Make your own free website on Tripod.com

                      

La ciencia, el creacionismo y los Testigos de Jehová

El debate entre el Génesis y la ciencia ya viene de larga data. Millones de personas se han trabado en polémicas y acaloradas discusiones a favor y en contra de cada parte. Lo que voy a tratar a continuación no es la defensa de una parte en contra de la otra. El propósito de este artículo consiste en develar al público las maneras en que se incurre en maniobras impropias al trasmitir información con el propósito de defender creencias religiosas.

Los fundamentalistas bíblicos se han destacado en ello bajo el pretexto de hacerlo para el bien de la sociedad. Pero en realidad considero que no puede existir algún bien cuando se recurre a la manipulación, al engaño sutil o el fraude. Los Testigos de Jehová, por ejemplo, se destacan por atraer la atención de ser los más honestos, imparciales y razonadores en defensa de la Biblia. ¿Podemos confiar en sus conclusiones o deberemos aprender a leer entre líneas? Los invito a descubrirlo.

El problema arranca de la siguiente manera. En la década de los 80 la organización de los T. J. sacó un artículo, publicado en la revista ¡Despertad! del 22 de Julio de año 1983, en donde mostraba los resultados de un juicio ocurrido en Little Rock, E.U.A. relacionado con el fracaso que tuvieron los creacionistas al pretender imponer la enseñanza obligatoria del 'creacionismo científico' en las escuelas públicas con el propósito de defender el relato de la Biblia frente a la enseñanza de la evolución. 

Evidentemente, este suceso era muy apropiado que la organización le dedicara atención, porque en apariencia parecía que la Biblia fracasaba frente a la ciencia. De allí que en el artículo “El creacionismo...¿es científico?” abordó este tema y demostró que los creacionistas no tenían base real para sustentar sus ideas. Entre los aspectos mencionados se citaron varias evidencias, entre ellas las presentadas por la ciencia tales como el tiempo que tardan en acumularse los sedimentos oceánicos, el tiempo de edificación y desgaste de las montañas, los cuales se miden en millones de años, y el tiempo para que los continentes se separen y formen nuevos océanos, los cuales demoran centenares de millones de años. 

Veamos como abordaron este tema para llevar tranquilidad a sus rebaños. En la página 14 bajo el título "El creacionismo...¿es científico? seguido del subtítulo "Expuestas las faltas del creacionismo" dice lo siguiente:

"Este aspecto de la tesis de los creacionistas, ligado a su doctrina de creación reciente, fue lo que se puso de relieve durante el proceso y en las noticias relacionadas con éste. La doctrina de los creacionistas, de que la Tierra y hasta el universo datan desde menos de 10.000 años atrás, contradice todos los hallazgos de la ciencia moderna. Ellos están tan desfasados que se atraen la burla de los científicos.

Los geólogos pueden señalar a sus medidas de procesos geológicos que se extienden a mucho más allá de ese estrecho límite de tiempo. Los sedimentos oceánicos se han acumulado durante más de 10.000 años.  El tiempo de edificación y desgaste de las montañas se mide en millones de años. Se requieren centenares de millones de años para que los continentes se separen y formen océanos. El que se diga que todo esto data desde hace solo 10.000 años es simplemente absurdo a la vista de los geólogos."

Tal como lo expresa claramente el artículo, el conocimiento científico de entonces como el actual hace que las ideas de los creacionistas en donde aluden a que todo ocurrió hace solo unos pocos miles de años fuera absurdo. El que los creacionistas afirmaran que de acuerdo a la Biblia la creación no solo de la tierra sino de todas las formas de vida principió hace unos 10.000 años y que todos los estratos geológicos fueron producidos por el diluvio universal, no hizo más que la justicia los declarara incompetentes para enseñar la creación según la Biblia en las escuelas.

Ante este descalabro, la revista preguntó:

“¿Desacredita a la Biblia esta derrota legal del creacionismo científico, como se conoce a este movimiento? ¿Se hallan en la palabra de Dios las doctrinas de una creación reciente y un origen diluvial para los estratos geológicos?

