Make your own free website on Tripod.com

El arco iris

                  

En una ocasión Einstein manifestó que el relato de la Biblia sobre el arco iris fue en cierto sentido la primera “teoría” sobre su origen. Esto aparece en Génesis 9:8-17. Aunque la Iglesia Católica lo toma como un elemento ya existente desde antes del Diluvio tomado para establecer el pacto, la fraseología utilizada en distintas traducciones de la Biblia pone de manifiesto que este fenómeno aparece por primera vez después del Diluvio Universal, por lo que es posible interpretar como la primera aparición de este fenómeno, el cual sirvió para establecer el compromiso. Veamos este pasaje en distintas versiones.

NM, una versión protestante:

12 Y Dios añadió: "Ésta es la señal del pacto que estoy dando entre yo y ustedes y toda alma viviente que está con ustedes por las generaciones hasta tiempo indefinido. 13 De veras doy mi arco iris en la nube, y tiene que servir como señal del pacto entre yo y la tierra. 14 Y tiene que suceder que cuando yo traiga una nube sobre la tierra, entonces ciertamente aparecerá el arco iris en la nube. 15 Y ciertamente me acordaré de mi pacto que hay entre yo y ustedes y toda alma viviente entre toda carne; y nunca más llegarán a ser las aguas un diluvio para arrumar toda carnea 16 Y el arco iris tiene que ocurrir en la nube, y ciertamente lo veré para acordarme del pacto hasta tiempo indefinido' entre Dios y toda alma viviente entre toda carne que está sobre la tierra".

BJ

12 Dijo Dios: «Esta es la señal de la alianza que para las generaciones perpetuas pongo entre yo y vosotros y toda alma viviente que os acompaña: 13 Pongo mi arco en las nubes, y servirá de señal de la alianza entre yo y la tierra, 14 cuando yo anuble de nubes la tierra, entonces se verá el arco en las nubes, 15 y me acordaré de la alianza que media entre yo y vosotros y toda alma viviente, toda carne, y no habrá más aguas diluviales para exterminar toda carne- 16 Pues en cuanto esté el arco en las nubes, yo lo veré para recordar la alianza perpetua entre Dios y toda alma viviente, toda carne que existe sobre la tierra."

Versión Valera:

12 Y dijo Dios: "Esta será la señal del pacto que yo establezco entro mi y vosotros y toda alma viviente que está con vosotros, por siglos perpetuos:

13 Mi arco pondré en las nubes, el cual será por señal de convenio entre mi y la tierra.

14 Y será que cuando haré venir nubes sobre la tierra, se dejara ver entonces mi arco en las nubes.

15 Y acordarme he del pacto mío, que hay entre mí y vosotros y toda alma viviente de toda carne; y no serán más las aguas por diluvio para destruir toda carne."

 

Como se puede apreciar en estos distintos pasajes, según la Biblia Dios estaba dando en ese momento su señal del pacto, es decir, el arco iris. La NM lee que el fenómeno del arco iris es la señal “que estoy dando”, y “doy mi arco iris en la nube” para ser usado como señal del tratado. Se está refiriendo a un fenómeno que apareció y aparecerá de ahora en más. No sugiere que el arco iris era conocido por la humanidad antediluviana de la cual Noé y su familia provenían y que serviría a partir del Diluvio como señal, sino que dicho fenómeno era en sí la señal después del Diluvio. La BJ dice “pongo mi arco en las nubes”, la Valera “Mi arco pondré en las nubes”, refiriéndose en tiempo presente y futuro, es decir desde el momento que lo anuncia ante Noé y su familia después del Diluvio hacia el futuro indefinido. Esa es la manera en que se entendió por generaciones este pasaje bíblico, en especial en la mente de los israelitas y judíos posteriores.

 

De allí que muchos cristianos y no cristianos llegan a la conclusión que de acuerdo a la Biblia antes del diluvio no llovía. Génesis 2:4-6.b

 

Es interesante con respecto al fenómeno de la lluvia la creencia en la antigüedad que se tenía de el. En los mismos pasajes transcriptos la Biblia lee: “cuando yo anuble de nubes la tierra”, “cuando haré venir nubes sobre la tierra”, “cuando yo traiga una nube sobre la tierra”. Esto revela que para los antiguos hebreos la lluvia era un fenómeno divino, efectuado directamente por Dios en el momento o tiempo de cada precipitación. Este concepto de la intervención sobrenatural era muy común en los pueblos antiguos. Mientras para otros pueblos politeístas había un dios asociado con cada fenómeno grandioso e inexplicable de la naturaleza, para los creyentes en un solo Ser Supremo todos los fenómenos terrestres sucedían como resultado de la intervención de ese único Dios. En armonía a ello, si un niño israelita preguntaba a sus padres sobre el multicolor arco visto en el cielo, la respuesta sería que es el arco de Dios que el pone cuando hace llover para acordarse de que nunca traerá otro diluvio sobre la tierra para arruinar a toda clase de vida. Esa era la única respuesta “científica” existente, y ésta pone en evidencia que antes del Diluvio no había ningún tipo de arco iris en la mente de los israelitas. De modo que ante preguntas de cómo se produce este suceso la respuesta obvia era que solo Dios lo sabía pues era Su “arco”, y de ¿por qué se repite de tiempo en tiempo? la respuesta era  ‘para recordatorio de Dios y del hombre’; y ¿por qué aparece asociado a la lluvia? era ‘para que el Diluvio no ocurra nunca más’. Y así fue durante miles de años para los hebreos, judíos y otros grupos nacionales hasta que en 1672  de nuestra era Newton descubrió cómo y por qué se produce este fenómeno. Pero, reiterando, lo que queda claro es que antes de ello y especialmente para el pueblo israelita y judío, el arco iris es un fenómeno que Dios hace aparecer en tiempo de precipitación con el objeto de acordarse y asegurar a la humanidad que nunca volverá a ocurrir un Diluvio. Es obvio, que de existir este fenómeno antes del Diluvio, su valor indicativo como señal habría sido irrelevante, tal como decir que el aroma de las plantas del campo mojadas por la lluvia sería una señal del pacto de que no ocurrirá un Diluvio cuando antes del mismo también existía por efecto de las lluvias el aroma de las plantas del campo. Ese ‘aroma’ solo sería significativo si fuera un suceso nuevo. En el caso de la Biblia fue elegido el “arco iris”, un fenómeno llamativo y obviamente sobrenatural para los pueblos primitivos. De ese modo se desarrolló lo que podría llamarse la primera teoría que trata de explicarlo. Hoy día el conocimiento que poseemos sobre dicho suceso es el verdadero.

