Make your own free website on Tripod.com

El pecado original y 

La cuestión universal

 

Sin duda una de las dificultades religiosas más notables consiste en explicar las razones de la existencia del mal. Se han desarrollado toda clase de argumentos teológicos, interpretaciones bíblicas y posiciones filosóficas al respecto, pero hasta el momento ninguna ha podido satisfacer plenamente el intelecto humano. Hasta los niños preguntan: "Si Adán y Eva fueron perfectos, ¿porqué pecaron? ¿Y porqué nos afecta a nosotros lo que ellos hicieron?" Otras preguntas relacionadas con el tema son: "¿porqué Dios creó al diablo?", y aunque se les explique que de acuerdo a la Biblia esa criatura se hizo a sí misma un diablo, suelen preguntar: "¿y porqué Dios le permite engañar y hacer el mal a la gente?" Demás está decir que no hay respuesta que les satisfaga.

 

Pero distintas personas mayores parecen haber encontrado "su" respuesta al conflictivo problema según las han diseminado distintas corrientes religiosas. Llama la atención que ninguna de esas respuestas son coherentes, algunas completamente absurdas y otras no son otra cosa que inútiles devaneos. Pero los devotos parecen hallarse sosegados con tales posiciones.

 

Pasaré a analizar una de ellas, publicada por los testigos de Jehová, punto de vista que suelen compartir otras religiones.  En el libro "Razonamiento..." en la página 282 bajo el tema "Pecado" trata de explicar mediante un ejercicio argumentativo porqué una criatura perfecta (Adán y Eva) podían cometer pecado. Este desarrollo es producto de la necesidad religiosa de justificar la muerte humana en un contexto que libere a Dios como responsable de la misma para permitir la incorporación de la promesa de su liberación futura.

 

Usan para ello el clásico ejemplo del robot. El propósito es insistir que un robot solo puede hacer aquello para lo cual fue programado, y no posee voluntad propia para hacer otra cosa. Si una máquina fue diseñada y programada para soldar partes en una cadena de producción, no puede por su cuenta decidir dedicarse a servir café, por ejemplo. Con ello en mente pasan a señalar que el ser humano, como criatura creada por Dios a diferencia de un robot, es libre para decidir lo que quiere hacer. Sin embargo, manipulando el significado básico de la libertad humana, el cual posee una clase de programación mucho más avanzada que un robot fabricado por el hombre, pasan a señalar que si el hombre no pudiera pecar contra Dios equivaldría a ser un robot, un ser que no puede hacer otra cosa que el bien. Para describir dicha situación manifiestan que no tendría "alternativa", dejando por ello de ser libre.

 

Pero, ¿para qué desearía un ser humano inteligente y libre tener la "alternativa" de escoger lo malo o tomar malas decisiones a propósito? Ellos razonan que es para que cada criatura tenga "el privilegio" de escoger deliberadamente obedecer a Dios, obteniendo de esa manera la satisfacción personal y el prestigio por tal derrotero. De ese modo cada criatura podría hacer lo correcto (obedeciendo a Dios) porque desea hacerlo y no porque al carecer de "alternativa" solo puede indefectiblemente obedecer. Además de ser un razonamiento infantil resulta torpe porque sin querer instala el concepto de la necesidad del mal para la existencia de la libertad.

 

Al levantar la pregunta: "¿qué significa más para usted, que alguien haga algo para usted porque por fuerza tenga que hacerlo, o porque quisiera hacerlo?", sin darse cuenta están haciendo una pregunta ignorante o necia. Veamos. ¿Porqué querrá alguien hacer algo por usted? Algunos responden:"porque lo ama". ¡Ah!, muy bien..., pero, ¿porqué lo ama? ¿Simplemente porque quiere o existen motivos para ello? Lo cierto es que hay personas que hacen cosas para otros no porque los amen sino por obligación o necesidad, pues no tienen otra alternativa que enfrentar multas o dificultades de no hacerlo. Por ejemplo las personas trabajan para otros, pero lo hacen por el sueldo y no por amor. Los obreros no son felices de ser obreros, solo se resignan porque sencillamente no pueden ocupar otra posición. Si usted obedece las leyes de tránsito eso no significa que necesariamente lo haga por amor a otros, sino que normalmente lo hace para evitar que lo multen. Es decir, por  la "fuerza". Por otro lado, si alguien hace algo porque ama, lo motivan sentimientos de afecto que hacen merecer su acción al objeto de la misma. Le gusta y disfruta lo que hace, porque no lo hace obligado. En tales casos se halla plenamente libre, totalmente fuera de toda cohesión, presión o mandato u obligación alguna. Por ejemplo, a un amigo uno puede acompañarlo a hacer cosas que a él le agradan aunque a uno poco le importaran, pero con tal de ver feliz uno a su amigo disfruta lo que hace con él. O hasta puede regalarle dinero, pero no lo haría con un compañero de trabajo aunque se llevara muy bien con él. Si fuera un superior y como persona muy querida, es probable que uno obedeciera placenteramente en agradecimiento por su despliegue de bondad, y no sencillamente porque fuera superior. En la correspondencia de las relaciones humanas siempre existen razones por las cuales mutuamente los involucrados se manifiesten afecto y no sencillamente porque si o por obligación jerárquica. En consecuencia, las diferenciaciones existentes tienen sus motivos para cada caso en particular.