Respondiendo a estas preguntas, apropiadamente el artículo no solo explica parte del desarrollo científico que permite ver con detalles como nunca antes vistos el desarrollo de la tierra y de la vida en ella, sino que explica claramente que la Biblia 'no indica cuanto duraron cada uno de los días creativos de Génesis'. Por eso correctamente declara:

“El siguiente punto que se debe notar es que la palabra “día” se usa en muchos diferentes sentidos en la Biblia. No siempre significa un período de 24 horas. A veces solo quiere decir las horas durante las cuales se ve la luz del día, es decir, más o menos 12 horas. A veces se refiere a un año. En otras ocasiones representa los años durante cierta generación. En varias referencias un día equivale a 1.000 años, y en otras hasta más que eso. Sin duda los días que se mencionan en el capítulo 1 de Génesis duraron mucho más. Pero la Biblia no dice cuánto duraron.”

“...todo el argumento que se presentó en el juicio de Little Rock en cuanto a lo reciente de la creación, y la atención que este punto recibió en los medios publicitarios, fueron completamente ajenos a la cuestión de si el hombre fue creado o si evolucionó. El tiempo que se requirió para la creación no es lo mismo que el hecho de que hubo creación. Estos dos puntos no debieron haberse confundido.”

Como podrá notarse hasta ahora, en defensa de la Biblia los T. J. dan a entender que no se debe interpretar de manera literal el primer capítulo del Génesis cuando alude a la palabra "día", señalando que el término bíblico es como un código indescifrable, razón por la cual arriban a la conclusión de que "la Biblia no dice cuánto duraron" cada uno de esos días. No obstante ello, acepta que los días creativos debieron durar "sin duda" mucho más que los distintos tiempos referidos en el párrafo. 

Ahora bien, dado que la cantidad de tiempo no se halla definida en el libro del Génesis, el término "sin duda" indica que podría ser develado en cierta medida en función de los descubrimientos científicos. Al observar detenidamente los distintos descubrimientos de la ciencia en el campo de la cronología geobiológica se puede vislumbrar con gran detalle una existencia de la vida en millones de años. 

Sin embargo, en el mismo artículo de la revista y en plena contradicción con la afirmación realizada al mencionar que "la Biblia no dice cuánto duraron" esos días creativos, en la página 19 en una nota aclaratoria al pie muestra que los días creativos duraron 7.000 años cada uno. 

 “Días creativos del capítulo 1 de Génesis: “un día primero”, “un día segundo”, y así sucesivamente, de 7.000 años cada uno.”

¿Cómo es posible semejante contradicción? Pues bien, la creencia sobre la duración de los días creativos de 7.000 años cada uno forma parte de una enseñanza de muchos años de los Testigos de Jehová. Frente a la apertura científica que generan al publicar un tema para defender la Biblia del creacionismo científico se ven obligados a colocar al mismo tiempo una barrera para impedir la confusión que originaria esa misma información en relación a otros temas de índole teológica establecidas como "basadas en la Biblia" en la mente de todos los devotos. De allí que los Testigos sigan creyendo ambas cosas al mismo tiempo pero sin entender el asunto en realidad. 

¿De dónde surgen los 7.000 años para cada día creativo? Un artículo de la revista “La Atalaya” del 1/1/1987 en “Pregunta de los lectores” muestra de dónde se extrae este espacio de tiempo.

"...un estudio del cumplimiento de la profecía bíblica y del lugar que ocupamos en el transcurso del tiempo da fuerte indicación de que cada uno de los ‘días creativos’ (Génesis, capítulo 1) es de 7.000 años. Se entiende que el reinado de Cristo de mil años traerá a su fin el ‘día de descanso’ de Jehová de 7.000 años de duración, es decir, el último ‘día’ de la semana creativa. (Revelación 20:6; Génesis 2:2, 3.) Con este razonamiento como base, la entera semana creativa sería de 49.000 años."