 

Arco iris, arco luminoso que muestra los colores del espectro dispuestos ordenadamente; está causado por gotas de agua que caen por el aire. Suele verse en el cielo en la dirección opuesta al Sol, cerca de lluvia o de agua pulverizada en las cascadas. En el arco más brillante, el primario, que muchas veces es el único visible, los colores se disponen con el rojo en el lado externo. Sobre este arco perfecto hay otro secundario donde los colores están en orden inverso; este arco es más apagado porque se produce tras una reflexión doble en el interior de las gotas.

 Cuando un rayo de Sol penetra en una gota de lluvia se refracta (o desvía) en ella y se refleja en su interior de tal forma que aparece un espectro de colores. Sin embargo, sólo pueden verse cuando el ángulo de reflexión entre el Sol, la gota de agua y la línea de visión del observador se sitúa entre 40° y 42°.

 Cuando el Sol está bajo en el cielo, el arco iris aparece alto; al ascender el Sol, el arco iris parece descender manteniendo el ángulo crítico entre 40° y 42º. A más de 42° sobre el horizonte, no se puede ver el arco iris porque el ángulo requerido pasa por encima de la cabeza del observador.[1]

 

De acuerdo a estos datos, tenemos en realidad “dos arcos” y no uno. En segundo lugar no solo se produce en relación al fenómeno de la lluvia, sino en cualquier lugar donde halla suficiente agua pulverizada y la posición adecuada en el ángulo correcto del sol y el observador. De hecho, hasta se puede producir un hermoso arco multicolor de pequeño tamaño rociando agua con una manguera hacia arriba y con la luz solar en el ángulo apropiado con nuestro ojo. Y en tercer lugar, de acuerdo a este último factor, los arcos iris no siempre son visibles durante los fenómenos de lluvia. Pero la pregunta más interesante de acuerdo al relato de la Biblia es: ¿ve Dios el arco iris a través de los ojos humanos? Es obvio que los israelitas no sabían estas particularidades, pero el arco iris solo se ve si el observador está ubicado en cierto ángulo con respecto a la fuente de luz. De igual manera, es necesario ubicarse en cierta posición o lugar en el cielo para poder apreciar dicha formación espectral.

 

Ahora bien, ¿no llovía desde hace 4.300 años hacia el pasado? Además de encontrar que científicamente no existen rastros de un Diluvio Universal ocurrido hace 4.300 años de la magnitud descrito en la Bibliab, existen innumerables evidencias que en el pasado distante la lluvia siempre fue un fenómeno habitual. El simple hecho de la existencia de rocas sedimentarias de origen fluvial, con abundantes fósiles de animales de agua dulce

como testigos que rubrican su procedencia, revela la existencia de abundantes corrientes de agua distribuidas en el planeta aún hasta hace millones de años en el pasado. Inclusive se hallan innumerable cantidad de rocas que poseen marcas de las gotas del agua de lluvia. Se forman al principio como marcas simples sobre lodo o arena fina la que luego de ser marcada antes de secarse es cubierta por una capa de lodo o arenilla que luego se endurece y permanece protegida. Con el tiempo se petrifica o solidifica hasta que la erosión las descubre.  La misma Biblia relata de la existencia de ríos en el pasado antediluviano, y los ríos se producen solamente de dos maneras: por derretimiento de las nieves y por escorrentías y efluvios producidos por precipitaciones. La sola existencia de la nieve prueba la existencia de precipitación, originada a partir de nubes. Donde la temperatura es mayor en vez de nevar llueve o graniza. Este simple hecho revela que la existencia del arco iris es mucho más viejo de lo que la Biblia afirma. Los animales y el hombre prehistórico lo conocían desde épocas remotas, mucho antes de la fecha que la Biblia da para el Diluvio Universal. De modo que la “teoría” bíblica del origen del arco iris quedó demostrada definitivamente equivocada.

class="MsoNormal">                        


a Dirigirse al documento “Princgns” en “¿Llovía antes del diluvio”  para conocer más detalles.

[1]"Arco iris," Enciclopedia Microsoft® Encarta® 2000. © 1993-1999 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

b Dirigirse al documento “Diluvio” para conocer más detalles.