 

Debemos recordar que religiosamente, de acuerdo con la Biblia, se considera que Adán y Eva fueron además de hijos directos de Dios, humanos perfectos . ¿Que se quiere decir con esa palabra, perfectos? Sencillamente que todavía no habían hecho nada malo. Pecar significa errar, fallar, y cualquiera que no falle en mente y cuerpo es considerado "perfecto" desde el punto de vista religioso. Se suele explicar que la inclinación "natural" de un ser de ese tipo es hacia el bien, aunque puede hacer lo malo, pero solo adrede. Eso significaría que Adán y Eva por disposición natural les resultaba "normal" según la visión religiosa hacer lo bueno. En cambio un ser imperfecto es considerado en sentido religioso como alguien "naturalmente inclinado" hacia hacer el mal, aunque muchas veces no desea hacerlo. Sin embargo, lo "bueno" en este caso es reemplazado por la acción de obedecer a Dios, y lo "malo" sencillamente era no obedecer, sin entrar en detalles conductuales. De esa manera al "heredar" la inclinación rebelde de ellos los genes parecen estar más dispuestos a desobedecer a Dios, haciendo de ese modo "naturalmente" lo que Dios condena. Con esto en mente se puede ver cuán incongruente es llevar al plano de la libertad humana de un ser perfecto la necesidad de tener la "alternativa" de hacer deliberadamente lo malo, razón por la cual los mismos que esgrimen tal tesis suelen llevarlo solo al terreno de la desobediencia, como un suceso aislado de hechos morales condenables. Sin embargo, no es posible una distracción de esa clase, dado que se usa el termino "pecado". De allí que resulta inevitable preguntarse: ¿porque necesitaría alguien para ser libre tener la posibilidad de pecar contra Dios? Dado que se camufla con el término "obediencia" parecería sugerir que si un ser humano no pudiera optar por no hacer algo que se le pide es porque se hallaría obligado a hacer una sola cosa. Pero este razonamiento es un absurdo cuando es llevado al terreno de la relación con el Creador si la desobediencia resultara en perjuicio irrevocable.

 

A menudo usan el pasaje de Santiago 1;14,15 para demostrar que aún un ser perfecto puede hacer lo malo si se deja seducir por su propio deseo. Pero ello solo es cambiar el eje del problema sin resolver la incoherencia del concepto. Nuevamente, ¿porque alguien tendría el deseo de hacer algo malo? Concluir que Adán y Eva se hicieron egoístas gracias a la "alternativa" de la libre elección por la cual perdieron el favor divino y fueron sentenciados a la muerte por ello es una enorme tontedad religiosa. Es como enseñar seriamente a adultos que a los bebés los trae la cigüeña. Se parece al cuento del "hombre de la bolsa" o a "papá Noel" o los "reyes magos". "Si te portas mal-decían muchos padres en el pasado-viene el hombre de la bolsa y te lleva". "Pero si te portas bien-nos obedeces-papá Noel te traerá un lindo regalo, algo que tu desees". Y muchos chicos creyeron esos cuentos para esforzarse año tras año por hacer caso a mamá y papá y evitar desgracias personales y cosechar los regalos prometidos. Los que no creyeron y se portaron mal, desobedeciendo a sus padres, no recibieron regalos y finalmente se los llevaron al cementerio. 

 

Obviamente, no podemos considerar de esta manera la concepción religiosa de la condición humana, porque sería poco serio y sumamente cruel. Por eso, de existir un deseo debe existir una motivación que induzca al mismo. Un niño no desea una golosina si le desagradara, y contrariamente no suele comer verduras, las desecha, porque no son dulces.

 

¿Porqué habrían deseado rebelarse contra Dios Adán y Eva? ¿Porque de lo contrario serían como robots, sin alternativa, esclavos inevitables de la obediencia? Reflexione, ¿se siente más libre usted en sentido físico porque tiene la "alternativa" de arrojarse por un alto precipicio? ¿Razona alguien de esa manera? No. Más bien usted se siente libre porque puede ir a distintos lugares, elegir distintos paisajes, recorrer diferentes zonas geográficas. La posibilidad de elegir distintos y variados lugares que le permitan disfrutar de los mismos sin importar cuál elija es lo que le confiere libertad, no el hecho de tener la "alternativa" de poder ir a lugares peligrosos o donde el riesgo de perder la vida fuera alto. Acaso ¿siente que ha perdido su libertad si al acercarse a un precipicio halla que tiene barandas de protección? ¿No se siente más bien agradecido a ello? Debemos razonar de manera inteligente. ¿Se siente como un ser programado carente de libertad o elección propia porque en las opciones que posee no puede arrojarse a la lava de un enfurecido volcán, o no puede vivir bajo el agua como los peces, no puede viajar por donde quiera como un superhombre o le resulta adverso comer tierra para subsistir? Existe un marco de lógica coherente y por amor a nosotros mismos a causa del grado de disfrute que podemos tener en la vida siempre procuramos evitar el peligro, buscando nuestra seguridad física y evitamos tomar decisiones que la afectaran adversamente de cualquier manera y no nos disgustamos ni sufrimos por carecer de otros dones o caracteres distintos.

 

También, todos sabemos que aprendemos muchas cosas a través de la experiencia. Eso significa que muchas veces las cosas no nos salen como quisiéramos. Esa posibilidad de experimentar nos ayuda a incrementar nuestro conocimiento, muy útil para cuando debemos tomar decisiones en circunstancias en las que podemos calcular los resultados. Pero ninguno de nosotros nos sentimos privados de libertad si no tuviéramos la "alternativa" de equivocarnos. Al contrario, si pudiéramos asegurar nuestros éxitos siempre, nunca cometeríamos torpezas y estaríamos felices por ello y seguramente no nos sentiríamos como robots. Siempre suponemos que hacemos bien las cosas, hasta que descubrimos que no siempre es así. Nunca hacemos a propósito mal las cosas, al contrario, ponemos toda nuestra atención y esfuerzo por lograr buenos resultados. Solamente cuando fracasan algunas aprendemos de ellas y en el futuro modificamos nuestros criterios para tener éxito. No repetimos el error. Solamente alguna personas suelen arriesgarse más de lo normal para alcanzar ciertos objetivos que consideran factibles. Sus experiencias, muchas de las cuales resultaron a veces en su propia muerte, mutilaciones, enfermedades o graves pérdidas, fueron las que brindaron el beneficio al resto de la humanidad para alcanzar logros más altos. Pero, dejando bien en claro el punto, nadie se siente infeliz o mecanizado si solo tuviera éxito en toda empresa, al contrario, su felicidad sería máxima. Si ello es de ese modo en el área de la actividad física con cuanta más razón tendría que serlo en el sentido de la conducta moral o disposición conductual.