¿De dónde obtienen licencia entonces para semejante cifra? De un estudio de las profecías de la Biblia que produce una fuerte indicación para considerar que cada día creativo duró 7.000 años, con lo que la entera semana creativa de Dios sería y no "es"-como afirma categóricamente-de 49.000 años. En otras palabras, no tiene base bíblica concreta lo que enseñan, no obstante desean hacer creer que la tiene. ¿Porqué? Existen varias razones para ello. Pero, hasta el momento, este sencillo ejemplo sirve para exponer una realidad indiscutible. Enseñar que los 7.000 años corresponden a la duración de cada "día" creativo no tiene base bíblica, solo es una especulación sin fundamento. En ese sentido ya estarían incurriendo en manipulación.

¿Porqué se ocuparían en asegurar una especulación con pasajes bíblicos exponiéndose de tal forma? ¿Cuál es la necesidad de insistir en dicha cifra? Debido a su relación con las profecías bíblicas relacionadas con el advenimiento del reino de 1.000 años de Jesucristo que según ellos regiría en muy poco tiempo el planeta, enseñadas a partir de sus interpretaciones elaboradas en un contexto de un supuesto orden cronológico perfecto dispuesto por Dios.  

No obstante, y lo más grave de todo, lo que parecen no darse cuenta los que publican estos artículos es que al afirmar dicho espacio de tiempo para los días creativos se sitúan prácticamente en el mismo plano de los obtusos creacionistas a los cuales desacreditan como falsos maestros de la Biblia. Si consideramos que los días creativos fueron de esa duración  y como las criaturas marinas comenzaron a existir durante el ‘quinto día’ según la Biblia, llegamos a la conclusión que de acuerdo a este criterio numérico la vida animal marina debió comenzar hace unos 20.000 años, y la terrestre, en la cual están incluidos los protomamíferos y dinosaurios, hace unos 13.000 años. En vista de ello, ¿no estaría fuera de foco también esta otra afirmación sobre el transcurso del tiempo cuando en Little Rock los creacionistas quedaron ridiculizados por un espacio de tiempo de la mitad del mencionado? El artículo expone en la página 13 claramente la cifra por la cual cayeron en ridículo:

 “la palabra “reciente” significa quizás 6.000 años atrás, o, en todo caso, no más de 10.000 años.”

Evidentemente, si los creacionistas son considerados maestros que desacreditan la verdad de la Biblia al insistir en un comienzo de la vida "en todo caso , no más de 10.000 años", los Testigos de Jehová no se diferencian frente al entendimiento científico con afirmar que comenzó hace 34.000 años. Ambos, tanto Adventistas como Testigos de Jehová, están a favor de un comienzo temprano de la existencia de la vida en la tierra. Sus diferencias son mínimas, digamos insignificantes, comparadas a las comprobadas por la ciencia que pretenden utilizar como respaldo para justificar, nada menos que su defensa de la Biblia como Palabra de Dios. 

¿Se depositaron acaso las capas geológicas con restos de vida formando luego con el tiempo las montañas en apenas unos 24.000 años?  ¿Cuántos se han percatado del conflicto expuesto en un solo artículo? A juzgar por la información expuesta y la manera de tratarlo, revela claramente que los redactores saben del conflicto. Los que no se dan cuenta son los creyentes Testigos y posibles futuros prosélitos a los cuales van dirigidos esos argumentos. Debido a que en su mayoría desconocen el tema geológico y biológico, sencillamente depositan su confianza en sus líderes espirituales creyendo que publican artículos con argumentos honrados y probos. Por eso, mientras el artículo de la ¡Despertad! se concentra en los errores del creacionismo con el pretexto de demostrar la veracidad de la Biblia, no se explaya del mismo modo sobre su afirmación cuando aseguran contrariamente que cada día duró 7.000 años. En vez de eso, en el mismo artículo reiteran claramente que:

"Después de establecer el punto fundamental de que el texto de la Biblia no está en conflicto con las teorías científicas en cuanto a la edad del universo, también podemos dejar a criterio abierto la edad y el origen de los estratos geológicos.

