o tipos creados tal cual les han inspirado los pasajes del libro del Génesis?6 ¿No ha sido, como Darwin mismo lo expuso, que el sistema de clasificación buscó su origen natural a tal punto que inconscientemente los llevó a aplicarlo en todos los niveles jerárquicos, inspirando sin desearlo la teoría de la descendencia con modificación?

"Eso estableció el escenario para que Darwin insistiese en que sólo existen variaciones individuales, no especies, no Esencias."

¿Porque  iguala ahora "especie" con "Esencias" si dio a entender que no se corresponden? Pero bueno, sea como fuere, tanto la especie actual como la antigua esencia parecen adolecer seriamente de este problema en su clara identificación. Hace unos 150 años que el mismo Darwin señaló la frustrante búsqueda de la esencia al referirse a las "infructuosas indagaciones tras la esencia indescubierta e indescubrible del término especie." 7

"Charles Darwin comenzó sus actividades con la creencia de que cada especie había sido creada. Pero identificaba las especies con lo que ahora designaríamos como variedades o incluso variantes individuales."

En absoluto. Para empezar, la creencia de que cada especie había sido creada era parte de la cosmovisión de todos los creyentes, muy especialmente en el ámbito académico desde Linneo hasta Darwin, pues formaba parte de la educación aún en los círculos más avanzados de la sociedad occidental. Fueron los creyentes quienes establecieron las definiciones para establecer las diferencias entre especie y variedad sobre la base de la considerada revelación de origen divino.6 Por otra parte, Darwin designaba a las especies como "variedades muy acusadas y permanentes"2, y a las variedades como formas transitorias descendientes de cierta especie que podía alcanzar con el tiempo el rango de una especie nueva, reconociéndole haber adquirido a través de un período de descendencia con modificación el carácter de una mayor divergencia reproductiva respecto de sus parientes más lejanos por efecto del aislacionismo, aspecto por el cual también era catalogada por todos los naturalistas en armonía a la tabla clasificatoria de Linneo aunque en un sentido opuesto a fin de limitar las supuestas esencias o especies tipo creadas. El reconocía claramente la existencia de especies distintas no solo entre jerarquías altas como de Orden o Familia, sino hasta entre las especies agrupadas en un mismo Género, considerada por muchos creyentes como la forma o esencia creada. Darwin reconoció para la mayoría de las especies clasificadas una clara separación en sentido reproductivo, aspecto esencial para la existencia de un orden en la naturaleza, pero se diferenció de los creyentes en la creación que insistían en que la fecundidad y esterilidad respondía a un "don especial" o una ley impuesta por el Creador para establecer la inmutabilidad de las formas creadas.

Para Darwin "las especies no existen. Todo lo que existe es una serie continua de individuos. Al cambiar los individuos y -al acumularse los cambios-, surgen los organismos con suficientes diferencias para que los podamos designar como nuevas especies. Pero esto es sólo para nuestra conveniencia. No se basa en ninguna agrupación real o natural en la naturaleza. Por cuanto cada especie está constantemente cambiando, constantemente evolucionando, no podemos nunca decir lo que es. Tan pronto la llamamos X está de camino para convertirse en Y."

Esa declaración esta completamente equivocada y obviamente, salvo por ignorancia, la considero deshonesta y tendenciosa. Las especies no están cambiando constantemente, mucho menos de manera tan irrisoria como para manifestar cambios mientras se las está nombrando. Lo que cambia es la confusa percepción humana al fundamentarse en conceptos creacionistas de la esterilidad recíproca entre formas o tipos creados. 

Existe una notable confusión, especialmente abonada por vuestras continuas afirmaciones respaldadas por un supuesto rigor científico, al considerar la imprecisión que separa una especie de una variedad como si se tratara de una ausencia de diferenciación. Sabemos muy bien en teoría, en especial ustedes pues es de dónde se originó, qué diferencia una especie de otra y una variedad de otra, y en consecuencia el límite teórico entre especie y variedad. El problema aparece cuando ello se lleva a la práctica, que es cuando aparece el nebuloso límite entre especie y variedad de muchas formas semejantes y menos semejantes, apareciendo una zona gris, cuya franja impide en diversas ocasiones establecer separaciones indiscutibles nada menos que sobre la base de uno de los aspectos fundamentales que deberían definir una forma creada de otra, es decir, su capacidad de reproducirse a si misma separándose de todas las otras formas parecidas por la existencia de una precisa e indiscutible incapacidad de reproducción. Pero ello no ocurre, y es cuando aparece un rango de relaciones en las misturas, hecho que no debería aparecer según vuestras creencias. 