 

Recordando que pecar significa fallar, equivocar en sentido moral, remplazando los términos usados en el libro quieren decir que el hombre perfecto si no tuviera la "alternativa" de fallar o errar en sentido moral no habría sido un hombre dotado de libertad. Es un absurdo puro. El siempre acertar en obediencia a Dios sería "mecánico", en otras palabras "errar es humano" y hacer las cosas siempre bien, obedecer siempre a Dios, es de robots. ¡Que descubrimiento! Ahora me siento verdaderamente libre al saber que puedo pecar... ¿No le parece infantil este razonamiento? ¿Qué tiene de serio? Véalo de este modo resumido en la que un consumado devoto creyente dice: "Gracias Dios mío por la libertad con la que me has dotado en la que puedo practicar cualquier pecado que desee pero que, aunque me tiente, no lo hago porque deseo mostrarte deliberadamente mi amor a ti, pues de otro modo mi vida y disfrute de la misma se vería acortada por la sentencia divina impuesta a los desobedientes, privándome de seguirte alabando por haberme dado tantas cosas que me gustarían hacer pero que no hago, haciendo en cambio las que a ti te agradan por amor a tu nombre." ¿Le parece sensata y atractiva semejante postura? ¿Consideraría cuerda a una persona que dijera tal cosa?...

 

Por eso, la perspectiva que tienen los religiosos sobre el pecado original y su transmisión hereditaria es en el mejor de los casos una disposición esquemática de la cultura de relación donde intervienen sentimientos, deseos, anhelos, jerarquías, ambiciones, sometimientos, diferenciaciones, rechazos y aspiraciones imaginarias de cosas que van más allá de la vida ordinaria, la que en su mayoría es solo tolerada pero evidentemente incomprendida. No obstante, como veremos más adelante, la sutileza en el uso del término "obediencia" tiene una razón de ser más poderosa que la atribuida solo a la fábula del jardín del Edén.

 

Con respecto al diablo, el personaje que inevitablemente entra en la trama religiosa del pecado, se alega que de haber sido eliminado o separado por Dios de su influencia maligna hacia la humanidad después de rebelarse y haber inducido a Adán y Eva al pecado, habría instalado en la mente de las demás criaturas celestiales de Dios la duda sobre Su propia justicia, sospechando de la rectitud divina. ¿Porqué? Se enseña que el diablo hizo surgir dos cuestiones serias que requieren de suficiente tiempo para resolverse:

 

1- Lo justo y correcto de la soberanía de Dios.

2- La integridad de las criaturas inteligentes a Dios. 

("Razonamiento..." página 357)

 

Empecemos por la primera. El texto sobre el que basan tal concepto parte de Gen. 3:4. Sin embargo, lo que se halla dicho duró poco, porque en Gen.3:14 la misma mujer admite que fue engañada. Y eso es lógico, porque, ¿tiene sentido tal planteo? A ver, ¿quién más que el propio Creador, Dios único, Todopoderoso y Omnisapiente está más capacitado para ejercer la autoridad y el dominio en toda su creación? ¿Quién puede saber más que El? Nadie. Pero, algo más grave, ¿se puede acusar a Dios de malicioso sin motivo? Eso mucho menos, razón por la cual la mujer admite rápidamente del engaño en el cual cayó. En consecuencia este aspecto es nulo. El diablo no necesita ocupar el puesto de Dios para regir a los hombres para probar nada bueno ni mejor. De hecho, su accionar es maligno, de resultados nefastos, razón por demás elocuente para señalar que el no quiere demostrar que puede ejercer alguna gobernación mejor que Dios. Parte a) del planteo anulado.

 

Ahora, ¿podría ser injusto? Bueno, tiene sentido que una criatura cualquiera acusara a Dios de injusto? ¿Sobre cuál legislación o derecho sería planteada tal acusación? ¿No sería en base a las propias leyes originadas por el mismo Dios?  Entonces, ¿qué habría querido decir el diablo en tal caso? ¿Que Dios viola sus propias leyes?... Si así fuera, Dios es un infractor y ¿quién puede hacerle frente? Obviamente nunca nadie podría amar a una persona así. El hace lo que quiere y punto. Nadie le discute. Pero si el permite la discusión (tal como se enseña), ¿significa acaso que puede hallarse equivocado en sus normas de justicia? ¿Cómo es posible que se les ocurra a ciertas personas enseñar con base en la Biblia que el diablo a puesto en tela de juicio si la manera de gobernar de Dios es del todo justa y para el mayor bien de sus criaturas? Si se descubriera que no lo fuera, ¿qué pasaría? En otras palabras, ¿entra en la posibilidad de demostrar tal planteo? ¿Pueden siquiera suponer las criaturas inteligentes cierta factibilidad en tal desarrollo? Eso sería imposible, porque afectaría adversamente a toda la creación. Nuevamente retornamos al punto nulo anterior, porque nadie sabe hacer las cosas mejor que El. ¿Qué es lo que verían indeseable sus criaturas para replicar o aceptar el replique del diablo contra Dios? Si no existe algún aspecto molesto no hay nada que plantear. ¿Quiso decir acaso entonces que no es "equitativo"? Pero si El es superior a todos y todos somos inferiores a El, ¿qué sentido de equidad o igualdad puede existir entre El y los demás? Dirigir el planteo para dirimir si Dios realmente "tiene el derecho a gobernar a sus criaturas" significaría tratar de ser superior a Dios, un absurdo.  En consecuencia, la única manera que podría tener cabida semejante posición sería si realmente la vida en obediencia a Dios es realmente una desgracia y desobedecerle haciendo lo que más a uno le gustara una aventura excitante que proporciona auténtico placer y disfrute verdadero a la existencia. Pero ello no podría ser, sería un verdadero contrasentido. Tampoco el hecho de sugerir tal posición como posible, ajustada solo en el plano de una injuria o calumnia es válida, porque carecería de valor a menos que existieran motivos para ello. Pero de existir sería una tragedia religiosa. La estructura de un Dios santo (puro, limpio, honesto, recto, bondadoso, firme) se desplomaría estrepitosamente. Por ello, de aceptar el 1° punto equivale negar a Dios, condenarle y echarlo fuera. En consecuencia, si Dios existe y es amor, recto y justo, 1° cuestión anulada tanto en su parte b) como en la a), es decir, por completo. Si no existe, Dios es una farsa y el 1° punto pudiera tener un sentido que se convalida en un entorno competitivo.