Es sabido que los creacionistas también incorporan una creación reciente del universo. Es cierto que la Biblia no dice hace cuánto tiempo fue creado el mismo ni tampoco la tierra como planeta, por lo que no entraría en conflicto con los resultados de los descubrimientos alcanzados por la ciencia. Pero ¿que hay sobre "la edad y el origen de los estratos geológicos"? ¿Entraría en conflicto con las enseñanzas religiosas de los T.J.?... 

Si se puede dejar a criterio abierto la edad de los estratos con registros de vida, entonces, ¿porqué motivo se afirma que no superan los 34.000 años? El "criterio abierto" al cual alude obviamente es el que de manera científica es posible deducir y no el que interpretativamente se pueda suponer a partir de la lectura de la Biblia. Y mucho menos si de dicha lectura y estudio se afirma un espacio de tiempo apenas un poco mayor que el afirmado por los creacionistas, cayendo igualmente junto con ellos en el mismo problema por el cual el juicio se perdió. Por ejemplo, el artículo en unos de sus párrafos razona de la siguiente manera:

"A propósito de dinosaurios, ¿qué lugar ocupan éstos en el esquema de los creacionistas? Según ellos, los seres humanos, los dinosaurios y toda otra clase de animal, extinto o existente, vivieron en la Tierra al mismo tiempo antes del Diluvio. Todos juntos fueron barridos en una gran mezcla por las aguas del Diluvio.

¿Cómo, entonces, explican la sucesión ordenada de fósiles que hay en las rocas sedimentarias, comenzando con formas sencillas de vida en los estratos inferiores y siguiendo a criaturas cada vez más diversas y complejas en los estratos superiores? Solo pueden ofrecer una serie de teorías inverosímiles y contradictorias respecto a cómo se habría podido entresacar a todas las clases de plantas y animales de entre la mezcla de cadáveres y colocarlas en capas separadas."

Como podrá notarse ellos mismos entienden que las capas sedimentarias de la corteza terrestre encierran fósiles que muestran una "sucesión ordenada" en el tiempo geológico, y ese tiempo geológico se halla relacionado con el tiempo que tardaron en depositarse, luego en formarse el paisaje y las montañas, cómo así también están los tiempos que tardaron en formarse los mares y separarse luego los continentes, un aspecto que la misma publicación reconoce que tardaron millones de años. Todo ello indica con suficiente precisión que las distintas formas de vida prehistóricas, como los dinosaurios cuyos restos fósiles fueron descubiertos en tales capas geológicas, vivieron y murieron hace millones de años. Ante semejante evidencia presentada como argumento que descalifica una creación reciente de la vida en la tierra, ¿cómo es posible entonces que insistan en un período tan corto de tiempo para la aparición de la vida?

Lo que permite una aparente serenidad en la mente de muchos líderes de congregación más capacitados para entender y que es trasladado al resto de los fieles bajo su tutela, es que el artículo parece decir que se puede aceptar que existió un espacio de tiempo de miles de millones de años sin vida en la tierra, pero, de solo unos pocos miles del comienzo de la misma. 

Sin embargo, esta manera de pensar es un error, porque las edades geológicas de los estratos sedimentarios aludidos, la formación de los océanos y de las montañas que derrumbaron los conceptos creacionistas están íntimamente relacionados con los distintos restos de vida encontrados allí. Cualquiera que conozca algo sobre el tema podrá captarlo fácilmente. Afirmar que los animales terrestres comenzaron a existir hace solo unos 13.000 años (sexto día), sigue siendo tan absurdo como los 6.000 años de los Adventistas. A partir de mediados del siglo XX se han descubierto muchas evidencias que corroboran lo que con bastante aproximación se suponía ya desde el siglo pasado: que la vida en la tierra tiene millones de años de existencia.

