Make your own free website on Tripod.com

Creación y la Cuestión del mal

El tema que consideraré parte de la lectura de un libro titulado "La vida....¿cómo apareció? ¿Por evolución o por Creación?" publicado por los Testigos de Jehová.

La pregunta es: ¿cuál es la finalidad de bregar por la existencia de un Ser responsable directo de cada una de las formas de vida que existen? ¿Qué importancia puede tener si ese Ser diseñó y produjo a cada una de las distintas formas de vida por separado o que fueran el resultado de un desarrollo posterior provenientes de otras formas ancestrales? ¿A qué vienen tantos capítulos y lecturas argumentativas, citas, e investigaciones? ¿A quién le importa realmente el resultado de todo ello?

Obviamente sabemos que su razón principal estriba en las interpretaciones bíblicas generadoras de doctrinas y esperanzas particulares de dicha secta religiosa. No todo se circunscribe en arribar a la conclusión de la existencia de Dios, sino en la aceptación de su particular interpretación de la Biblia. Eso explica porqué después de exponer extensas deliberaciones y discursos para "probar" la existencia de Dios, luego, paradójicamente, solo le dedican unas pocas oraciones para tratar de contestar la cuestión principal que la existencia de ese Dios genera.

La humanidad se ha preguntado por milenios porqué la vida del hombre es tan injusta, dolorosa y efímera. Los devotos y creyentes en Dios se han sentido decepcionados vez tras vez en las esperanzas puestas en ese Dios que imaginan, desarrollando toda clase de opiniones y argumentos positivistas pero carentes de lógica. El libro de Job es un notable ejemplo de ello. Pero, ¡ni siquiera la Biblia tiene la respuesta!

Fíjense por ejemplo el caso de los propios Jehovístas. Después de hablar por 15 capítulos en defensa de la participación creativa de todas las formas de vida, sentando una base inmensa para el establecimiento de la existencia irrefutable de un Dios personal y dedicado, como un padre amoroso de la humanidad, pasan a considerar este tema inevitable recién en el capítulo 16, en la página 188. ¿Y qué dicen? Que la culpa de todo lo tiene el libre albedrío.

La respuesta central se halla solamente en un solo párrafo, el 7, luego se conecta con el 10, a partir del cual se teje todo el capítulo (pág. 188 a 198). Los textos incorporados para aparentar respaldo "inspirado" son: Gén.3:4,5; Job 38:4,7; Sant.1:13-15; Luc. 4:2,8; 1Juan 5:19 y Apoc.12:9. Por supuesto, ningún texto de la Biblia expone la respuesta, sino que todo es producto de interpretaciones humanas que buscan en esos textos alguna conectividad con sus argumentaciones.

En el párrafo 12 brindan su respuesta del porqué se requiere de tanto tiempo sin haber castigado Dios la rebelión al poco tiempo de producida. Notablemente no existe ningún texto en el cual apoyarse. Sucede que su explicación es contradictoria. En el párrafo 5 muestran razonablemente que todo diseñador o constructor de algo tiene el "derecho" de brindar las pautas para el uso correcto de ese algo que produjo. Ahora, en el párrafo 12 pretenden incorporar la idea que el asunto que debe verificarse durante tanto tiempo es si lo expresado en el párrafo 5 es correcto o falso.

Es como cuestionar la sensatez misma. Por ejemplo, nadie puede afirmar con cordura que los padres no tienen el derecho de cuidar y educar a sus hijos pequeños, y que los hijos en consecuencia no necesitan de sus padres, pudiendo inclusive hasta vivir mejor al ser más libres. Cualquiera que enseñare tal cosa es un idiota, y nadie le prestaría la menor atención. Ahora bien, si eso se toma y acepta como incorrecto, ¿porqué se debe demostrar que la independencia de los hijos menores acarreará problemas, dejando para ello que durante generaciones los padres no cuiden de sus pequeños ni les eduquen, dejando se quemen en la estufa, los atropellen los vehículos, se lastimen, se enfermen por alimentarse mal, etc. etc.? Eso ya se sabe que ocurrirá, intuyendo toda clase de errores y desgracias, y absolutamente no es necesario demostrarlo ni siquiera durante una sola generación. Es perfectamente calculable. Además, los propios niños no lo aceptarán, buscando por todos lados a sus papás. Por ello la propia lógica racional lo define como un principio incuestionable. Si ello es tan simple y claro en un plano ínfimo humano, con mucha más razón en un plano diferenciado por la pequeñez humana frente a la grandiosidad del universo. Por ello este principio encaja con mucha más razón en lo referente a la relación entre Dios y el hombre. Eso explica  en gran medida la propia búsqueda del hombre religioso por comprender su existencia y el universo.

De allí que tomando en serio semejante tesis teológica Jehovísta, equivale a manifestar que toda la crueldad e injusticia humana además de los males propios de la naturaleza sufridos por miles de años son para "demostrar", "fuera de toda duda", "sentar un precedente jurídico" que es correcto que solo Dios como Creador y Ser Supremo en sabiduría tenga el "derecho" de guiar a la humanidad. Con toda propiedad y en honor a la verdad es un contrasentido decir semejante estupidez después de establecer la posición paternal y tan superlativa de Dios en relación al hombre. Solo puede caber en la cabeza de charlatanes y en la de devotos manipulados. Es una razón netamente absurda.

Astutamente no incluyen en el libro la otra "razón" que esgrimen por la cual aseguran existe la maldad y el sufrimiento. ¿Cuál? La cuestión sobre la integridad. En ella básicamente exponen que Dios necesita del Diablo para verificar si sus devotos adoradores seguirán amándolo aún si Dios los castiga injustamente o deja que sean tentados. Los que fracasen serán maldecidos, los que pasen las pruebas serán bendecidos por "demostrar" que el Diablo es un mentiroso al haber afirmado que puede lograr que nadie pase la prueba. ¿Que le parece? Un "razonamiento lógico extraordinario", en verdad "superior". Esto habría sido demasiado para tragar al considerar que el libro está dirigido al público en general. Sin embargo este "alimento sólido" si es dispensado a todos los ya cautivos devotos, porque son personas "maduras" en sentido espiritual que pueden digerir semejante suela. ¡Es increíble la retorcida manera de pensar y razonar que tienen! Por eso no la incluyeron, su misma intuición, por tacto, les dictó no incluirla, pero esta enseñanza, estimado lector, forma parte de su fe. Pero es más. Forma parte de diversos pasajes de la misma Biblia. ¿Atractivo, no?

 

Volver a página principal.