 

 

Pasemos ahora al 2°. El libro "Razonamiento..." presenta la siguiente pregunta equivalente a la cuestión de la integridad: "Era realmente el amor lo que movía a los siervos de Dios a obedecerle o pudiera ser que todos abandonarían a Dios y siguieran el ejemplo que estaba dando Satanás". Es un planteo infantil, estúpido y contradictorio. ¿Porqué? Muy simple. Si Dios establece que la desobediencia significa la pérdida de la vida y solo la obediencia puede sobreponerse a la muerte, resulta más que obvio el surgimiento de un sentimiento de descontento vivir en obediencia a las normas divinas y un placer y satisfacción atrayente su concreción, factor fundamental que habría inducido a la rebelión. ¿Cuál fue el elemento de contención usado por Dios? ¿El amor a Dios o la pérdida de la vida? ¿Dijo acaso Dios: "si desobedeces positivamente no me mostrarás amor"? ¿No dijo más bien "morirás"? ¿Se fundamentaba la obediencia sobre el amor o sobre la pena capital? Entonces, ¿qué sentido tiene hablar del "amor a Dios" en tal contexto? De ser así simplemente el que no 'muestre amor a Dios' muere, pero no, más bien el que desobedezca, ¿no es así? Nunca se les dijo que al dejar de amarlo sus vidas se verían afectadas por desgracias y problemas, sino que si desobedecían morirían. Solo en la sentencia, una vez cometida la infracción de acuerdo al relato, se les agregaron las desgracias y las penas en un largo camino hasta la muerte. Por consiguiente, el amor a Dios no fue parte del planteo, sino la obediencia, sea que lo amaran o lo odiaran o sus sentimientos hacia Dios les fuera completamente indiferente. No debemos olvidar que la misma Biblia asegura que Adán no fue engañado, es decir, el sabía de antemano los resultados de la desobediencia (1Tim.2:14).

 

¿Cómo podría contemplarse en el marco divino el que una criatura perfecta hallara una satisfacción mayor aunque de corta duración al perder su vida el desobedecer a un legislador justo, bueno y recto que el vivir eternamente en medio de sus amorosas y rectas normas? ¿Quién implantó las leyes del placer y la felicidad? ¿Cómo puede algo ser una atracción si no es atractivo, deseable, procurable? En tal caso, ¿qué sentido lógico puede tener amar a un ser tan conflictivo? Sinceramente, es una completa contradicción.

 

Pero, antes de seguir pause y reflexione un poco. ¿Significa que la homosexualidad, la bestialidad, el adulterio, la pederastia, el robo, el fraude, la mentira, el odio, el asesinato, las guerras, las envidias, los celos, las borracheras, la adivinación, el consultar con los muertos, la magia, la hechicería, son cosas atractivas, seductoras de practicar, que producen satisfacción y felicidad? ¡Por todos los cielos, claro que no!!! Entonces, ¿se puede definir de qué es de lo que se está hablando?... ¿Cómo puede en su sano juicio un ser humano correctamente educado desear practicar algunas de esas asquerosas cosas? Necesariamente se debe desviar a otro plano el asunto en cuestión que se presenta. Ya verán de qué manera.

 

Por otro lado, ¿porqué el planteo equivale llevar a todos a la desobediencia? ¿No podría haber en un contexto de libre elección posturas contrarias? ¿No pueden existir personas engañadas u obtusas que eligieran la otra opción? El concepto de "todos" en innecesariamente extremo y contrario a las premisas contempladas. En un marco de probabilidad y libre elección donde se acepta que alguien es libre al poder elegir lo malo o lo bueno es perfectamente factible la existencia de ambas posturas, por lo que insistir en "todos" sería llevar al fracaso de antemano la cuestión presentada. Además, si se acepta que el diablo engaña a las personas para que actúen de determinada manera, ¿porqué no podría Dios hacer lo mismo? Igualmente, hallarse bajo engaño no sirve para demostrar nada, porque la persona actúa en base a premisas falsas.

 

Se argumenta que Dios le ha dado permiso al diablo para demostrar su teoría de la independencia, razón por la cual se explica que la humanidad debe probar toda clase de gobiernos para demostrar la insensatez del diablo y la humana. Pero ese razonamiento revela la insensatez religiosa de quienes pregonan semejante estupidez, porque necesariamente tienen que encajarlo con el marco religioso elaborado. Buscan tener alguna coherencia al imponer primero el criterio donde se afirma que el diablo cuestiona la manera de gobernar o regir de Dios. Pero, ¿cómo pueden señalar tal cosa cuando la humanidad ya ha sido previamente condenada por Dios al fracaso, a la futilidad y al error? ¿Cómo pueden lograr algo bueno si por naturaleza ya están atados invariablemente a cometer errores, practicando conductas aborrecibles y aviesas echando a perder de esa manera cualquier esfuerzo sincero y honesto por hacer bien las cosas? ¿Qué sentido puede tener ese planteo si al diablo no le interesa otra cosa que engañar y promover el relajamiento moral y la degradación humana y celestial?

 

En vista de lo expuesto el planteo 2° queda anulado, porqué se contradice a sí mismo, máxime al considerar cuando afirman que el diablo cuestiona la rectitud o justicia de Dios. En definitiva planteos 1 y 2 anulados por falta de méritos.

 

Si el planteo realmente fuera serio, ¿porqué no lo entienden ni les satisface a todos?  ¿Porqué tiene necesidad el diablo engañar desde el mismo principio? Si debe mentir está descontado que no existe ninguna cuestión "seria" a resolver, salvo la propia disposición torcida y aviesa del mismo diablo. Cuando más arriba cité sobre "el hombre de la bolsa" resulta interesante poder ver una ilustración que publicaron los Jehovistas en su revista "La Atalaya" del 15 Oct del 2002. Pulse al final de la oración y podrá ver a un harapiento, sucio y malicioso personaje, un cuco que esconde su rostro para ocultar sus ladinas y embusteras intenciones. aquí IMG ¿Lo ha visto? Pues esa ilustración aparece para representar el momento del relato donde el diablo tentó a Jesús. Ante semejante contraste pregúntese: ¿puede dicho personaje reflejar alguna cuestión de seria consideración? ¿Encontraría algún razonamiento juicioso, recto y bondadoso en una persona de esas características? ¿Porqué perder tiempo entonces tratando de imponer una impugnación válida cuando en realidad se dedica a la mentira?