Obviamente, las distinciones son claras entre una serpiente y un caballo, o entre un ave y un felino, hecho a los cuales ustedes aluden a menudo por su tan patente incompatibilidad, formas totalmente imposibles de mezclarse de manera natural (aunque hoy día la biología genética los ha emparentado de modo tan extraordinario) pero en un universo de formas creadas separadas por su carácter reproductivo el límite de procreación debe ser nítido y totalmente ausente de cualquier posibilidad de mezclas con resultados diversos en toda su extensión. Pero esa nebulosa aparece. Existen muchas serpientes distintas así como especies del género Equus, también muchas aves semejantes como especies de gatos cuya interacción sexual es variable a completamente ausente o imposible entre miembros de su mismo grupo. La existencia de grados de semejanza y formas intermedias claramente distintas asociadas en abanicos de gradientes de fertilidad hasta su total ausencia a pesar de hallarse agrupadas en una forma general es abrumadora. Allí es cuando ustedes simplemente transfieren la imposibilidad de definirlas por su carácter sexual impreciso, que es el que debiera aplicarse en caso de haber sido creadas formas o tipos inmutables, a como si fuera un problema de la evolución en favor de la creación, cuando en realidad es un problema de ustedes, los creyentes en formas creadas inmutables carentes de capacidad para variar y dispersarse en ramificaciones de diversidades autónomas, tal como existen y demuestran sus orígenes después de abundantes datos y estudios.

No es así. Nosotros aceptamos la existencia de variaciones y diversidad a partir de un arquetipo.

Pero no en sentido sexual mediante el cual adquieran autonomía en la naturaleza.

"Darwin tenía un motivo intenso, aunque quizá inconsciente, para querer demostrar que las especies carecen de la constancia y cualidad distintiva que los creacionistas les asignan. Porque, ¿cómo podrían ser el resultado del cambio gradual por medio de selección natural si fuese cierto, como siguieron afirmando los oponentes de Darwin a lo largo de los siguientes cien años, que las especies están claramente delimitadas y separadas por <<discontinuidades insalvables>>? Por ello, era una buena estrategia negar a las especies que tuviesen la cualidad de distintivas."

¿Ahora me habla de una constancia de las especies que Darwin negaba?...¿Cuales son pues esas "discontinuidades insalvables"? ¿Podría señalarme cuales son todas las especies que tienen esas "cualidades distintivas" negadas por Darwin?

"Mayr escribe que: la diversidad de la naturaleza no es continua, sino que se compone de entidades discretas, separadas entre sí por discontinuidades.>> Esas discontinuidades son algo que <<cualquier naturalista puede observar>>, según Mayr. Son naturales y reales. La filósofo de la biología Marjorie Grene va tan lejos como para decir que la manera predarwiniana de contemplar la naturaleza -ver los individuos como representantes de Tipos duraderos- es como <<cada biólogo practicante de campo lo ve en realidad>>.

Cada especie, escribe Mayr, <<está acusadamente separada de cada una de las demás>>.

La disposición de la vida orgánica en unidades bien definidas es universal, y es esta notable discontinuidad entre poblaciones locales la que impresionó a los naturalistas Ray y Linneo y lo que condujo al desarrollo del concepto de la especie. No puede haber discusiones en cuanto a la realidad objetiva de las discontinuidades entre las especies locales en organismos de reproducción sexual.""

¿Qué es pues aquello 'tan patente' que "cualquier naturalista puede observar" para definirlas, señalarlas y tenerlas ante la vista como unidades separadas de creación?...

La mayoría de los paleontólogos de nuestros tiempos han llegado a la conclusión de que las discontinuidades son reales y que nunca serán cubiertas. En lugar de negar las discontinuidades, han comenzado a buscar explicaciones para las mismas. De modo que vemos que se popularizan nuevas formas de evolución no darwinistas (como el equilibrio puntuado), que sugieren que la evolución habría tenido lugar por saltos repentinos en lugar de por pasos graduales. De modo que los evolucionistas han comenzado a acomodar su teoría a las discontinuidades de la naturaleza que durante largo tiempo han servido como evidencia contra el darwinismo y como apoyo del creacionismo."