Pero ante este resultado lógico de los descubrimientos científicos la organización de los T.J. tiene en su haber argumentos totalmente diferentes que los utilizan para diluirlos e impugnarlos como incorrectos cuando necesita apuntalar sus propias enseñanzas caprichosas también sacadas de la Biblia. Por ejemplo, en un libro titulado "Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa" editado en 1990 afirma lo siguiente:

"La Tierra ha experimentado muchos cambios y cataclismos (como el Diluvio mundial del tiempo de Noé) que han alterado mucho los estratos rocosos y los yacimientos fosilíferos y esto hace que cualesquiera declaraciones científicas sobre fechas anteriores al Diluvio sean sumamente conjeturales*."

* G 22/09/86 pág. 17-27 y G 22/07/72 pág. 5-20

¿Cómo es posible que la misma organización reconozca una sucesión "ordenada" de los fósiles en las capas geológicas en su postura frente a los creacionistas en el artículo de la ¡Despertad! del año 1983 y luego, como si nada, reafirma en el año 1990 en otra publicación cuando debe atacar los métodos de posicionamiento cronológico realizado por la ciencia que todos los estratos rocosos y yacimientos fosilíferos se han "alterado" tanto que resultan inadecuados para que la ciencia pueda utilizarlos con la finalidad de determinar con cierta aproximación la edad de los mismos? ¿Cómo es posible que las evidencias científicas referidas al campo geológico resulten lógicas y aceptables en un caso pero equivocadas en el otro? Si son útiles y apropiadas para demostrar que los Adventistas están errados en sus enseñanzas de la Biblia, ¿cómo es que ahora esos mismos argumentos resultan inapropiados para cuestionar sus propias enseñanzas sacadas de la Biblia? 

Ante esta situación pregunto: ¿es posible afirmar que tal conducta responda a una motivación sincera y honesta y que su investigación fuera seria y proba? De otro modo deberíamos preguntarnos si es confiable la Biblia o de su lectura se pude inducir a creer en ideas y conceptos erróneos. Por lo pronto queda bien claro que la organización no es coherente. Pero lo más grave se halla cuando la incoherencia no es producto de incompetencia o errores humanos, sino deliberados. Es imposible afirmar que la organización obra de buena fe en lo que dice cuando se niega a aceptar el señalamiento en sus caprichosas posturas. Por más que les escriban las personas más inteligentes y capaces del mundo ella no se moverá ni un ápice de todos sus artículos publicados. A ellos se remite invariablemente como conclusión final a todo asunto.

En consecuencia, el que ésta organización religiosa manifieste esta ambigüedad es claramente una manipulación ideológica. ¿Creen acaso que la Biblia miente? Si obviamente no creen que la ciencia la compromete, ¿porqué motivo tienen la necesidad de afirmar en un lado lo que en otro niegan? ¿Que necesidad tienen de diluir los conceptos científicos que tan bien le sirven para demostrar la insensatez del bando religioso contrario? ¿Acaso ajustan el canto según el oído de los que escuchan? ¿Tienen temor de que las "débiles y delicadas ovejitas" interpreten mal y sean "llevadas de aquí para allá" con los vientos de la enseñanza evolucionista? Si la bondad, honestidad y rectitud existen, esa verdad no tiene necesidad de ocultarse de nada con sofismos a menos que fuera fraudulenta.

Cuando presenté no hace mucho este tema ante una persona referida como "anciano calificado" de los T. J., me dijo que la organización no obligaba a nadie a creer en los 7.000 años, que cualquier Testigo si prefería creer en la existencia de la vida en millones de años era simplemente un asunto personal, pues todo se aclararía, según él, más adelante cuando el conocimiento se hiciera mayor. Obviamente no entendía que ese conocimiento "mayor" ya estaba presente, siendo de hecho utilizado por la misma organización desde hacía varios años, como en el caso presentado para tratar de aparecer diferenciada a los Adventistas. Cuando le pregunté si sería aceptada una persona en la organización religiosa que desde la plataforma o en reuniones sociales enseñara a la congregación que la aparición de la vida en la tierra no puede tener 34.000 años como publican en su literatura sino que podría tener quizás millones de años, rotundamente me aseguró que eso no sería permitido. Y no solo eso, pues si esa persona siguiera insistiendo en tal postura frente a la congregación podría hasta ser expulsada por "perturbar la paz" de la misma. Obviamente que mucho menos podría siquiera ser publicado tal parecer en la literatura que distribuyen. Entonces, ¿para qué menciona una libertad de elección cuando en realidad no existe ninguna? ¿A quién quiere engañar?