 

Nunca puede haber cuestión alguna detrás de embustes o falseamientos a menos que corresponda a una lucha entre mafiosos, a cuyo nivel degradado se contemplan hasta ciertas actitudes virtuosas como premisas. Por ejemplo, se valoran la lealtad, la fidelidad y el agradecimiento, pero siempre como elementos de conveniencia no de convivencia. Aquellos que no correspondan a su grupo son de afuera, clientes, competidores o enemigos, contra los cuales valen otros preceptos, muchos de los cuales no son necesariamente virtuosos. No obstante, ante la ley y el conjunto de la sociedad son criminales, porque aún en el balance de sus acciones siempre perjudican a la sociedad. En un marco como el descrito carecería de validez alguna el que algún capo mafioso intentara cuestionar el beneficio de las leyes de una sociedad civilizada a menos que los mismos jueces y reglamentos fueran usados de manera corrupta. Pero en tal caso la corrupción habría alcanzado a todos por igual, y tanto los criminales como la parte legal de la sociedad estaría afectada de vicios impugnables. En cambio, sería totalmente improcedente un cuestionamiento contra cualquier figura institucional o jerárquica en una sociedad dirigida de manera honesta y recta en donde la satisfacción y el bienestar fuera la condición de vida dominante producto del resultado de su naturaleza. Solo pueden admitirse quejas si existen insatisfacciones.

 

Ahora observe atentamente la ilustración de la izquierda.

 Se la ha tomado del libro "Verdadera paz y 

 seguridad...¿cómo puede usted hallarla?" publicada por la

 Wachtower en 1986. En esta ilustración el polifacético

 personaje aparece como alguien de aspecto distinguido,

 cabellera rubia y piel  blanca, semejando a la raza aria.

 Le faltan los ojos azules... Vea el rostro del diablo

 cargado de ira y odio replicando orgullosamente hacia

 arriba y señalando con su dedo acusatorio nada menos que

 hacia el rostro del mismo Dios, del cual emanan los rayos

 de su gloria. ¿Imagina usted factible semejante situación?

 ¿Qué clase de bronca o rabia explosiva existe en los

imaginarios cielos entre este insignificante diablucho y el propio y excelso Soberano universal para generar semejante discordia? ¿Podría Dios y el resto de las criaturas inteligentes aceptar semejante arrebato de furia maliciosa en la que contuviera algún elemento de seria consideración para involucrar la reputación propia de Dios y de sus criaturas? ¿Qué elemento de juicio pudiera tener el diablo hasta el punto de enervarlo de semejante modo tomado de la relación que hubiera entre Job y Dios?

 

Sabe, se atina a decir según el libro de Job que el diablo levantó el desafío de que sometidos a prueba aquellos que obedecieran a Dios dejarían de hacerlo, alegando que Dios soborna a sus criaturas con bendiciones y protección y los fieles a Dios lo son solo por los beneficios que reciben. Obligadamente, debido a la locura diabólica, todos los obedientes a Dios se ven forzados a aceptar el desafío y ser probados por el diablo para demostrar que sin importar lo que el diablo les haga, ellos (o en el caso de Job lo que Dios le hiciera según su apreciación) continuarán amando a Dios. ¿Le parece sensata esta postura? ¿Que clase de maldad enfermiza corroe al diablo? ¿Acaso se necesita probar si una relación basada en normas de convivencia entre personas que mutuamente se aprecian fuera correcta o mala, auténtica o falsa? Para descubrirlo no se necesitan castigos insufribles, basta el tiempo para distinguirlas. Cualquiera que ama lo bueno y lo recto buscará ser honrado y honesto. ¿Acaso el diablo es tan honesto y sincero, tan profundamente honrado y bueno, que le molesta de sobremanera el que hubiera algo de interés personal de Dios o de alguna criatura en dicha relación? Francamente, este criterio no hace otra cosa que fomentar las sospechas entre personas que se hallan en paz.

 

Lo que tratan de decir por un lado es que cualquier persona que respeta y ama las normas de Dios, si es sometido a presión, no le importará despreciar a Dios y volverse independiente. Con eso alegan que uno demostraría no importarle realmente las normas de Dios, sino solo su bienestar y conveniencia personal. Afirman que el desafío del diablo abarca a todos, tanto a los fieles como a lo ya captados y engañados al derrotero del diablo. Pero en el caso de lo devotos a Dios la saña del diablo es máxima, porque son los que les 'falta todavía' para desviarlos. (Ahora se puede captar porque lo de "todos", vio)

 

No obstante, medite un poco. ¿Puede ser importante realmente la postura religiosa de las personas que se encuentran en medio de un confuso y perverso mundo incomprensible? ¿Se volverán todos a practicar la maldad porque suponen que Dios los ha engañado o injustamente tratado en este mundo cargado de incertidumbre en el espectro religioso? Si lo hicieran, ¿no sería más bien el resultado de la confusión y el sufrimiento? ¿No nos darían lástima esas personas por hallarse trastornadas? Pero en verdad, ¿quiénes son honestos, sinceros, bondadosos y francos en este mundo? Tales actitudes solo suelen manifestarse entre amigos, familiares y algunos conocidos, de manera muy limitada, y no se deja de hacerlo aún si las personas involucradas se enojaran con Dios. Pero en el ámbito general, debido a la competitividad y la presión ejercida por aquellos que se hallan en los estratos superiores de autoridad, todos actúan de manera cautelosa, oculta y en la mayoría de las veces faltando a la verdad o haciendo trampas en sus relaciones con tales grupos o entes autárquicos. Tampoco se vuelven maliciosas las personas contra su prójimo simplemente debido a las presiones del "diablo" por apartarlos de su integridad a ciertos principios o a Dios. Eso es torpe, porque existen muchos motivos relacionados con la conducta humana.