Establecer discontinuidades sobre la base paleontológica posee un valor muy inferior al posible de establecer en todas las formas vivas actuales. El asunto a mi entender se está tornando en una evasiva. ¿Será porque las "discontinuidades" al ser referidas a la diferenciación sexual de los seres vivos actuales no es absoluta?

"Mayr escribió una vez que cada especie politípica (las que se componen de una agrupación de subespecies) es <<tan distintiva y tan separada de las otras especies por discontinuidades no cubiertas como si hubiera llegado a ser por un acto separado de creación.>> Los creacionistas son los que aceptan una evidencia así en su verdadero valor. Creen que estas <<discontinuidades no cubiertas>> son indicativas de los tipos creados que existieron desde el principio."

Pero, en definitiva ¿pueden o no pueden los creacionistas definir y catalogar lo que constituye cada tipo creado respecto a otro tal cual entienden del Génesis? 

"El creacionista que ha hecho el trabajo más riguroso en esta área es Frank Marsh. En Variation and Fixity in Nature, Marsh comienza preguntando lo que aprendemos del texto de Génesis mismo. Al decirnos que los organismos fueron creados <<según su tipo>>, Génesis parece estar diciendo que <<los tipos son estables>>, es decir, que son unidades autorreproductoras.

Esto sugiere que lo que da a los organismos su identidad distintiva y lo que los mantiene separados es su capacidad de reproducirse sólo dentro de sus tipos. Es decir, Génesis sitúa el mecanismo de la diversidad entre los organismos en su operación química interna (lo que conocemos ahora como sus genes).

Así, Marsh desarrolla la idea de que un tipo es un grupo interfértil, un grupo que comparte un fondo (pool) genético común. Eso se aproxima al moderno concepto biológico de especie, que se basa mayormente en la capacidad de reproducirse. Sin embargo, las unidades que se delimitan por su capacidad de cruce no se corresponden con ninguna de las categorías taxonómicas estándar. En ocasiones, un tipo puede concordar con lo que llamamos una especie, pero en otras ocasiones puede concordar con un género, una familia o incluso un orden."

"Por ejemplo, si la capacidad de cruzarse es el límite del tipo de Génesis, entonces, en el caso de los seres humanos, la especie Homo sapiens es la unidad creada. En otros casos, el perro doméstico se cruza con el lobo (Canis familiaris con el Canis lupus), y el caballo con el asno (Equus caballus con Equus asinus). En casos así, la unidad creada es el género. Al siguiente nivel, la cabra doméstica se cruza con la oveja doméstica (el género Capra con el género Ovis) y la vaca doméstica se cruza con el búfalo (el género Bos con el género Bison). Así, la unidad creada es aquí la familia. Finalmente, la gallina doméstica ha sido cruzada con el pavo, un cruce de dos familias (Phasionidae y Meleagrididae). En este caso, el tipo creado es el orden.

Otros animales comunes que se cruzan son: el león y el tigre, el caballo y la cebra, el ratón y la rata, la gallina y la gallina de Guinea, el toro doméstico y el cebú o brahmán, el cisne y el ganso, y, finalmente, el perro con el lobo, el chacal, el coyote y algunas zorras.

Muy bien, al final me reconoce que el tema tiene que ver con la sexualidad y la herencia de las formas o tipos creados. 