En definitiva, los Testigos de Jehová que aparentan colocarse en una vereda diferente a los creacionistas en lo relacionado al tiempo de la creación, se hallan en realidad en el mismo lugar. Si los creacionistas fracasaron en este aspecto ante la ley para enseñar la creación en las escuelas, también los Testigos de Jehová se hallan en el mismo fracaso juzgados por sus propias sentencias para enseñar de la Biblia como la palabra de verdad de Dios. Pueden diferir sus teorías del cómo, pero del cuándo son, frente a la ciencia y por ende ante el tribunal que llegó al veredicto de Litle Rock, prácticamente idénticas. Es como ellos mismos afirman: 

"El que se diga que todo esto data desde hace solo 10.000 años es simplemente absurdo a la vista de los geólogos." 

Esta expresión equivale lo mismo a decir:

"El que se diga que todo esto data desde hace solo entre 10.000 a 34.000 años es simplemente absurdo a la vista de los geólogos."

No existe una diferencia importante al respecto frente a los geólogos. Si no lo sabe, pregúnteles. Ellos mismos al referirse a los creacionistas señalan a su "doctrina de creación reciente". ¿No es "reciente" la suya también acaso? ¿En qué se diferencian entonces? ¿En 24.000 años? ¿En que sentido deja de ser "reciente" entonces frente a los descubrimientos científicos mencionados por la misma publicación? Así, ambos son absurdos. Finalizando, amigo lector, sea inteligente y compruebe las evidencias, no crea, sepa.

Aunque pudiera haberme remitido a los diferentes temas científicos por separado, me he basado en lo que la misma organización religiosa escribe sobre ellos. Mientras se apoya en algunos de los descubrimientos científicos para desacreditar a los creacionistas y así dar a entender ante los demás que defienden la Biblia como un libro que armoniza con la ciencia verdadera, en otros artículos diluyen los mismos conceptos científicos para poder acreditar ahora las diferentes doctrinas propias tomadas de la Biblia que deben defender debido a hallarse descolocados frente a la ciencia. Inclusive hasta lo efectúan en un mismo artículo como el mostrado. Y todo ello negando que se contradicen de manera alguna. Si esto no es sofismo entonces mi querido amigo lector no existe cordura a la cual atenerse. 

El aspecto más grave ante los creyentes en la Biblia como "Palabra de Dios" es que la misma, gracias a las acciones de todos estos fervorosos defensores, ha caído en un descrédito absoluto.

E. Komar, Mayo 2000.- 

Para consultas o críticas sobre el tema pueden dirigir su correspondencia a: edgardokomar@yahoo.com.ar

Volver a página principal.

Otros temas relacionados:

Las especies, dicen los creyentes en la Biblia, no fueron creadas, sino que fueron creados los arquetipos en la forma de "géneros básicos" a partir de los cuales descendieron todas las especies conocidas según sus familias. No obstante, este concepto desarrollado por naturalistas creyentes del siglo XIX forzados por los nuevos descubrimientos, los cuales dieron origen al concepto de la evolución, desemboca en un callejón sin salida, revelando una confusión doctrinaria para defender la "veracidad" de la Biblia. Pica en "según su género"

El diluvio de Noe es el cuello de botella que destroza definitivamente el concepto de los arquetipos. Esto hace que dicho relato, presentado como historia fidedigna por el sello de la inspiración divina o "Palabra de Dios", no sea otra cosa que una novela de ciencia ficción antigua. Pica en "El diluvio de Noé"

Existen organizaciones religiosas donde individuos se prestan a toda clase de devaneos insensatos para confundir a las personas comunes, pero su especialidad va dirigida de modo principal a gente educada de nivel secundario y terciario. Pica en "Engaños estructurados"

Más temas dirígete al apartado Ciencia&Religión de este sitio.