 

En el libro "Razonamiento..." en la página 195 muestran de qué manera deben abordar los devotos ante preguntas como "¿Porqué permite Dios la maldad?". Allí usan la ilustración del padre de familia acusado. Pero cometen serios errores de ubicación. En primer lugar no es posible aplicar dicho ejemplo tomado de un marco de igualdad humana a uno donde la superioridad de Dios es indiscutible en todo sentido, no solo en su poder, sino en todos sus atributos superlativos. Y en segundo lugar no se puede señalar nada impugnable a lo que deba responderse donde las relaciones son pacíficas y óptimas. Inclusive hasta en un plano humano sería insensato y cruel que un padre de familia permitiera que sus hijos sufrieran a manos de un hijo maligno solo para probar si el resto de su familia seguirá apegada a él aún si el permitiera tratos crueles e inhumanos a sus hijos que se hallan en paz con él. ¿Le interesaría tanto al padre como a los demás de los hijos demostrar que continúan al lado de su padre sin importar el daño que el padre permitiera que un enloquecido hermano tramara? ¿Puede tener sentido alguno cuestionar la lealtad y el aprecio de cada miembro de la familia sobre la base del trato injusto y cruel?

 

Muchos son llevados sugestivamente por ciertos razonamientos donde se expone la libre capacidad de elegir obedecer por parte de los hijos un consejo paternal o pasarlo por alto actuando en rebelión al mismo. Si bien ello es perfectamente posible en un plano humano, donde no solo los hijos se equivocan sino también los padres, es absurdo y de neófitos imaginar una situación similar ante el Creador del universo y su creación inteligente tal como es presentada por la religión y la Biblia. De acuerdo a ella es imposible señalar algún defecto en el obrar de Dios sin salir perjudicado, porque todos, absolutamente todos somos inferiores a El. Y mucho menos poner en duda a la creación inteligente como recurso legal para su verificación o sentencia final que la incrimine. ¿Quién lo exige? ¿Una criatura? ¿A quién se busca incriminar? ¿A Dios o a su creación inteligente hecha a "su imagen y semejanza"? No es posible incriminar a las criaturas inteligentes sin afectar la esencia de Dios. Por eso, ¿contra quién va dirigida la acusación finalmente? ¿Contra el mismísimo Dios? Es un absurdo de entrada. Es como culpar a las ovejas de ser torpes por descender de ovejas.

 

¿Quién en su sano juicio cuestionaría la sujeción de un animal a su amo, como el caso de un perro, diciendo que se basa en una relación egoísta por ser interesada? ¿Acaso no se halla en sujeción por el trato afectivo y el cuidado que su amo le brinda? ¿Es por interés? Pues, claro que sí, y el mismo es mutuo. ¿Qué hay de malo en ello? Acaso, desear algo bueno y apegarse a ello por tal motivo mediante un trato amable y justo, ¿lo convierte en malo, inmoral, avieso? Usted trabaja y sigue apegado a la empresa por amor a su patrono o por interés? ¿No es acaso por el sueldo que percibe como pago por un beneficio mayor que el patrono obtiene? ¿Los convierte por ello en inmorales tal situación, digna de merecer un trato injusto y sufrimiento para ver si usted a pesar de todo sigue con su patrono o se busca otro? Además, cuando usted trabaja para un patrono, ¿lo hace esperando que el fuera considerado con usted o pregunta primero cuánto le va a pagar? Si no le pagara lo que usted creyera justo, ¿continuaría con él o se buscaría otro que fuera más "considerado"? Usted no es ingenuo, ¿verdad? Entonces, ¿maltrataría o exigiría el maltrato de los animales de un amo para comprobar quién a pesar de todo sigue apegado a su amo temeroso y obediente y cuáles se cansarían, enfurecerían o le mordieran o se fueran si tuvieran donde ir para demostrar que son interesados, para endilgarles egoísmo y así poder sacrificarlos como inservibles? ¿Sería un caso justo para acusar a tales animales de independientes y desobedientes, separando de esa manera a los malos de los buenos? Muchos responden a este planteo diciendo que los animales "actúan por instinto, en cambio el ser humano tiene libre albedrío, es un ser inteligente". Pues bien, ¿no es contrario al instinto  darle la espalda al Creador imaginando que puede irle mejor, un Dios que lo da todo sin exigirnos un pago constante por ello? ¿Adónde puede ir? Si la única salida es arrojarse por un precipicio, ¿no es contrario al instinto imaginar que uno puede arrojarse al vacío desde un elevado peñasco y no hacerse daño? ¿Que sentido tiene maltratar a las criaturas inferiores a Dios para ver si "lo dejan"? ¿Qué objeto puede tener además de una morbosa inclinación maltratar a las criaturas inferiores para luego salvar solo a aquellas que aguantaron sumisamente y en plena devoción con "temor y temblor" y sacrificar a todas las que protestaron? Por favor, eso es monstruoso. Nadie en su sano juicio plantea una relación en esos términos, es enfermizo. 

 

¿Sabe usted qué le ocurre a un animal doméstico cuando es maltratado abusivamente? ¿Se altera su comportamiento a uno más conflictivo o se "acrisola" alcanzando un nivel superior? Lo cierto es que su personalidad se altera a una condición de temor aplastante, asustadiza, con las capacidades propias inhibidas, especialmente en presencia de cualquier humano, y de sobremanera ante aquel que lo maltrató. Se sabe que cuando son tratados de manera bondadosa y correcta se manifiestan alegres y desinhibidos, sobre los cuales la aplicación de alguna disciplina de entrenamiento hasta puede hacerlos más satisfechos de sí mismos cuando se sienten útiles. Pero ninguna clase de maltrato los mejora, al contrario, si el animal percibe que tal conducta negativa es producto de la voluntad de otro superior a él se trastorna y cohíbe. La fidelidad del animal es poco útil si su personalidad se halla disminuida, dañada o herida. Una clase de examen o prueba inducida por la instigación rencorosa por encima de la propia capacidad inteligible de la víctima es netamente injusto e inmoral.