Sin embargo, veo ausencia de claridad, error y una enorme exageración en lo dicho. Afirmar que "las unidades que se delimitan por su capacidad de cruce no se corresponden con ninguna de las categorías taxonómicas estándar" se convierte es una afirmación errónea, porque en procuración de esa categoría se estableció el nombre de Género hace más de 250 años, en cuya descripción binomial el primer nombre que aparece en mayúscula sería como el apellido del grupo. A su vez, en cuanto al "moderno concepto biológico de especie" (el cual no ha variado sustancialmente desde entonces), las hibridaciones las separan como entes autárquicos individualizadas con el segundo nombre en minúscula. Cualquier imposibilidad en una reproducción normal y sustentable, esto es la aparición de hibridación, solo estaría confirmando en buena medida al grupo de especies participantes una descendencia de ancestros compartidos, pero el carácter de la misma ha dejado de ser en el presente un medio de reproducción natural de una forma o tipo existente. No existe manera para que la mulada (hato de mulos y mulas) se autorreproduzca, no pueden continuar existiendo sin la participación obligada y constante de dos especies distintas y ajenas a su prole (caballus y asinus) de un género común, el Equus. Los híbridos no forman parte de una descendencia autónoma. Las mezclas acusan formas nuevas de permanencia relativa. El que aparecieran especies que podían cruzarse entre jerarquías más superiores entre sí fue el resultado de descubrimientos posteriores a la elaboración clasificatoria tradicional. Fueron tales hechos que permitieron discernir en muchos casos el aspecto relativo a los antepasados comunes o bien a presenciar un suceso posible llamado en biología convergencia evolutiva. 

Pero, por sobre todo, sería un atrevimiento blasfemo que un creyente imaginara que un pavo y una gallina, o un caballo, un asno y una cebra; o un león y un jaguar, o una cabra y una oveja, comparten un ancestro común dejando de ser diseños o formas individuales creadas por Dios. Que la forma creada se halle ubicada hoy día en un género, una familia o un orden, es sencillamente admitir la descendencia con modificación al mismo tiempo de negarla.

Muchas especies en nuestras listas taxonómicas no son en realidad más que subespecies: son lo que Mayr denomina especies politípicas. Por ejemplo, en la actualidad se relacionan siete especies de verdadero ganado. Estas especies son totalmente interfértiles, y deberían ser agrupadas taxonómicamente en una especie politípica.

En ornitología (el estudio de las aves) el uso de las especies politípicas ha reducido el número de especies reconocidas de más de 20.000 en 1920 a 9.000 en la actualidad. Esto muestra que los taxonomistas se están haciendo conscientes de la necesidad de una unidad más amplia que la especie. La especie politípica se aproxima quizá lo más estrechamente a lo que los creacionistas consideran como los tipos del Génesis."

Convengamos que vuestra especie "politípica" se caracteriza por señalar a un grupo de miembros cuya forma o diseño no se halla sostenida por fecundación reproductiva normal sino que abarcan a todas aquellas que pueden entrar en algún tipo de hibridación3, con lo cual la forma o diseño resultante del "tipo creado" sería una mezcla o combinación de distintos diseños existentes en la naturaleza. 

Por otra parte, muchas especies en taxonomía se han convertido con el paso de los años en subespecies o simples variedades de una especie al descubrirse o notarse una reproducción normal entre formas que se creían autónomas. Aquellas que se halló cierta relación de fertilidad entrando en el terreno de los híbridos, su separación como especies distintas quedaba confirmada, pues hasta ahora se ha seguido usando el mismo criterio de antaño, donde la facultad de hibridar no sirve para definir la misma especie. 

El asunto de la especie "politípica" a partir de la interfertilidad (palabra inexistente que pareciera señalar a la fertilidad entre especies autónomas) solo produce híbridos, en su mayoría con escasas posibilidades de supervivencia. Los híbridos resultantes son formas distintas que no pueden continuar procreándose. Tenemos muchos ejemplos muy comunes de ello, como lo son las semillas de tomates, maíz, los pollos, gallinas, etc.; cuyas semillas, animales o huevos no sirven para continuar multiplicando su constitución genética alcanzada mediante la hibridación. De fecundarse y producir descendencia ocurre más bien una camino regresivo en donde sus descendientes al atravesar sus respectivas generaciones manifiestan sus rasgos notablemente faltos de uniformidad hasta estabilizarse en una forma relacionada a su origen. La situación más bien estaría señalando el límite de reproducción de las formas participantes, razón por la cual en la naturaleza por lo general no ocurren tales cruces, siendo más bien producidos de exprofeso por el hombre. 

Toda esta experimentación señala con claridad una escala de divergencia reproductiva entre especies de un grupo hasta el límite de su imposibilidad. ¿Puede considerarse a este grupo la "esencia" o "tipo creado"? 

Ello es lo que ustedes señalan con insistencia, pues tales variables nos indican un alejamiento reproductivo de un muy probable origen común. 

Pero, la escala indica movimiento, cambio, mutación. ¿Que imposibilita que los cambios continúen en las especies emparentadas más allá del limite de hibridación tal como ocurre en el mestizaje? De hecho, las leyes que rigen las relaciones entre variedades son idénticas a las que rigen las relaciones entre especies4, hecho que no encajaría si las variedades de una especie o tipo creado se producen de modo distinto a las variaciones existentes entre especies o tipos creados, esto es por señalarlas como aparecidas a partir de un acto creativo, sin duda un hecho distinto al que ustedes asignan a las variedades. Además, y esto es muy importante, el aspecto sexual de la mezcla para la variación no es el único, solo es uno entre otros más importantes y muy diferentes. Ustedes dirán que "un texto de la palabra de Dios", pero está sobradamente claro que aún el límite de hibridación no es absoluto ni todas las variaciones responden a las mezclas sexuales, y tal como lo expresó Darwin al decir que "no se ha probado que la cuantía de variación en el transcurso de los tiempos sea una cantidad limitada"5 sigue más cierta hoy tal expresión al descubrir abundantes datos biológicos de su ocurrencia, inclusive hasta en el registro fósil. En ello se basa el concepto de ancestros comunes del naturalista para explicar el origen de las especies según sus propias líneas de descendencia tal cual se hallan ordenados en la taxonomía creacionista. Y dicho concepto parental incluye a todas las especies de un linaje que en la actualidad se hallan completamente separadas en sentido reproductivo de las otras de su mismo grupo de modo natural, es decir, traspasan su mismo pasaje escriturario. 

En definitiva, ustedes quieren decir lo mismo pero lo confunden. Participan de la divergencia pero niegan sus cambios, en especial aquellos referidos al meollo que los autoconvoca, es decir su sentido sexual, y que a su vez puedan continuar más allá del límite de hibridación hasta constituirse en formas autónomas en sentido reproductivo, símil de vuestro tipo creado que se autorreproduce en el tiempo. 

Y ello es un contrasentido por dos fuertes razones. Primero, si para cada grupo de especies "politípicas" actuales fue creada por Dios la especie tipo o "Esencia", resulta innegable que todas las variantes de dicho grupo se originaron a partir de ese único ancestro, con lo cual las variaciones debieron comenzar no por cruces sino por mutaciones a partir de cada forma creada o "esencia", otorgándole desde el comienzo a la "especie tipo" la capacidad de variar. Ello es porque obligadamente llegó a existir por creación un solo tipo por "esencia" y todas las especies por ustedes llamadas "politípicas" descendieron de ese arquetipo, generándose las claras variaciones sexuales existentes en muchos de vuestros grupos genealógicos, lo cual es un contrasentido, puesto que a la luz de su pasaje escriturario las variaciones no deberían traer aparejado disfunciones en cuanto a las facultades reproductivas entre cualquiera de sus miembros. Segundo, el escaso tiempo asignado por ustedes para estos cambios resultan irrisorios, porque hasta el día actual no se han descubierto formas de vida que en períodos históricos produjeran variaciones al grado de diferenciarse hasta el punto de constituirse en formas de procreación independiente y separada de su forma de origen, ello es al grado de perder la relación reproductiva normal entre ambos para pasar al de relaciones de hibridación, es decir, participar ahora en la posible procreación de resultar factible (o bien casi nulas o hasta imposibles) de formas intermedias de permanencia relativa. Por consiguiente, no solo fracasan en el sentido de querer establecer una clara separación reproductiva sino que contrariamente aceptan las divergencias sexuales adquiridas en espacios de tiempo comprobadamente falsos.

"Si contemplamos el mundo de lo viviente, ¿que hallamos? En todas partes se mantiene la diversidad mediante la existencia de grupos distintos, fácilmente reconocibles: búhos, cocodrilos, rosas, gorilas, gorriones, serpientes, ballenas, y un largo etcétera. <<El papuasio primitivo de los montes de Nueva Guinea reconoce como especies exactamente las mismas unidades naturales que son designadas como especies por los ornitólogos de los museos>>, escribe Mayr.