 

Cuando alguno se enferma va al médico. ¿Porqué hace caso usted de la receta de su médico? Obviamente porque confía en él, le reconoce competente y desea curarse. ¿Se siente usted un esclavo o robot por tener que depender de él obedeciéndole "sin alternativa" o se sentiría realmente libre en su voluntad si pudiera desobedecerle? Nadie lo plantea en esos términos. Antes debería tener suficientes razones cuyo peso fuera superior a la confianza y competencia que tal médico le merece y posee. ¿No es así? Si un médico en quién usted confiara y supiera de su competencia irreprochable le dijera: "no debes comer de tal alimento porque te produciría una infección y morirías", ¿diría que su "libre albedrío se halla inoperante si no pudiera desobedecerle? Claro que no. Si de repente, cualquier persona desconocida le murmurara hablando mal de tal médico y sus palabras, ¿le prestaría atención, suponiendo que a lo mejor tiene razón? ¿Porque dudaría ahora si usted ya conoce ampliamente sobre su capacidad? ¿Que le sucede a su facultad de raciocinio? ¿Cómo puede darle más importancia a un chisme que a hechos bien conocidos y establecidos? En verdad, ¿conoce usted a su médico o solo imagina que debe ser bueno porque le vio los diplomas colgados de la pared de su consultorio? ¿Actúa usted inteligentemente o por necesidad urgente? ¿Tiene realmente buena información o es alguien que se halla todavía desorientado?

 

Es sabido que se afirma que la humanidad sufre y muere a causa del pecado heredado (Rom.5:12). Para comprender lo que no se dice se puede ilustrar con otro ejemplo. Supongamos que a nuestros ancestros se les hubiera dicho: "A todos los lugares pueden ir y disfrutar del paisaje, solo que al lugar x no deben ir, porque si van a ese lugar morirán". ¿Vería usted en tal caso la necesidad del ejercicio del libre albedrío para escoger ir o no ir a ese lugar? ¿Diría que si no tuviera la "alternativa" de ir sería como un robot que solo puede hacer lo correcto? Otra vez, nadie presenta un asunto a partir de ese extremo sin tener en cuenta el contexto. ¿Porqué? Porque eso dependería de quién lo dice, del marco del consejo y lo que usted supiera o creyera sobre el mismo. Como el "albedrío" es la capacidad de juzgar en base a la información y conocimiento previo que se tiene sobre un asunto, viendo por reflexión la conveniencia o no de una decisión, y lo de "libre" el poder hacerlo sin coacción alguna, si usted supiera que fuera falso o equivocado tal consejo, probablemente lo pasaría por alto salvo que no pesara un castigo severo por tal acto, es decir, que la sentencia de muerte fuera solo por el hecho de invadir una propiedad privada a la que no tiene derecho ir y no debido a ciertos peligros naturales de la zona. Si lo dicho proviene de una persona respetable no habría motivos para sospechar o desconfiar de la misma, a menos que se tuvieran evidencias concretas. Pero si a ello le agregamos la posesión del conocimiento de que las implicancias del peligro son valederas, cualquier actitud contraria sería una desgracia deliberada. Invadir esa zona en tales circunstancias solo podría suceder como resultado de una torpeza intelectual por razonar de manera deficiente debido a ignorancia, falta de inteligencia suficiente, información errónea o por sospechar sin fundamento o causa concreta. En otras palabras: solo si fueran torpes o de capacidad limitante. 

 

Esto se puede ilustrar muy bien con la conducta de algunos animales que al cometer ciertos errores o debido al hecho de que su capacidad les limita poder ver más allá, resultan presas de situaciones riesgosas a tal punto que suelen sucumbir ante la muerte por distintos motivos. Un caso fácil de ver sería un rebaño de ovejas. El pastor no puede exigir que las ovejas le sigan, es él quien debe asegurarse de estar con ellas y protegerlas, porque de lo contrario suelen meterse en problemas. Las ovejas no pueden reflexionar y decir: "no debemos alejarnos de nuestro pastor". No son animales estúpidos, saben reconocer quién es su pastor y huir de los extraños. Por ello, aunque son animales inteligentes y pueden tomar decisiones libremente según la capacidad que poseen, tienen limitaciones, y si el pastor se descuida (no las ovejas) ellas suelen quedar atrapadas en serias dificultades. Por ejemplo, en zonas donde hay ríos, normalmente existen islas que afloran cuando la creciente baja, y las ovejas suelen cruzar para comer los tiernos pastos del lugar. Lo hacen eligiendo libremente el lugar aunque deban cruzar algún brazo de la corriente, buscando para ello algún sector de poca profundidad. A pesar de los inconvenientes, si lo encuentran lo hacen y pastan en esos lugares. Pero ninguna de ellas piensa: "debemos vigilar que apenas comience a subir el nivel del río tenemos que volver a la orilla de dónde vinimos". Ellas no tienen idea del comportamiento del río. Suponen que podrán volver cuando les plazca, imaginando que el caudal no cambiará. Solo se dan cuenta cuando el agua les llega a las patas. Allí se asustan, pero ya no pueden volver. Cuando lo intentan, terminan arrastradas por la corriente y ahogadas río abajo.

 

¿Seremos como las ovejas nosotros los humanos? En tal caso simplemente heredamos la constitución genética de nuestros ancestros tal cual era, propia de la naturaleza animada y no debido a la consecuencia de una caída de una supuesta perfección o posición superior. ¿Saben una cosa? Esto concuerda con todos los datos antropológicos, históricos y paleontológicos disponibles. La humanidad ha evolucionado y Rom 5:12 solo aplicaría en sentido genético natural de una condición existente en su originalidad. Todo lo demás es pura teoría religiosa, en su mayor parte ignorante, pueril y miope.

 

Existe otra evidencia interna de la propia Biblia que conduce a un callejón sin salida. Jesucristo fue el primero que llamó a Satanás con el nombre de Diablo, que significa "calumniador". Su nombre conocido en las escrituras antes de Jesús fue el de Satanás, que significa "resistidor". De allí que recién a partir de las escrituras cristianas el opositor de Dios recibe un nombre nuevo. Lo definió claramente como el padre de la mentira. Se sabe que la calumnia es la imputación de un delito con el conocimiento de su falsedad o temerario desprecio a la verdad. Eso significa que la "serpiente original" ha sido juzgado y encontrado culpable de calumnia, de otro modo habría sido una declaración deshonesta afirmar algo que todavía requiere aclaración. Si ello es así desde hace 2.000 años, ¿porqué se enseña que el diablo debe probar? Existe una incompatibilidad entre la sentencia divina y las explicaciones sobre la permisividad del mal, y aún más conflictiva con las explicaciones que brinda el Apocalipsis al señalar que todavía el diablo es reservado por Dios para efectuar futuras pruebas. Realmente es algo totalmente incomprensible. Si sus alegatos han sido comprobados como meras calumnias es inconcebible que su accionar falso deba ser permitido a modo de prueba en donde incluye un trato perjudicial hacia las personas para verificar algo que definitivamente se ha llegado al veredicto de que no es, no existe, es falso. 