La ciencia confirma esta percepción de sentido común. Por la paleontología aprendemos que estas discontinuidades entre tipos siempre han existido. Y por la genética aprendemos por qué existen. Lo que hace que un roble sea un roble, y que una calabacera sea una calabacera, es el código genético inscrito en cada organismo. La calabacera se ve limitada a reproducir sólo otras calabaceras por la organización química de sus genes. Puede sólo cruzarse con otras entidades que compartan con ella un fondo (pool) genético común con ella.

La genética no ha descubierto mecanismo alguno para cubrir las discontinuidades entre los tipos que no se cruzan. Cada cambio estudiado en el laboratorio o producido por crianza ha sido irrelevante, cambios dentro del tipo básico. Las rosas pueden criarse selectivamente para conseguir nuevos colores, las ovejas para conseguir una lana más larga, o el maíz para que dé un sabor más dulce -pero siguen siendo rosas, ovejas y maíz."

Sin duda debería ser mucho más sencillo trabajar sobre todos los ejemplares existentes que sobre fósiles descubiertos de épocas diferentes y donde a su vez se desconoce la totalidad de las formas que existieron entonces. No obstante, considerando la persistencia de las formas actuales a las que usted alude, formas a la que paradójicamente admite el concepto intuitivo de especie como figura creada a pesar de sostener argumentaciones contrarias al mismo tiempo, y apelando a más que el simple sentido común carente de información, se halla plenamente confirmado en el registro fósil con datos para cualquiera que los desee analizar que sus períodos de estabilidad son ante el tiempo histórico humano transcurrido prácticamente inmutables. Las miles y miles de especies, e inclusive (aspecto notoriamente clave y muy importante) muchas de sus variedades, han permanecido sin cambios por muchas más generaciones que las naturalmente limitadas por el concepto de creación reciente. Y a ello es precisamente que ustedes aluden al señalar una organización estable de las formas naturales para establecer la creación separada de las mismas, usando el término "discontinuidad". Es como lo expresó el naturalista al decir que "la creencia de que las especies eran producciones inmutables fue casi inevitable mientras se creyó que la historia del mundo era de breve duración;"1 Como humanos nuestra tendencia es rechazar "grandes cambios cuyos grados intermedios no vemos"1 El mismo sentido común al cual apelan para establecer los tipos creados ahora invalida vuestras pretensiones de inmutabilidad en la medida que aparecen nuevos datos y mayor información sobre el tema.

En el fondo las diferencias entre los creacionistas y los "evolucionistas" o ciencia actual respecto al concepto de especie no se diferencia mucho del tipo, ubicándose mejor en el terreno del género científico, tal como lo desarrolló el creacionista Linneo. Sin embargo en el fondo parecen decir que el tipo del Génesis consistiría en cambiar la interpretación de "divergencia" de la evolución por el de "convergencia" creacionista. Ahora bien, aún con su convergencia, ¿porqué no han desarrollado una tabla taxonómica basada en los tipos creados?

"Hasta ahora no se ha elaborado una taxonomía basada en los tipos creados. Y ésta es una importante tarea que llevar a cabo. Es preciso pasar de las claras evidencias de que los tipos realmente existen a definir qué es un tipo, para demarcarlos en la naturaleza y luego erigir un sistema de clasificación basado en los tipos creados. Sólo entonces podremos pasar en el campo de la taxonomía del primer paso de una crítica a la evolución a fundamentar de manera positiva esta disciplina desde una perspectiva creacionista."

Aunque todavía no la han elaborado, muchos creacionistas han sugerido que los tipos creados quizá sean apenas unos centenares. ¿Puede ser esa la verdadera razón? En otras palabras, la tendencia creacionista, más que la de desear establecer las muy tan claras 'unidades discretas' o tipos creados, buscan continuar convergiendo a cifras muy reducidas de los mismos, estableciendo un claro paralelismo con la evolución de las especies, pero sin llegar nunca a comprometer sus dichos. ¿Mimetismo?...¿Con qué finalidad? 

Particularmente, a partir de su propio enmarañado sistema, les agrada arribar a ciertas situaciones de incertidumbre, pues es en ese momento cuando se deleitan en decir que los científicos se hallan en la misma problemática para identificar y demostrar con documentos fósiles las líneas evolutivas, por lo cual ellos también tienen fe, creen, no están seguros pero aseguran, es decir, igual que ustedes, pero solo aparentemente claro. En otras palabras, discuten algo que en el fondo no está sujeto a discusión, arman toda una parafernalia de razonamientos paralelos y al mismo tiempo con conclusiones opuestas a fin de impugnar lo que no les conviene para imponer aquello que les conviene, originando de esa manera una confusión al punto que logran mediante sofismo imponer en mentes poco capaces sus conclusiones religiosas como correctas.

Sin duda ello es debido a otro tema que los creyentes necesitan establecer como auténtico. Tiene que ver con su propio fundamento religioso. Se relaciona con el tiempo de existencia de la vida y el diluvio universal, donde aparecen Adán y Eva, la caída y expulsión del Paraíso, Noé y su arca, enorme embarcación o superbalsa cerrada donde supuestamente fueron preservados todos los "tipos creados" y por ende, no cada especie científica. Las especies científicas han existido por cientos de miles de años y han descendido de otras especies extintas semejantes que también vivieron durante cientos de miles de años, y el ser humano con capacidad para construir herramientas y usar el fuego viene existiendo por casi medio millón de años. Esto es anatema bíblico por más que lo oculten, se hagan los distraídos o lo nieguen. El tema del Diluvio Universal es parte fundamental de las Escrituras, y aunque muchas religiones lo han diluido ante mentes poco capaces y profanas, cualquier investigador imparcial comprende que negando su autenticidad histórica, al igual que la enorme cantidad de años de existencia humana en la que aparece una clara modificación morfológica de la misma, hechos inevitables sobre la base del conocimiento bien encaminado respecto al origen de las especies, termina negando el cristianismo, el pecado original, la muerte en la cruz y la esperanza de salvación, con lo cual cualquier estructura religiosa judía o cristiana no es otra cosa que una mera agrupación cuya importancia en esencia no superaría a la de un club de golf o de aeromodelismo, pero con el agravante muy serio de formar parte de una larga tradición y cultura humana de diversos pueblos y naciones en la cual muchos han dado su propia vida por tales ideales. Por eso, ello me lleva afirmar categóricamente que nunca conformarán tabla alguna. 

En mi opinión, ustedes se hallan confundidos y transmiten su confusión al resto que en muchas ocasiones se dirigen a personas como ustedes para recibir algún tipo de clarificación. Sus ideas se diferencian sustancialmente de la evolución (además de la participación de un Creador) por el asunto del tiempo. Necesariamente tienen que negar el enorme lapso de tiempo de la existencia de la vida, y como consecuencia se ven obligados a contradecir las conclusiones de Darwin aunque en el fondo son prácticamente idénticas. ¿Que los lleva a converger hacia el pasado, un pasado muy reciente, en vez de ramificarse desde el pasado, un pasado menos reciente, hacia el presente?... 

En mi opinión, vuestra finalidad, casi obligada por vuestro mismo honor y reputación, consiste en perpetuar las creencias e instituciones religiosas por encima del raciocinio imparcial, conservando con ello todas las confusiones religiosas y luchas estériles.

En sus días Darwin dijo que muchos doctos de orientación creacionista  "admiten que una multitud de formas-que hasta hace poco ellos mismos creían que eran creaciones especiales, que son consideradas todavía así por la mayoría de los naturalistas, y que, por consiguiente, tienen todos los rasgos característicos externos de verdaderas especies-, admiten, digo, que éstas se han producido por variación, pero se niegan a hacer extensiva la misma opinión a otras formas poco diferentes. No pretenden, sin embargo, precisar, ni siquiera conjeturar, cuáles son las formas orgánicas creadas y cuales son las producidas por leyes secundarias. Admiten la variación como una vera causa, en un caso, y arbitrariamente la rechazan en otro, sin señalar distinción alguna en los dos casos."1

Es interesante que Darwin mencionó que "Llegará el día en que esto se cite como un ejemplo curioso de la ceguera de las opiniones preconcebidas."1 ¿Ha llegado el día?... Han pasado más de 150 años, y a pesar de ser citado, vemos que esta obstinación todavía continúa, y tal parece, continuará siendo enarbolada por miles de estudiosos creyentes sin ánimo alguno de apelar al raciocinio juicioso e inteligente. 