 

A esta altura me viene a la memoria un aspecto que me indigna de sobremanera por la forma en que los líderes religiosos actúan. Los líderes de los testigos de Jehová son hipócritas al extremo, porque mientras por un lado tratan de dar la imagen de "amor sincero", que tanto énfasis colocan en este asunto de la cuestión de la integridad de la relación con un Dios que no puede mentir, por otro lado manipulan, mienten y evaden brindar respuestas precisas cuando le son requeridas por personas sinceras. Usted puede consultar el documento con preguntas que se pueden hacer a la central mundial o a cualquier sucursal de esta orden religiosa por el mundo, y podrá por sí mismo apreciar la manera en que evaden dar la respuesta que los compromete, porque mienten. Le responderán dirigiendo la atención a otro asunto pero evitarán brindar una respuesta directa al planteo. Por ejemplo, si usted les pregunta:

 

"De acuerdo a la enseñanza del género básico por cada familia de la clasificación que Noé preservó en el arca, ¿significa que todas las especies agrupadas en la tabla clasificatoria de cada familia son variedades descendientes de ese "género básico"? Ustedes señalan los límites de cada "género" a la imposibilidad de procreación y afirman que el grupo actual provenientes del "género básico" se componen de "variedades" de un mismo género de acuerdo a la Biblia, aduciendo que pueden procrear entre sí . Sin embargo, ¿cómo es que no pueden procrear entre sí todas esas "variedades"? Por favor, me pueden aclarar lo siguiente: En la familia de los Félidos; el león, el tigre, el leopardo, el jaguar y el gato salvaje, ¿provinieron de una pareja ancestral preservada por Noé o son creaciones separadas que manifiestan su propio diseño y se reproducen "según su género" cada una?"

 

Si usted manda esta carta jamás se la responderán diciéndole lo que usted quiere saber, sino que tratarán de enredarlo con desarrollos que no tienen nada que ver con lo que específicamente pregunta, dirigiéndole únicamente a todo de lo que ya han publicado, sin decir otra cosa, porque ellos han desarrollado un esquema sofista para tapar una realidad científica cuya finalidad es aparentar que la Biblia dice la verdad. ¿Cómo pueden tener fibra moral alguna para enseñar que el diablo cuestiona la integridad en un marco de amor sincero a un Dios recto y santo? ¿Porqué insisten tanto en el asunto de la obediencia a Dios y los nefastos resultados de la desobediencia? ¿Porqué les inculcan que sin importar lo que les pase deben seguir siendo fieles devotos para demostrar que aman a Dios?

 

En realidad, los argumentos buscan mantener un control bajo una unidad, y cada facción religiosa a utilizado los relatos e interpretaciones para aplicar a sus súbditos y a los fieles de su movimiento. De ese modo, los jehovistas por ejemplo, señalan que los creyentes que empezaran a "flaquear" faltando a las repetitivas reuniones o no saliendo a distribuir revistas y libros por las calles semanalmente de toda alma, estarían peligrosamente en la situación de darle la razón al diablo. Se estarían volviendo "independientes" al desobedecer a Dios, cuyos mandatos están claramente indicados en la Biblia. ¡Que disparate! Ahora el planteo no es volverse perverso, inmoral, asesino o ladrón, sino dejar de practicar una religión, en este caso la única "verdadera". Aquí es donde aparece la palabrita "obediencia". ¿Se da cuenta? Ahora no cabe duda que todo el arteramente articulado argumento de la fábula edénica se halla elaborado para presionar sicológicamente en los devotos para que continúen sin parar en sus obligaciones "teocráticas". Nunca deben desconfiar de la "santa" organización, porque eso significaría sucumbir al diablo al considerar que es dirigida por el mismo Creador. Esto es más perverso que cualquier otra cosa. Aunque aparentemente inocuo para los devotos los aplasta precisamente en su libertad individual, aquella que paradójicamente tanto les interesa destacar: el libre albedrío. Al recurrir al engaño y el fomento del temor sobre la base de la deshonra personal y la ira de Dios por fallarle a fin de presionarlos para una actividad de distribución de libros y revistas sobre la base de la obediencia a Dios por los cuales se percibe dinero por ellos ($$$), es una farsa que se esconde detrás de la perversión y crueldad humana. Visite los salones religiosos de esta agrupación y podrá ver por usted mismo como antes y después de las sesiones cada devoto debe pasar por el "departamento" de revistas y literatura y solicitar su "cuota" en un mostrador donde empleados sin goce de sueldo (como todos los que trabajan) cobran la "contribución" por escritos que en vez de ayudar a sacar de la ignorancia a las personas las vuelven idiotas. Cuatro números semanales de revistas sicológicamente obligatorias hasta para los niños de cada familia de devotos más la cantidad exigida también sicológicamente para colocar en manos del público. Luego los libros, folletos, tratados, biblias, cánticos, calendarios, casetes, etc. Y además de eso, las contribuciones a las cajas de asambleas, construcción, obra del reino, sucursal y salón propio. Finalmente los testamentos en los cuales se donan propiedades para "Jehová". Para que nadie se "olvide" de tantos compromisos, constantemente se les "recuerda" desde la plataforma sus "obligaciones teocráticas", cuya buena disposición y generosa entrega demostrará cuánto ama y obedece cada cual a Dios. Eso sí que es cuestionable, sin ninguna duda.

 

¿Porque no cuestionan semejante actitud y se enredan en asuntos "celestiales" absurdos? Por favor, ¡despierten de una vez!!!.... No crea, sepa.

 

Dic.2002