Vuestra ingenua respuesta sigue resonando: "Hasta ahora no se ha elaborado una taxonomía basada en los tipos creados." Y agrego, jamás lo harán, porque la misma realidad descubierta en la naturaleza se los impide.

Cualquiera que desee participar teniendo algo perspicaz y honrado que decir está libre para continuar.

 

Referencias:

1 El origen de las especies, capítulo XV, página 473, editorial Edaf.

2 El origen de las especies, capítulo XV, página 463, editorial Edaf.

3 Los híbridos originados de manera natural ocupan un sector importante en la manifestación de la variedad genética. También se los puede

   crear artificialmente apareando células sexuales de organismos diferentes. Las posibilidades de cualquier híbrido para ser viable está

   relacionado de manera directamente proporcional a cuanto mayor similitud exista entre los diferentes progenitores.

  Con frecuencia la relación de los híbridos en la naturaleza son responsables de la diversificación de las especies. Normalmente las especies se

   hallan protegidas de la hibridación por diferentes mecanismos que las mantienen separadas, como montañas o épocas de reproducción o

   formas de cortejo distintos. En circunstancias cuando estos mecanismos se debilitan permitiendo el entrecruzamiento entre especies, el número

   de combinaciones genéticas diferentes se eleva, y con ello la posibilidad de que un híbrido fértil se instituya como una nueva especie. (Fuente:

  Biología evolutiva)

4 El origen de las especies, capítulo XV, página 467, editorial Edaf.

5 El origen de las especies, capítulo XV, página 472, editorial Edaf.

6 Génesis 1:11,12; 20,21; 24,25; 6:17-23.

7 El origen de las especies, capítulo XV, Recapitulación y conclusión, páginas 477,  editorial Edaf.

 

 

Otros temas relacionados:

 

Si el ojo es la mejor prueba de evidencia de un diseñador y creador, aparentemente imposible de conciliarlo como producto de cambios celulares orgánicos ajenos a la participación directa de un ser inteligente sobrehumano, ¿porqué motivo recurren los creyentes al fraude y la manipulación al cuestionar a Darwin para acreditar a ese Creador?

Léelo en http://elvelo.tripod.com.ar/ojoevol.htm

 

Los creacionistas perdieron el juicio en Litle Rock, al ser expuesta su moción de enseñar la creación en las escuelas públicas de Norteamérica ante las evidencias científicas que supuestamente defienden como absurdas. ¿Pueden los creyentes en la Biblia, a la cual consideran como la inmutable Palabra de Dios, demostrar ser imparciales y cuerdos o más bien resultan unos incompetentes ante su propia fe?

Léelo en http://elvelo.tripod.com.ar/dcreatv.htm

 

El enredo creacionista en su insistencia por querer demostrar la creación de los géneros básicos los convierte en farsantes mientras mantienen confundidos y tranquilizados a millones de creyentes.

Léelo en http://elvelo.tripod.com.ar/segsgen.htm

 

¿Cuál es la necesidad de manipular la prehistoria con argumentos falaces si la Biblia cuenta la verdad?

Léelo en http://elvelo.tripod.com.ar/mnplnphistr.htm

 

Si las cebras son variedades descendientes de un tipo creado que incluyen a los caballos y los asnos, señalado como un arquetipo de la familia de los Equidos, ¿porqué motivo cuando enseñan creación criticando la evolución o descendencia con modificación las presentan como criaturas diseñadas independientemente por Dios? ¿Porqué necesitan apelar al sentido común profano para acreditar sus creencias asociadas con el amor de Dios y su Verdad?

Léelo en: http://elvelo.tripod.com.ar/raycebr.htm

 

Principales citas del libro El Origen de las Especies relacionadas con el desarrollo y las evidencias sobre la formación natural de las especies a partir de ancestros comunes, hecho que los creacionistas discuten cuando en el fondo creen exactamente lo mismo, señalando con dicha paradoja un claro recurso sofista. 

Léelo en: http://elvelo.tripod.com.ar/dsrrllevolucionsm.htm  

 

Para conocer más temas relacionados puedes visitar la página central elvelo o el apartado ciencia&religión del sitio.

 

2004

305